/ miércoles 21 de julio de 2021

La violencia machista en Aguascalientes

Aguascalientes históricamente ha ocupado primeros lugares nacionales por los bajos índices en la comisión y denuncia de algunos delitos, sin embargo, esto no sucede cuando las víctimas somos las mujeres.

Nuestra entidad es el cuarto estado con mayor proporción de mujeres que hemos sido víctimas de violencia de género, es decir, que hemos sido violentadas por el hecho de ser mujeres.

Los niveles nacionales son preocupantes pues INEGI reporta en la ENDIREH 2016 como promedio nacional que el 66.1% de las mujeres hemos sufrido algún incidente violento en espacios públicos o privados, pero la realidad de Aguascalientes es mucho peor: el 73.3% de las mujeres mayores de 15 años lo hemos enfrentado al menos alguna vez en nuestra vida.

La violencia a la que estamos expuestas por ser mujeres va desde el acoso sexual en el trabajo, en las calles o en el transporte público y hasta el abuso sexual en espacios públicos o privados. Pero la violencia más frecuente es la que sufrimos en los espacios privados a manos de nuestras parejas o de algún otro familiar.

Casi la mitad de las mujeres respondieron en la ENDIREH haber sido violentadas en su última relación o en la actual y haber recibido agresiones psicológicas, sexuales y/ o físicas.

Y aquí, nuestro Aguascalientes ocupa el séptimo lugar en las llamadas recibidas en los servicios de emergencia por violencia en la pareja según reporta el SESNSP durante 2021.

La forma más grave y brutal de la violencia machista es el feminicidio y de forma lamentable, Aguascalientes durante 2021 ha registrado una cifra histórica de feminicidios en la entidad.

Según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, (SESNSP), en Aguascalientes hasta mayo de este año había 5 víctimas de feminicidios, cifra que casi quintuplica lo registrado en todo el 2020.

Además, otra mujer fue asesinada y este caso fue investigado como homicidio doloso, pero las cifras de asesinatos de mujeres crecieron después de mayo y no se trata de una guerra de cifras sino de visibilizar una realidad:

Aguascalientes tiene altos índices de violencia machista, las mujeres estamos vulnerables a ser víctimas de estos delitos que quedan en la impunidad y lo peor de todo: los feminicidios van en aumento.

Y parte de esta realidad es que el Centro de Justicia para Mujeres en Aguascalientes organiza cursos de automaquillaje y lo presume como un logro para “empoderar” a las mujeres víctimas de violencia de género, la realidad también es que ni los gobiernos municipales ni el estatal han puesto como prioridad el que las mujeres accedamos a una vida libre de violencia como se ha comprometido durante décadas el Estado mexicano, pero sigue siendo un discurso alejado de la realidad pues en promedio matan a 10 mujeres cada día por el hecho de ser mujeres.

Aguascalientes históricamente ha ocupado primeros lugares nacionales por los bajos índices en la comisión y denuncia de algunos delitos, sin embargo, esto no sucede cuando las víctimas somos las mujeres.

Nuestra entidad es el cuarto estado con mayor proporción de mujeres que hemos sido víctimas de violencia de género, es decir, que hemos sido violentadas por el hecho de ser mujeres.

Los niveles nacionales son preocupantes pues INEGI reporta en la ENDIREH 2016 como promedio nacional que el 66.1% de las mujeres hemos sufrido algún incidente violento en espacios públicos o privados, pero la realidad de Aguascalientes es mucho peor: el 73.3% de las mujeres mayores de 15 años lo hemos enfrentado al menos alguna vez en nuestra vida.

La violencia a la que estamos expuestas por ser mujeres va desde el acoso sexual en el trabajo, en las calles o en el transporte público y hasta el abuso sexual en espacios públicos o privados. Pero la violencia más frecuente es la que sufrimos en los espacios privados a manos de nuestras parejas o de algún otro familiar.

Casi la mitad de las mujeres respondieron en la ENDIREH haber sido violentadas en su última relación o en la actual y haber recibido agresiones psicológicas, sexuales y/ o físicas.

Y aquí, nuestro Aguascalientes ocupa el séptimo lugar en las llamadas recibidas en los servicios de emergencia por violencia en la pareja según reporta el SESNSP durante 2021.

La forma más grave y brutal de la violencia machista es el feminicidio y de forma lamentable, Aguascalientes durante 2021 ha registrado una cifra histórica de feminicidios en la entidad.

Según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, (SESNSP), en Aguascalientes hasta mayo de este año había 5 víctimas de feminicidios, cifra que casi quintuplica lo registrado en todo el 2020.

Además, otra mujer fue asesinada y este caso fue investigado como homicidio doloso, pero las cifras de asesinatos de mujeres crecieron después de mayo y no se trata de una guerra de cifras sino de visibilizar una realidad:

Aguascalientes tiene altos índices de violencia machista, las mujeres estamos vulnerables a ser víctimas de estos delitos que quedan en la impunidad y lo peor de todo: los feminicidios van en aumento.

Y parte de esta realidad es que el Centro de Justicia para Mujeres en Aguascalientes organiza cursos de automaquillaje y lo presume como un logro para “empoderar” a las mujeres víctimas de violencia de género, la realidad también es que ni los gobiernos municipales ni el estatal han puesto como prioridad el que las mujeres accedamos a una vida libre de violencia como se ha comprometido durante décadas el Estado mexicano, pero sigue siendo un discurso alejado de la realidad pues en promedio matan a 10 mujeres cada día por el hecho de ser mujeres.

ÚLTIMASCOLUMNAS