/ domingo 10 de febrero de 2019

Padres en incertidumbre ante recorte en las estancias infantiles

Madres de familia están preocupadas por tener que renunciar a sus empleos para cuidar de sus hijos

ACAPULCO.- Con a penas tres años de edad, Hania Alelí, es una de los miles de pequeños que recibe atención en las estancias infantiles que ahora se quedaron sin presupuesto; Claudia Salas Reyes, su madre, teme que ante el recorte de los recursos federales deba renunciar a su trabajo para cuidar de su pequeña y sus dos hermanos, son trillizos.

Claudia cuenta que la menor nació con glaucoma congénito, enfermedad que no le permite ver; debe cubrir los gastos médicos y medicamentos trabajando como recepcionista en un consultorio dental.

La madre confiesa que si el gobierno federal no da marcha atrás en su intención de quitar los recursos económicos para el programa de estancias infantiles, podría quedarse sin trabajo, deteriorando la economía de sus seres queridos.

A los trillizos los lleva a la estancia Tic Tac en la colonia Centro de Acapulco, en donde las maestras le brindaron la mano con becas a dos de sus hijos, entre ellos a Hania por tener una discapacidad, haciendo que tan sólo pagara la cuota de uno de ellos, ahorrándose por lo menos mil 600 pesos al mes.

"La verdad es que mi hija ha tenido un gran desarrollo desde que llegó a la estancia, ahora ella sabe contar, sabe hablar en inglés a pesar de no poder ver, en la estancia le han enseñado a valerse por sí misma, a vivir con plenitud", señaló.

Salas Reyes, aseguró que desde la entrada del actual gobierno y el anuncio de recortes en la Secretaría de Bienestar de la federación, está en la incertidumbre de que ya no pueda llevar más a sus hijos a la estancia si las cuotas de incrementan en demasía por la falta de apoyo federal, y por lo cual perdería su empleo como recepcionista en un consultorio dental.

Desde el inicio de labores en enero pasado, Claudia ha tenido que pagar 200 pesos extra, aparte de los 800 de la cuota mensual, debido a que el recurso económico para la alimentación de los menores no ha llegado y el gasto debe ser cubierto para que sus hijos reciban alimentos mientras ella trabaja.

La señora Claudia solicitó al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, que recapacite y analice a fondo la permanencia de programas como el de las estancias infantiles que ha logrado el desarrollo económico de miles de familias guerrerenses.

El caso en Acapulco no es el único, ya que también en otras instancias se les da atención a otros pequeños que como Hania presentan diversas enfermedades.

ACAPULCO.- Con a penas tres años de edad, Hania Alelí, es una de los miles de pequeños que recibe atención en las estancias infantiles que ahora se quedaron sin presupuesto; Claudia Salas Reyes, su madre, teme que ante el recorte de los recursos federales deba renunciar a su trabajo para cuidar de su pequeña y sus dos hermanos, son trillizos.

Claudia cuenta que la menor nació con glaucoma congénito, enfermedad que no le permite ver; debe cubrir los gastos médicos y medicamentos trabajando como recepcionista en un consultorio dental.

La madre confiesa que si el gobierno federal no da marcha atrás en su intención de quitar los recursos económicos para el programa de estancias infantiles, podría quedarse sin trabajo, deteriorando la economía de sus seres queridos.

A los trillizos los lleva a la estancia Tic Tac en la colonia Centro de Acapulco, en donde las maestras le brindaron la mano con becas a dos de sus hijos, entre ellos a Hania por tener una discapacidad, haciendo que tan sólo pagara la cuota de uno de ellos, ahorrándose por lo menos mil 600 pesos al mes.

"La verdad es que mi hija ha tenido un gran desarrollo desde que llegó a la estancia, ahora ella sabe contar, sabe hablar en inglés a pesar de no poder ver, en la estancia le han enseñado a valerse por sí misma, a vivir con plenitud", señaló.

Salas Reyes, aseguró que desde la entrada del actual gobierno y el anuncio de recortes en la Secretaría de Bienestar de la federación, está en la incertidumbre de que ya no pueda llevar más a sus hijos a la estancia si las cuotas de incrementan en demasía por la falta de apoyo federal, y por lo cual perdería su empleo como recepcionista en un consultorio dental.

Desde el inicio de labores en enero pasado, Claudia ha tenido que pagar 200 pesos extra, aparte de los 800 de la cuota mensual, debido a que el recurso económico para la alimentación de los menores no ha llegado y el gasto debe ser cubierto para que sus hijos reciban alimentos mientras ella trabaja.

La señora Claudia solicitó al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, que recapacite y analice a fondo la permanencia de programas como el de las estancias infantiles que ha logrado el desarrollo económico de miles de familias guerrerenses.

El caso en Acapulco no es el único, ya que también en otras instancias se les da atención a otros pequeños que como Hania presentan diversas enfermedades.

Policiaca

Dejan abandonado a bebé en una casa

Aparentemente estaba solo desde la noche del sábado, cuando su madre salió y no regresó

Mercados

Guayabas se pudren

Estiman pérdida de hasta 3,000 toneladas ante imposibilidad de colocarla en el mercado

Local

Termina Horario de Verano 2019

Mexicanos lo perciben como una pérdida real del bienestar general

Automotriz

Checo Pérez se solidariza con futbolistas del Veracruz

El piloto de la Fórmula 1 mandó un mensaje de solidaridad a los jugadores

Futbol

Necaxa gana y empata en las inferiores

Los Rayos recibieron a sus similares de América en las categorías Sub 20 y Sub 17 del Apertura 2019

República

Se desploma avioneta y mueren sus tripulantes

Salió del aeropuerto de Aguascalientes con rumbo a Pachuca; se vino abajo en el estado de Querétaro

Justicia

Impera corrupción en la 4T: Martha Márquez

López Obrador tiene el mismo manejo de las finanzas públicas que Enrique Peña, acusa

Mercados

Guayabas se pudren

Estiman pérdida de hasta 3,000 toneladas ante imposibilidad de colocarla en el mercado

Sociedad

Vandalismo afecta a espacios públicos

Obras arquitectónicas pierden utilidad y valor a consecuencias de los daños