/ sábado 12 de enero de 2019

Notable presencia de la Cruz Roja Mexicana en Aguascalientes

Hablar de cien años se dice de manera rápida y fácil, pero vivirlos es el mayor mérito que la humanidad puede tener. Y digo la humanidad en particular refiriéndome a la benemérita Institución de la Cruz Roja Mexicana, haciendo énfasis y un alto en el camino sobre la historia de Aguascalientes.

En pocas palabras sobre la Cruz Roja en su contexto loable de este lugar, me estoy refiriendo a la delegación Aguascalientes.

Deseo felicitar al Dr. Gabriel Codina Aguilar por tan extraordinario trabajo literario que hizo al rescatar de los escombros tan invaluables documentos históricos de cómo y de qué manera hace ya más de un siglo que comenzó la Cruz Roja Mexicana aquí en esta ciudad de Aguascalientes. Interesante libro que fue editado en su primera edición en el mes de noviembre del 2016.

Debo confesar que me llamó mucho la atención unas palabras plasmadas del propio autor en su introducción: “Con profunda nostalgia, pero también orgullo auténtico regreso a buscar en los recuerdos.

A mí me tocó escribir la historia…. A ustedes les tocó hacerla. Nos sigue comentando el autor de este interesante libro: “El origen de una institución como la Cruz Roja es una historia que merece ser contada. Esta delegación, que fue la primera en la república en fundarse, después de la sede central no es un edificio ni equipamiento ni ambulancias, sino la esencia y el carácter de tantas personas que le han dado vida durante estos primeros 100 años y que también son parte de la historia de Aguascalientes”.

Siendo estudiante de secundaria fui invitado por mi amigo José Montes de la Rosa a ingresar a la escuela de socorristas. Recuerdo que en la planta alta de la delegación, ubicada entonces en la calle Primo Verdad, junto al salón de clases y a la oficina administrativa había un salón cerrado siempre con llave, donde se guardaba el material de curación, sirenas, torretas, refacciones de ambulancias y alcancías de la colecta anual. Siempre me llamó la atención una enorme vitrina que contenía libretas con archivos de la institución y algunos libros. También en ese salón había algunas fotografías antiguas, una de las ambulancias y otra de unos señores vestidos de traje, con una bandera de la Cruz Roja en el fondo“A mediados de 1987 toda la actividad de la delegación, primero el servicio de ambulancias, luego la Escuela de Socorristas y el Comité de Juventud, y por último los servicios médicos se trasladaron definitivamente a su nueva sede, en la Central de Ambulancias del fraccionamiento El Dorado. El antiguo edificio de Primo Verdad quedó entonces como almacén”.

Después de algunos años, como sucede con toda casa deshabitada, hubo goteras y humedad y aquellos documentos tan celosamente guardados por muchos años se dañaron, y muchas cosas se echaron a perder. Durante una restauración del edificio, tal vez por el grado de deterioro de los documentos, o por simple cuidado de los trabajadores, todo este material fue puesto como basura junto a los escombros. Afortunadamente algunos compañeros, entre ellos Salvador Covarrubias Martínez, Francisco Xavier Rodríguez Gutiérrez y José de Jesús Gutiérrez García se enteraron de eso y fueron a rescatar, de entre los escombros, parte de ese material, mismo que actualmente se conserva¡MUCHAS FELICIDADES! al autor de este interesante libro, que más que ser un libro más, es un interesante documento para la historia de Aguascalientes. Sus 331 páginas lo dice todo. Revisión y edición, de Yolanda Padilla Rangel, y diseño editorial: Araceli Suárez Aroche.

Felicidades a todos quienes en conjunto con su autor formaron un formidable equipo de trabajo en el rescate y feliz continuador editorial de esta obra, que no termina, continúa. Un fuerte abrazo, y saludos al Director de este periódico, EL SOL DEL CENTRO; por concederme este espacio editorial para hacer notar la destacada labor de la Cruz Roja Mexicana en su delegación de Aguascalientes.

