/ miércoles 9 de septiembre de 2020

Reciclan toneladas de vidrio pulverizado por explosión en Beirut

Después de la tragedia, empresarios libaneses convierten el cristal despedazado en jarras y vasijas tradicionales del arte de Beirut

En el hirviente horno de una vidriería de Líbano, un obrero recoge grandes paladas de cristal roto. Toneladas de vidrio pulverizado por la explosión en el puerto de Beirut serán así recicladas para fabricar jarras o garrafas tradicionales.

Una vez derretido en esta fábrica de Trípoli, el vidrio se convertirá en esos utensilios de cristal, gracias a una iniciativa lanzada por asociaciones y voluntarios encargados del desescombro, tras la deflagración del 4 de agosto, que devastó barrios enteros de Beirut.

Ese día estallaron en miles de pedazos ventanas, ventanales y escaparates en toda la capital y sus alrededores.

“Hemos decidido que una parte de todo este cristal pulverizado (...) vaya a industrias locales para servir de material en bruto” explica Ziad Abi Chaker, militante ecologista que dirige la empresa de reciclaje Cedar Environmental, y que se ha movilizado con otros voluntarios de la sociedad civil libanesa.

Un mes después de la tragedia, que causó más de 190 muertos y seis mil 500 heridos, los camiones cargados de esquirlas de vidrio recogidas en los devastados barrios, siguen suministrando material a las empresas familiares de Trípoli.

RECICLAR LAS 24 HORAS

“Trabajamos las 24 horas del día”, asegura a la agencia AFP Wissam Hammoud, vicepresidente de la United Glass Production Company (Uniglass), vidriería fundada por su abuelo en Trípoli.

“Aquí tenemos el vidrio de la explosión de Beirut” prosigue el joven, mientras designa los altos montículos que se acumulan en el patio y que son seleccionados por los obreros.

Con las manos protegidas por guantes de caucho, los obreros separan el cortante vidrio de las piedras y de la arena, antes de llevárselo al horno.

La elástica pasta es luego utilizada por un soplador de vidrio que da forma a jarras o garrafas de largo y estrecho cuello, típicas de la artesanía libanesa.

AFP

En total, las dos fábricas de Trípoli han recibido cerca de 58 toneladas de vidrio, según Abi Chaker, quien, con las financiaciones adecuadas, espera poder enviarles hasta 250 toneladas.

Según sus estimaciones, la explosión del 4 de agosto habría hecho estallar más de cinco mil toneladas de vidrio.

El objetivo es que todo este material no acabara en los vertederos del país. Desde hace décadas, las autoridades de Líbano no han logrado adoptar políticas eficaces de gestión de desechos. Pese a varios intentos de la sociedad civil, el reciclaje sólo se aplica a 10 por ciento del tratamiento de desechos, según estadísticas oficiales.

DESESCOMBRO

En los barrios destrozados de Mar Mikhael, de Gemmayzeh o de Karantina, los voluntarios siguen limpiando escombros o barriendo pequeños trozos de vidrio, en los pisos de las cocinas y habitaciones abandonadas, donde realizan una primera selección para aislar el cristal.

“Tenemos montañas de desechos que se apilan en Beirut”, advierte Anthony Abdel Karim, uno de los voluntarios encargado de coordinar la recolección de las esquirlas.

“Hay vidrios, cascotes y metales, que están mezclados con desechos orgánicos. No es algo sano” agrega el joven. “En Líbano, no hay un reciclaje digno de ese nombre”.

Hace unas semanas lanzó su propia iniciativa de reciclaje, llamada AnnineFadye (botella vacía, en árabe).

Anthony Abdel Karim, empleado en el sector de servicios en una ciudad reputada por su vida nocturna, se ha movilizado en el espinoso tema del reciclaje al ver la enorme cantidad de botellas vacías que producen las noches de fiesta.

El vidrio enviado a Trípoli “es solamente la parte visible del iceberg”, opina Abdel Karim.

También hay trozos que no pueden ser reciclados. Para ellos, es quizá necesario buscar otra fórmula, quizá machacándolos con cemento o con otros materiales.



Escucha el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Deezer



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

En el hirviente horno de una vidriería de Líbano, un obrero recoge grandes paladas de cristal roto. Toneladas de vidrio pulverizado por la explosión en el puerto de Beirut serán así recicladas para fabricar jarras o garrafas tradicionales.

Una vez derretido en esta fábrica de Trípoli, el vidrio se convertirá en esos utensilios de cristal, gracias a una iniciativa lanzada por asociaciones y voluntarios encargados del desescombro, tras la deflagración del 4 de agosto, que devastó barrios enteros de Beirut.

Ese día estallaron en miles de pedazos ventanas, ventanales y escaparates en toda la capital y sus alrededores.

“Hemos decidido que una parte de todo este cristal pulverizado (...) vaya a industrias locales para servir de material en bruto” explica Ziad Abi Chaker, militante ecologista que dirige la empresa de reciclaje Cedar Environmental, y que se ha movilizado con otros voluntarios de la sociedad civil libanesa.

