/ sábado 2 de febrero de 2019

Ya no hay desabasto

Hoy en medio de los vientos fríos y del correr de las personas al ir a su trabajo, muy temprano, me encaminé en mi automóvil a cargar gasolina, puesto que ya me marcaba un poco más de un cuarto, y el temor de quedarme sin combustible me empezó a aterrar.

Así que intentando estar sereno y tranquilo, arranqué a la gasolinera más cercana, rogando que sí hubiera combustible, pero me encuentro con la novedad de que se les acababa de terminar, por lo que pregunté: “¿Dónde tendrán gasolina?”; a lo que me contestó uno de los despachadores que en la gasolinera del Valle le dijeron que sí tenían.

Me imaginé la enorme cola que me esperaba y el tiempo que de seguro haría para llegar a la bomba despachadora. Sin embargo, me dirigí hasta el lugar, y creí que no había combustible, porque no había ninguna cola. Me acerqué a la bomba y un despachador muy atento se acercó y me dijo: “Sólo tenemos verde…” Yo le pregunté: “¿Y cuánto producto me pueden servir?” Recibiendo una gratísima sorpresa cuando me contestó: “Lo que usted necesite”.

Entonces, sin dilación, le pedí que me llenara el tanque, accediendo de inmediato; y en menos de 20 minutos estaba yo con mi tanque lleno y de regreso a casa. Fue muy grato entender entonces las palabras que el presidente AMLO había dicho: “Pronto, muy pronto, se normalizará el abasto de combustible”

Y fue entonces cuando comprendí la grandeza de este señor, quien se ha echado a cuestas la limpieza de ladrones y sinvergüenzas de nuestro amado país. Un hombre que ha luchado por muchos años para llegar a la Presidencia de la República y que “en llegandito” nos demuestra que está dispuesto a hacer lo necesario para “barrer” la tremenda corrupción que casi nos ahoga.

Enfrentado a los poderosos de la “MAFIA DEL PODER” sin más protección que la que el pueblo mismo le brinda, tesoneramente se ha propuesto limpiar nuestro país de la corrupción. Se enfrentó a los conservadores que deseaban a través de la administración educativa, privatizar la educación, y llevó esperanza y consuelo a la gente de la montaña de Guerrero, los más pobres del país; y se enfrentó al pulpo asfixiante de los petroleros ladrones, poniéndoles un alto a su desenfrenado robo.

Desde este modesto espacio le rindo un total tributo y un agradecimiento por hacer lo que está haciendo; y me comprometo a intentar emular su ejemplo. Haré lo necesario por ser honesto y trabajador, y comprometido con mi patria, y a entregar mis mejores esfuerzos por corresponder a los que él está haciendo. Quiero ¡Que viva México!

Hoy en medio de los vientos fríos y del correr de las personas al ir a su trabajo, muy temprano, me encaminé en mi automóvil a cargar gasolina, puesto que ya me marcaba un poco más de un cuarto, y el temor de quedarme sin combustible me empezó a aterrar.

Así que intentando estar sereno y tranquilo, arranqué a la gasolinera más cercana, rogando que sí hubiera combustible, pero me encuentro con la novedad de que se les acababa de terminar, por lo que pregunté: “¿Dónde tendrán gasolina?”; a lo que me contestó uno de los despachadores que en la gasolinera del Valle le dijeron que sí tenían.

Me imaginé la enorme cola que me esperaba y el tiempo que de seguro haría para llegar a la bomba despachadora. Sin embargo, me dirigí hasta el lugar, y creí que no había combustible, porque no había ninguna cola. Me acerqué a la bomba y un despachador muy atento se acercó y me dijo: “Sólo tenemos verde…” Yo le pregunté: “¿Y cuánto producto me pueden servir?” Recibiendo una gratísima sorpresa cuando me contestó: “Lo que usted necesite”.

Entonces, sin dilación, le pedí que me llenara el tanque, accediendo de inmediato; y en menos de 20 minutos estaba yo con mi tanque lleno y de regreso a casa. Fue muy grato entender entonces las palabras que el presidente AMLO había dicho: “Pronto, muy pronto, se normalizará el abasto de combustible”

Y fue entonces cuando comprendí la grandeza de este señor, quien se ha echado a cuestas la limpieza de ladrones y sinvergüenzas de nuestro amado país. Un hombre que ha luchado por muchos años para llegar a la Presidencia de la República y que “en llegandito” nos demuestra que está dispuesto a hacer lo necesario para “barrer” la tremenda corrupción que casi nos ahoga.

Enfrentado a los poderosos de la “MAFIA DEL PODER” sin más protección que la que el pueblo mismo le brinda, tesoneramente se ha propuesto limpiar nuestro país de la corrupción. Se enfrentó a los conservadores que deseaban a través de la administración educativa, privatizar la educación, y llevó esperanza y consuelo a la gente de la montaña de Guerrero, los más pobres del país; y se enfrentó al pulpo asfixiante de los petroleros ladrones, poniéndoles un alto a su desenfrenado robo.

Desde este modesto espacio le rindo un total tributo y un agradecimiento por hacer lo que está haciendo; y me comprometo a intentar emular su ejemplo. Haré lo necesario por ser honesto y trabajador, y comprometido con mi patria, y a entregar mis mejores esfuerzos por corresponder a los que él está haciendo. Quiero ¡Que viva México!

domingo 12 de mayo de 2019

¡Que vivan los maestros!

sábado 16 de marzo de 2019

Marzo, Juárez y Cárdenas

domingo 03 de marzo de 2019

Cuaresma ¿qué es?

sábado 02 de febrero de 2019

Ya no hay desabasto

sábado 05 de enero de 2019

Y… Estrenamos Año

sábado 29 de diciembre de 2018

Y... ¿Qué dice el pueblo?

sábado 01 de diciembre de 2018

Recuento de los daños

sábado 01 de septiembre de 2018

Pasos a desnivel y puentes

sábado 23 de junio de 2018

El mero día de San Juan