/ lunes 19 de marzo de 2018

CNDH exige a PGR investigación de masacre por Zetas en 2011

La masacre fue un ajuste de cuentas del líder zeta Miguel Ángel Treviño Morales, el Z40, sobre Héctor Moreno Villanueva y José Luis Garza Gaytán

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH)pidió hoy a la Procuraduría General de la República (PGR) investigar una masacre perpetrada por el grupo criminal de los Zetas en Allende, norteño estado de Coahuila, en marzo de 2011 que dejó 11 muertos y varios desaparecidos.

La PGR "deberá iniciar una investigación" y, en caso de detectar delitos, "ejercer la acción penal en contra de quien o quienes resulten responsables", dijo la CNDH en una recomendación dirigida a la dependencia federal, al gobernador de Coahuila y al alcalde de Allende.

Al menos 11 personas fueron asesinadas y 17 desaparecidas, además de que 20 residencias y siete ranchos destruidos durante un ataque de los Zetas ocurrido los días 18, 19 y 20 de marzo de 2011 en Allende, a unos 57 kilómetros de la frontera con Estados Unidos.

Otras fuentes apuntan a que alrededor de 300 personas fueron desaparecidas en Allende por el ataque de los Zetas.

En su recomendación, la CNDH solicitó a la PGR que se investiguen los posibles vínculos entre funcionarios municipales, estatales y federales con el grupo criminal.


El organismo constató en el caso violaciones a la seguridad jurídica, a la libertad, a la inviolabilidad del domicilio, a la procuración de justicia y a la verdad por las imprecisiones en los informes elaborados por funcionarios de la Procuraduría.

La CNDH recomendó al gobernador de Coahuila colaborar con la PGR en las denuncias contra funcionarios estatales y tomar medidas para la reparación del daño a las víctimas por la desaparición forzada de sus familiares y contemplar una disculpa pública institucional.

De la misma manera le recomendó elaborar un censo en un plazo de seis meses para establecer el número total de víctimas de desplazamiento forzado interno y tomar medidas para que puedan retornar a sus casas.

Al fiscal de Coahuila, la CNDH le solicitó continuar con la indagatoria sobre desaparición forzada y aplicar las medidas correspondientes para determinar la identidad de las víctimas de las "219 muestras biológicas susceptibles de análisis" que fueron halladas en un rancho de Allende.

En noviembre de 2016 fue detenido el exalcalde de Allende, Sergio Alfonso Lozano Rodríguez, acusado de secuestro agravado por la masacre de marzo de 2011 perpetrada por los Zetas.

La masacre y desaparición de personas en Allende ocurrió como un ajuste de cuentas del líder zeta Miguel Ángel Treviño Morales, el Z40, sobre Héctor Moreno Villanueva y José Luis Garza Gaytán, quienes operaron el trasiego de cocaína de la ciudad de Piedras Negras, Coahuila, a Eagle Pass, Texas (Estados Unidos).

En febrero de 2011, Moreno y Garza presuntamente traicionaron al capo informando a la agencia antidrogas estadounidense sobre sus actividades y huyeron con casi cinco millones de dólares y se entregaron a las autoridades de Estados Unidos, donde residen como testigos protegidos.

En represalia, el Z40 y su organización criminal secuestraron a habitantes de Allende que tuvieran los apellidos o algún lazo familiar con Moreno y Garza, y además se llevaron a sus empleados domésticos y trabajadores, a quienes desaparecieron.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH)pidió hoy a la Procuraduría General de la República (PGR) investigar una masacre perpetrada por el grupo criminal de los Zetas en Allende, norteño estado de Coahuila, en marzo de 2011 que dejó 11 muertos y varios desaparecidos.

La PGR "deberá iniciar una investigación" y, en caso de detectar delitos, "ejercer la acción penal en contra de quien o quienes resulten responsables", dijo la CNDH en una recomendación dirigida a la dependencia federal, al gobernador de Coahuila y al alcalde de Allende.

Al menos 11 personas fueron asesinadas y 17 desaparecidas, además de que 20 residencias y siete ranchos destruidos durante un ataque de los Zetas ocurrido los días 18, 19 y 20 de marzo de 2011 en Allende, a unos 57 kilómetros de la frontera con Estados Unidos.

