/ jueves 30 de noviembre de 2017

Terapias en el mundo del sexoservicio

Según Galatea, 80% de sus consumidores superan los 30 años de edad

Hay jornadas nocturnas en las que el cuerpo de Galatea no es solicitado, los clientes pagan, pero lo que piden es oírla. Sus terapias son parte del negocio.

—Los hay quienes vienen solo para que los escuche, otros solo lloran—, revela la sexoservidora.

En su mundo, ella y sus compañeras fungen como terapistas de los hombres despechados, los que se sienten traicionados, abandonados y que han roto incluso con sus novias.

“La mayoría de los hombres no llegan por aprender de sexo, casi todos llegan para lo que van y listo, pero hay algunos que sí quieren saber o ser escuchados”, asegura Galatea. Su nombre es postizo para reservar su identidad con sus clientes.

Según Galatea, 80% de sus consumidores superan los 30 años de edad, es decir que en su mayoría son casados, que solo buscan placer y aventura fuera del matrimonio.

Pero el otro 20% son de clientes especiales, de edades menores a los 30 años y resultan ser esposos jóvenes, universitarios, inexpertos en el sexo y que buscan aprender el buen trato a una mujer.

Con ese porcentaje es en el que Galatea hace su trabajo de sicóloga de hombres. Los hace afectivos y sutiles, revela.

A Galatea se le aborda en una avenida de la capital mexiquense. Ahí se pasea cada noche con otro grupo de amigas, prefiere que las preguntas se hagan vía mensajes de celular para evitar afectar a la clientela.

“Nosotras escuchamos parte de sus vidas y opinamos sobre lo que nos cuentan, no podemos decir que nuestros consejos siempre sean los mejores”, aclara la sexoservidora.

Galatea aún es una mujer joven, está en el estándar de compañía que buscan los hombres, aunque revela que las hay hasta de 50 años, y quienes aún mantienen a su clientela. “Muchos buscan las (sexoservidoras) jóvenes o no tan vistas (menos buscadas) y otros buscan a mujeres más maduras, porque las jovencitas los apresuran para atender a otros clientes y no se disfruta el momento”, detalla la prostituta.

En otro punto de la ciudad, en la zona de la terminal conocemos a Rosa, una sexoservidora de 50 años que la mitad de su vida la ha pasado en atender clientes.

Su rostro moreno se mira empañado, cicatrizado por el alcohol que bebe y los dientes amarillentos, por la cantidad de cigarrillos que fuma a diario en cada noche de servicio.

Es baja de estatura, no supera el metro 50 centímetros, y sus pechos ya lucen caídos, también su vientre que sobresale entre sus blusas apretadas y los vestidos pegados al muslo.

“Trabajamos de día sobre todo, nuestro precio es el más bajo”, contesta Rosa, a la petición de sus tarifas.

La sexoservidora normalmente se instala en los baños de vapor de la calle Gustavo Baz de la zona terminal. Sus clientes la conocen de hace años, hay fechas precisas en que regresan, ya no tanto por su cuerpo, sino por su compañía.

El andar diario de Galatea y Rosa, es muy similar, ambas hacen su función de terapeutas en el sexoservicio. Aunque cada una desde estatus diferentes. Galatea es aún una mujer joven y codiciada, mientras Rosa ya lo ha dado todo en su oficio.

Hay jornadas nocturnas en las que el cuerpo de Galatea no es solicitado, los clientes pagan, pero lo que piden es oírla. Sus terapias son parte del negocio.

—Los hay quienes vienen solo para que los escuche, otros solo lloran—, revela la sexoservidora.

En su mundo, ella y sus compañeras fungen como terapistas de los hombres despechados, los que se sienten traicionados, abandonados y que han roto incluso con sus novias.

“La mayoría de los hombres no llegan por aprender de sexo, casi todos llegan para lo que van y listo, pero hay algunos que sí quieren saber o ser escuchados”, asegura Galatea. Su nombre es postizo para reservar su identidad con sus clientes.

