imagotipo

La osamenta encontrada era de joven mujer desaparecida

  • El Sol del Centro
  • en Policía

Pruebas especializadas de ADN realizadas por peritos forenses de la Fiscalía General del Estado permitieron identificar el cadáver de la mujer encontrada semienterrada el pasado 12 de abril entre el fango de la presa de El Niágara, bajo el puente que se ubica en este sitio.

La osamenta perteneció a quien en vida llevó el nombre de Aurora, contaba con 27 años de edad y fue reportada como desaparecida desde el pasado 25 de julio de 2016, luego de que tras recibir una llamada telefónica avisó que saldría de su casa para pasar un rato de distracción con sus amigos, sin que se volviera a saber de ella.

A partir de entonces comenzó un calvario para sus familiares, quienes iniciaron una infructuosa búsqueda paralela que llevó a cabo la autoridad y que los orilló a seguir pistas falsas en los estados de Jalisco, Sonora y Sinaloa, donde gente malintencionada o mal informada les reportó haber visto a la joven.

Fue el pasado 12 de abril, como lo dio a conocer con oportunidad El Sol del Centro, que dos jóvenes pepenadores que buscaban cartón y plástico para reciclar se llevaron el susto de su vida al encontrar entre el fango del lugar una osamenta parcialmente sepultada y de la que sobresalía el cráneo. Autoridades que se dieron cita en el lugar reportaron que el cuerpo estaba cubierto con prendas de vestir propias de mujer tales como blusa blanca, mallón negro y zapatos de tacón.

Fue el día de ayer jueves cuando tras las pruebas forenses practicadas al cadáver y que fueron debidamente cotejadas con el ADN de sus familiares directos, se pudo establecer que los restos encontrados en el lodo de El Niágara pertenecieron a Aurora.

La mujer, quien tuvo su último domicilio en el fraccionamiento Villas de Nuestra Señora de la Asunción, quien dejó en la orfandad a dos pequeños hijos, por lo que ahora deberán ser atendidos por la atribulada madre de Aurora.

Si bien la Fiscalía se mantiene hermética en torno a la investigación, se sabe que una de las principales líneas de investigación es la de homicidio, y no se descarta pudiera configurarse como feminicidio si se reúnen los elementos jurídicos necesarios para ello.