Un mes después de la tragedia, que causó más de 190 muertos y seis mil 500 heridos, los camiones cargados de esquirlas de vidrio recogidas en los devastados barrios, siguen suministrando material a las empresas familiares de Trípoli.

RECICLAR LAS 24 HORAS

“Trabajamos las 24 horas del día”, asegura a la agencia AFP Wissam Hammoud, vicepresidente de la United Glass Production Company (Uniglass), vidriería fundada por su abuelo en Trípoli.

“Aquí tenemos el vidrio de la explosión de Beirut” prosigue el joven, mientras designa los altos montículos que se acumulan en el patio y que son seleccionados por los obreros.

Con las manos protegidas por guantes de caucho, los obreros separan el cortante vidrio de las piedras y de la arena, antes de llevárselo al horno.

La elástica pasta es luego utilizada por un soplador de vidrio que da forma a jarras o garrafas de largo y estrecho cuello, típicas de la artesanía libanesa.

AFP

En total, las dos fábricas de Trípoli han recibido cerca de 58 toneladas de vidrio, según Abi Chaker, quien, con las financiaciones adecuadas, espera poder enviarles hasta 250 toneladas.

Según sus estimaciones, la explosión del 4 de agosto habría hecho estallar más de cinco mil toneladas de vidrio.

El objetivo es que todo este material no acabara en los vertederos del país. Desde hace décadas, las autoridades de Líbano no han logrado adoptar políticas eficaces de gestión de desechos. Pese a varios intentos de la sociedad civil, el reciclaje sólo se aplica a 10 por ciento del tratamiento de desechos, según estadísticas oficiales.

DESESCOMBRO

En los barrios destrozados de Mar Mikhael, de Gemmayzeh o de Karantina, los voluntarios siguen limpiando escombros o barriendo pequeños trozos de vidrio, en los pisos de las cocinas y habitaciones abandonadas, donde realizan una primera selección para aislar el cristal.

“Tenemos montañas de desechos que se apilan en Beirut”, advierte Anthony Abdel Karim, uno de los voluntarios encargado de coordinar la recolección de las esquirlas.

“Hay vidrios, cascotes y metales, que están mezclados con desechos orgánicos. No es algo sano” agrega el joven. “En Líbano, no hay un reciclaje digno de ese nombre”.

Hace unas semanas lanzó su propia iniciativa de reciclaje, llamada AnnineFadye (botella vacía, en árabe).

Anthony Abdel Karim, empleado en el sector de servicios en una ciudad reputada por su vida nocturna, se ha movilizado en el espinoso tema del reciclaje al ver la enorme cantidad de botellas vacías que producen las noches de fiesta.

El vidrio enviado a Trípoli “es solamente la parte visible del iceberg”, opina Abdel Karim.

También hay trozos que no pueden ser reciclados. Para ellos, es quizá necesario buscar otra fórmula, quizá machacándolos con cemento o con otros materiales.



Escucha el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Deezer



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Deportes

¡Inscríbete! Esta es la convocatoria para el Maratón Guadalupano

El Sol del Centro retoma su evento tradicional atlético… Gracias a tu preferencia

Local

Diócesis de Aguascalientes pide no ignorar a migrantes

Cáritas Diocesana ha sido rebasada en cuanto al apoyo otorgado a quienes van de paso por la entidad y no cuentan con hospedaje ni alimentos

Local

Pendiente convenio con la Guardia Nacional: Martín Orozco

El gobernador del estado de Aguascalientes dijo que eso no impide que haya trabajos coordinados en materia de seguridad en la entidad

Mundo

Congreso de Perú desestima juicio político contra el presidente Pedro Castillo

El pedido de llevar a juicio político a Castillo solo consiguió 46 votos en el plenario y se necesitaban 52 para aprobarlo

Finanzas

Aumento a minisalario no llegará a todos los obreros: Coparmex

Trabajadores del sector informal no se verán beneficiados; su poder adquisitivo seguirá deteriorándose 

Política

Juan Guillermo Ruiz renuncia como Fiscal General de Baja California

Ruíz Hernández, quien encabeza un bufete de abogados en Tijuana, fue electo como el primer Fiscal Estatal a principios de noviembre de 2019

Justicia

Detienen a El Curtas en Cuauhtémoc, sucesor del líder criminal La Changa

Ambos criminales pertenecen al grupo conocido como la Gente Nueva del Tigre

Local

Diócesis de Aguascalientes pide no ignorar a migrantes

Cáritas Diocesana ha sido rebasada en cuanto al apoyo otorgado a quienes van de paso por la entidad y no cuentan con hospedaje ni alimentos

Sociedad

En México 99% de los delitos quedan en la impunidad

La organización Impunidad Cero presentó un informe en el que se detalla una disminución en la efectividad de las autoridades para resolver denuncias