Según Galatea, 80% de sus consumidores superan los 30 años de edad, es decir que en su mayoría son casados, que solo buscan placer y aventura fuera del matrimonio.

Pero el otro 20% son de clientes especiales, de edades menores a los 30 años y resultan ser esposos jóvenes, universitarios, inexpertos en el sexo y que buscan aprender el buen trato a una mujer.

Con ese porcentaje es en el que Galatea hace su trabajo de sicóloga de hombres. Los hace afectivos y sutiles, revela.

A Galatea se le aborda en una avenida de la capital mexiquense. Ahí se pasea cada noche con otro grupo de amigas, prefiere que las preguntas se hagan vía mensajes de celular para evitar afectar a la clientela.

“Nosotras escuchamos parte de sus vidas y opinamos sobre lo que nos cuentan, no podemos decir que nuestros consejos siempre sean los mejores”, aclara la sexoservidora.

Galatea aún es una mujer joven, está en el estándar de compañía que buscan los hombres, aunque revela que las hay hasta de 50 años, y quienes aún mantienen a su clientela. “Muchos buscan las (sexoservidoras) jóvenes o no tan vistas (menos buscadas) y otros buscan a mujeres más maduras, porque las jovencitas los apresuran para atender a otros clientes y no se disfruta el momento”, detalla la prostituta.

En otro punto de la ciudad, en la zona de la terminal conocemos a Rosa, una sexoservidora de 50 años que la mitad de su vida la ha pasado en atender clientes.

Su rostro moreno se mira empañado, cicatrizado por el alcohol que bebe y los dientes amarillentos, por la cantidad de cigarrillos que fuma a diario en cada noche de servicio.

Es baja de estatura, no supera el metro 50 centímetros, y sus pechos ya lucen caídos, también su vientre que sobresale entre sus blusas apretadas y los vestidos pegados al muslo.

“Trabajamos de día sobre todo, nuestro precio es el más bajo”, contesta Rosa, a la petición de sus tarifas.

La sexoservidora normalmente se instala en los baños de vapor de la calle Gustavo Baz de la zona terminal. Sus clientes la conocen de hace años, hay fechas precisas en que regresan, ya no tanto por su cuerpo, sino por su compañía.

El andar diario de Galatea y Rosa, es muy similar, ambas hacen su función de terapeutas en el sexoservicio. Aunque cada una desde estatus diferentes. Galatea es aún una mujer joven y codiciada, mientras Rosa ya lo ha dado todo en su oficio.

Policiaca

Es arrestado por robo en un jardín de niños al oriente

Fue detectado por vecinos cuando salía de una bodega en poder de varios artículos que presuntamente intentó robar

Local

Se cargó el trabajo a docentes de colegios

Las clases que hoy se imparten de manera digital, exigen horas de preparación, grabación de videos y constante comunicación con padres de familia

Gossip

Kany García convive con fans en sus redes

La intérprete transmite una serie de actividades para realizar en casa ante la contingencia

Policiaca

Es arrestado por robo en un jardín de niños al oriente

Fue detectado por vecinos cuando salía de una bodega en poder de varios artículos que presuntamente intentó robar

Local

Se cargó el trabajo a docentes de colegios

Las clases que hoy se imparten de manera digital, exigen horas de preparación, grabación de videos y constante comunicación con padres de familia

Salud

Cofepris reduce a 24 horas el tiempo para autorizar pruebas rápidas

La SSa y la Cofepris en coordinación con la SRE emitirán de manera inmediata los permisos de importación necesarios para la recepción de medicamentos e insumos para la salud

Celebridades

A 18 años de su muerte, María Félix trasciende al mundo como icono de la cinematografía

Su talento y belleza impactante la convirtieron en una estrella de talla internacional y símbolo erótico del cine de habla hispana

Mundo

"No politice el virus", OMS responde a críticas de Trump

Tedros Adhanom también pidió a EU y China "unir fuerzas para combatir a este peligroso enemigo", en alusión al Covid-19

Local

[Video] Llegamos a 58 casos de Covid-19 en Aguascalientes

12 de ellos salieron ya de la enfermedad y se encuentran bajo vigilancia