/ lunes 3 de septiembre de 2018

¿Carne de probeta? En peligro la actividad ganadera

Mosa Meat tiene previsto introducir su materia prima para hamburguesas a pequeña escala en 2021; cada porción costará unos 10 dólares

Unas pocas empresas están proyectando un futuro en el que la carne no provenga del sacrificio de animales sino de la multiplicación de células en el laboratorio, un plan plagado de obstáculos que por ahora suena más a ficción.

Una demostración del poder de la ciencia en ese campo llegó en 2013 cuando el holandés Mark Post presentó la primera hamburguesa artificial a partir de células madre de vacuno.

Ese experimento costó la friolera de 250 mil euros, aportados por el cofundador de Google Sergey Brin, uno más entre quienes se oponen al impacto que tiene la ganadería sobre el medio ambiente (responsable de un 15% de las emisiones de gases de efecto invernadero) y el bienestar animal.

Cinco años después, fuentes de Mosa Meat, la empresa impulsada por Post, afirman que el precio será de unos diez dólares por hamburguesa “cuando aumente la escala de la tecnología actual”.

Ese proceso tomará su tiempo, señalan las fuentes, que calculan que habrá que esperar entre cinco y siete años para lograr un producto competitivo en el mercado, y una década para que esté “ampliamente disponible”.

Su propuesta consiste en tomar las células del músculo de, por ejemplo, una vaca mediante una pequeña biopsia con anestesia y hacer que proliferen en el laboratorio como si estuvieran dentro del animal hasta lograr un nuevo tejido.

Los científicos han logrado una alternativa al suero bovino y añadir grasa, importante para dar gusto y sensación en la boca, si bien necesitan optimizarlo, según Mosa Meat, que tiene previsto introducir esa carne a pequeña escala en 2021.

No es la única iniciativa que busca desarrollar un nuevo modelo de producción para saciar la creciente demanda de carne a nivel mundial: la empresa SuperMeat está intentándolo en Israel y el proyecto Shojinmeat en Japón, entre otros.

En Estados Unidos destaca Memphis Meats, que lanzó en 2016 una albóndiga de “células cultivadas” y últimamente ha recibido financiación de los multimillonarios Bill Gates y Richard Branson, y las multinacionales del sector alimentario Cargill y Tyson.

Hay quien ve en el negocio un peligro para la actividad ganadera, por lo que puede parecer paradójico que algunas empresas cárnicas hayan mostrado interés en esa biotecnología.


Unas pocas empresas están proyectando un futuro en el que la carne no provenga del sacrificio de animales sino de la multiplicación de células en el laboratorio, un plan plagado de obstáculos que por ahora suena más a ficción.

Una demostración del poder de la ciencia en ese campo llegó en 2013 cuando el holandés Mark Post presentó la primera hamburguesa artificial a partir de células madre de vacuno.

Ese experimento costó la friolera de 250 mil euros, aportados por el cofundador de Google Sergey Brin, uno más entre quienes se oponen al impacto que tiene la ganadería sobre el medio ambiente (responsable de un 15% de las emisiones de gases de efecto invernadero) y el bienestar animal.

Cinco años después, fuentes de Mosa Meat, la empresa impulsada por Post, afirman que el precio será de unos diez dólares por hamburguesa “cuando aumente la escala de la tecnología actual”.

Ese proceso tomará su tiempo, señalan las fuentes, que calculan que habrá que esperar entre cinco y siete años para lograr un producto competitivo en el mercado, y una década para que esté “ampliamente disponible”.

Su propuesta consiste en tomar las células del músculo de, por ejemplo, una vaca mediante una pequeña biopsia con anestesia y hacer que proliferen en el laboratorio como si estuvieran dentro del animal hasta lograr un nuevo tejido.

Los científicos han logrado una alternativa al suero bovino y añadir grasa, importante para dar gusto y sensación en la boca, si bien necesitan optimizarlo, según Mosa Meat, que tiene previsto introducir esa carne a pequeña escala en 2021.

No es la única iniciativa que busca desarrollar un nuevo modelo de producción para saciar la creciente demanda de carne a nivel mundial: la empresa SuperMeat está intentándolo en Israel y el proyecto Shojinmeat en Japón, entre otros.

En Estados Unidos destaca Memphis Meats, que lanzó en 2016 una albóndiga de “células cultivadas” y últimamente ha recibido financiación de los multimillonarios Bill Gates y Richard Branson, y las multinacionales del sector alimentario Cargill y Tyson.

Hay quien ve en el negocio un peligro para la actividad ganadera, por lo que puede parecer paradójico que algunas empresas cárnicas hayan mostrado interés en esa biotecnología.


Policiaca

Matan a ciclista

Es golpeado en la cabeza por los tubos de un camión materialista

Local

Árboles caídos y autos varados deja tormenta

Afortunadamente no hay desgracias que lamentar.

Justicia

Peña tiene impunidad

Urge que Gobierno Federal actúe de verdad en contra de desvíos en administraciones anteriores

Deportes

Arranca el Panamericano de Beisbol Femenil 2019

La selección mexicana de la disciplina abrirá su participación contra Nicaragua a las 12:00 horas en el Deportivo Ferrocarrilero

Futbol

Este domingo Necaxa recibe al superlíder

Los Rayos del Necaxa tendrán una dura prueba este domingo al enfrentarse a Santos Laguna en la cancha del Estadio Victoria

Justicia

Aquí no existen casos de trata

Fiscalía estatal no ha recibido una sola denuncia sobre el particular

Local

Detectan unidades de transporte pirata

Ofrecen el servicio mediante plataformas digitales que no están registradas

Sociedad

Concentra la 4T apoyos sociales

Los más de 120 mil beneficiarios de los diferentes programas sociales que existen en Aguascalientes serán atendidos única y exclusivamente por el Gobierno de la República