Hablar de cien años se dice de manera rápida y fácil, pero vivirlos es el mayor mérito que la humanidad puede tener. Y digo la humanidad en particular refiriéndome a la benemérita Institución de la Cruz Roja Mexicana, haciendo énfasis y un alto en el camino sobre la historia de Aguascalientes.

En pocas palabras sobre la Cruz Roja en su contexto loable de este lugar, me estoy refiriendo a la delegación Aguascalientes.

Deseo felicitar al Dr. Gabriel Codina Aguilar por tan extraordinario trabajo literario que hizo al rescatar de los escombros tan invaluables documentos históricos de cómo y de qué manera hace ya más de un siglo que comenzó la Cruz Roja Mexicana aquí en esta ciudad de Aguascalientes. Interesante libro que fue editado en su primera edición en el mes de noviembre del 2016.

Debo confesar que me llamó mucho la atención unas palabras plasmadas del propio autor en su introducción: “Con profunda nostalgia, pero también orgullo auténtico regreso a buscar en los recuerdos.

A mí me tocó escribir la historia…. A ustedes les tocó hacerla. Nos sigue comentando el autor de este interesante libro: “El origen de una institución como la Cruz Roja es una historia que merece ser contada. Esta delegación, que fue la primera en la república en fundarse, después de la sede central no es un edificio ni equipamiento ni ambulancias, sino la esencia y el carácter de tantas personas que le han dado vida durante estos primeros 100 años y que también son parte de la historia de Aguascalientes”.

Siendo estudiante de secundaria fui invitado por mi amigo José Montes de la Rosa a ingresar a la escuela de socorristas. Recuerdo que en la planta alta de la delegación, ubicada entonces en la calle Primo Verdad, junto al salón de clases y a la oficina administrativa había un salón cerrado siempre con llave, donde se guardaba el material de curación, sirenas, torretas, refacciones de ambulancias y alcancías de la colecta anual. Siempre me llamó la atención una enorme vitrina que contenía libretas con archivos de la institución y algunos libros. También en ese salón había algunas fotografías antiguas, una de las ambulancias y otra de unos señores vestidos de traje, con una bandera de la Cruz Roja en el fondo“A mediados de 1987 toda la actividad de la delegación, primero el servicio de ambulancias, luego la Escuela de Socorristas y el Comité de Juventud, y por último los servicios médicos se trasladaron definitivamente a su nueva sede, en la Central de Ambulancias del fraccionamiento El Dorado. El antiguo edificio de Primo Verdad quedó entonces como almacén”.

Después de algunos años, como sucede con toda casa deshabitada, hubo goteras y humedad y aquellos documentos tan celosamente guardados por muchos años se dañaron, y muchas cosas se echaron a perder. Durante una restauración del edificio, tal vez por el grado de deterioro de los documentos, o por simple cuidado de los trabajadores, todo este material fue puesto como basura junto a los escombros. Afortunadamente algunos compañeros, entre ellos Salvador Covarrubias Martínez, Francisco Xavier Rodríguez Gutiérrez y José de Jesús Gutiérrez García se enteraron de eso y fueron a rescatar, de entre los escombros, parte de ese material, mismo que actualmente se conserva¡MUCHAS FELICIDADES! al autor de este interesante libro, que más que ser un libro más, es un interesante documento para la historia de Aguascalientes. Sus 331 páginas lo dice todo. Revisión y edición, de Yolanda Padilla Rangel, y diseño editorial: Araceli Suárez Aroche.

Felicidades a todos quienes en conjunto con su autor formaron un formidable equipo de trabajo en el rescate y feliz continuador editorial de esta obra, que no termina, continúa. Un fuerte abrazo, y saludos al Director de este periódico, EL SOL DEL CENTRO; por concederme este espacio editorial para hacer notar la destacada labor de la Cruz Roja Mexicana en su delegación de Aguascalientes.