Otras fuentes apuntan a que alrededor de 300 personas fueron desaparecidas en Allende por el ataque de los Zetas.

En su recomendación, la CNDH solicitó a la PGR que se investiguen los posibles vínculos entre funcionarios municipales, estatales y federales con el grupo criminal.


El organismo constató en el caso violaciones a la seguridad jurídica, a la libertad, a la inviolabilidad del domicilio, a la procuración de justicia y a la verdad por las imprecisiones en los informes elaborados por funcionarios de la Procuraduría.

La CNDH recomendó al gobernador de Coahuila colaborar con la PGR en las denuncias contra funcionarios estatales y tomar medidas para la reparación del daño a las víctimas por la desaparición forzada de sus familiares y contemplar una disculpa pública institucional.

De la misma manera le recomendó elaborar un censo en un plazo de seis meses para establecer el número total de víctimas de desplazamiento forzado interno y tomar medidas para que puedan retornar a sus casas.

Al fiscal de Coahuila, la CNDH le solicitó continuar con la indagatoria sobre desaparición forzada y aplicar las medidas correspondientes para determinar la identidad de las víctimas de las "219 muestras biológicas susceptibles de análisis" que fueron halladas en un rancho de Allende.

En noviembre de 2016 fue detenido el exalcalde de Allende, Sergio Alfonso Lozano Rodríguez, acusado de secuestro agravado por la masacre de marzo de 2011 perpetrada por los Zetas.

La masacre y desaparición de personas en Allende ocurrió como un ajuste de cuentas del líder zeta Miguel Ángel Treviño Morales, el Z40, sobre Héctor Moreno Villanueva y José Luis Garza Gaytán, quienes operaron el trasiego de cocaína de la ciudad de Piedras Negras, Coahuila, a Eagle Pass, Texas (Estados Unidos).

En febrero de 2011, Moreno y Garza presuntamente traicionaron al capo informando a la agencia antidrogas estadounidense sobre sus actividades y huyeron con casi cinco millones de dólares y se entregaron a las autoridades de Estados Unidos, donde residen como testigos protegidos.

En represalia, el Z40 y su organización criminal secuestraron a habitantes de Allende que tuvieran los apellidos o algún lazo familiar con Moreno y Garza, y además se llevaron a sus empleados domésticos y trabajadores, a quienes desaparecieron.

Policiaca

Intento de robo deja dos muertos en Calvillo, Aguascalientes

Aparentemente los occisos sorprendieron a unos presuntos ladrones al interior de su vivienda cuando fueron atacados a balazos

Local

Atienden a jóvenes con adicciones en Calvillo

En los Centros de Capacitación para el Trabajo Industrial ayudan a estar personas para que puedan autoemplearse

Local

Alcalde de Calvillo solicita seguridad a la Guardia Nacional

Daniel Romo Urrutia realizó la petición para que se realicen operativos principalmente en la carretera federal 70 

Finanzas

Elon Musk se reúne en privado con el Papa Francisco

El empresario confirmó el encuentro en una publicación desde su cuenta de Twitter

Política

Desde Querétaro, Claudia Sheinbaum asegura que no hay acto de campaña anticipados

Al grito de ¡Presidenta! ¡Presidenta!, fue recibida por simpatizantes y militantes de Morena en un salón privado en Querétaro

New Articles

Alertan a sacerdotes que radican en zonas inseguras a no salir solos

Ante la inseguridad que se vive en Jalisco, el arzobispo de Guadalajara, José Francisco Robles Ortega, pidió a los sacerdotes salir en determinadas horas del día

Política

Inicia Morena asambleas informativas sobre reforma electoral

Integrantes de Morena dieron inicio en Puebla a las asambleas populares informativas de la reforma electoral, con lo que buscan hacer partícipe a los pobladores

Mundo

Policía de Ohio, EU, muestra videos de agentes acribillando a un hombre negro

En el cuerpo de Jayland Walker, quien murió el pasado lunes 27 de junio, se encontraron 60 heridas de bala, presuntamente ocasionada por ocho policías

Beisbol

Juegos entre Rieleros y Acereros se cancelan por Covid-19

Los resultados de las pruebas aplicadas a personal y jugadores señalan que existieron varios casos de coronavirus dentro del plantel coahuilense