/ domingo 19 de mayo de 2019

Gobierno de Austria se hunde por escándalo

El canciller rompió el gobierno de coalición y llamó a nuevos comicios

PARÍS. El número dos del gobierno austriaco y líder ultranacionalista, Heinz-Christian Strache, de 49 años, renunció ayer a su cargo de vicecanciller después de la difusión de un vídeo que lo mostraba dispuesto a aceptar financiación de un supuesto oligarca ruso para llegar al poder a cambio de contratos públicos.

Ese escándalo, que desencadenó un terremoto político en el país, fue rápidamente utilizado por el canciller Sebastian Kurz (32 años) para poner término a la coalición con el Partido de la Libertad Austriaco (FPÖ), de extrema derecha, que lidera Strache, y anunciar la convocatoria de elecciones legislativas anticipadas “lo más rápidamente posible”.

Los analistas afirman que Kurz, jefe del Partido de la Libertad Austriaco (FPÖ), de tendencia conservadora, buscaba un pretexto desde hace tiempo para disolver la coalición con la extrema derecha formada tras su llegada al poder, en 2017. “Es el fin de Strache y de la extrema derecha”, estimó el diario Kronen Zeitung.

“Es el fracaso patético de la coalición turquesa-azul (ÖVP-FPÖ)”, clamó el prestigioso semanario vienés Profil.

La espectacular denuncia de corrupción, revelada por el semanario Der Spiegel y el diario Sudestche Zeiting, ambos alemanes, asestó un golpe demoledor al FPÖ cuando falta apenas una semana para las elecciones europeas del 26 de mayo. Strache ofreció su dimisión como un “sacrificio” para tratar de salvar el gobierno de coalición que dirige Kurz.

PARÍS. El número dos del gobierno austriaco y líder ultranacionalista, Heinz-Christian Strache, de 49 años, renunció ayer a su cargo de vicecanciller después de la difusión de un vídeo que lo mostraba dispuesto a aceptar financiación de un supuesto oligarca ruso para llegar al poder a cambio de contratos públicos.

Ese escándalo, que desencadenó un terremoto político en el país, fue rápidamente utilizado por el canciller Sebastian Kurz (32 años) para poner término a la coalición con el Partido de la Libertad Austriaco (FPÖ), de extrema derecha, que lidera Strache, y anunciar la convocatoria de elecciones legislativas anticipadas “lo más rápidamente posible”.

Los analistas afirman que Kurz, jefe del Partido de la Libertad Austriaco (FPÖ), de tendencia conservadora, buscaba un pretexto desde hace tiempo para disolver la coalición con la extrema derecha formada tras su llegada al poder, en 2017. “Es el fin de Strache y de la extrema derecha”, estimó el diario Kronen Zeitung.

“Es el fracaso patético de la coalición turquesa-azul (ÖVP-FPÖ)”, clamó el prestigioso semanario vienés Profil.

La espectacular denuncia de corrupción, revelada por el semanario Der Spiegel y el diario Sudestche Zeiting, ambos alemanes, asestó un golpe demoledor al FPÖ cuando falta apenas una semana para las elecciones europeas del 26 de mayo. Strache ofreció su dimisión como un “sacrificio” para tratar de salvar el gobierno de coalición que dirige Kurz.

Policiaca

Matan a ciclista

Es golpeado en la cabeza por los tubos de un camión materialista

Local

Liberar recursos para sector salud

La Secretaría de Hacienda debe otorgar a la brevedad los dineros presupuestados para este año, pues la demora provoca trastornos en atención médica

Justicia

Peña tiene impunidad

Urge que Gobierno Federal actúe de verdad en contra de desvíos en administraciones anteriores

Sociedad

Se vislumbra crisis de agua en el noroeste de México

EU recorta el líquido que suministra a México desde el río Colorado afectando a los campos de trigo y algodón

Policiaca

Acuchilla a policía

El elemento tuvo que ser trasladado a recibir atención médica en el Hospital Miguel Hidalgo

Policiaca

Matan a ciclista

Es golpeado en la cabeza por los tubos de un camión materialista

Policiaca

Casi se mata

Joven peleaba por teléfono con su novia a bordo de su automóvil y terminó estrellándose

Policiaca

Muere por sobredosis

Fue encontrado sin vida por sus familiares

Local

Árboles caídos y autos varados deja tormenta

Afortunadamente no hay desgracias que lamentar.