/ miércoles 15 de enero de 2020

Europeos mantendrán el pacto nuclear iraní

Alemania, Reino Unido y Francia no ejercerán presión, obligarán a Teherán a alinearse al acuerdo

PARÍS. Los países europeos optaron por una estrategia diplomática compleja para obligar a Irán a respetar sus compromisos nucleares sin activar nuevas sanciones, que terminarían con el acuerdo de Viena de 2015.

Francia, Reino Unido y Alemania, firmantes del acuerdo sobre el programa nuclear iraní, activaron el mecanismo de resolución de disputas previsto en el pacto en caso de violación de los compromisos, rechazando de esta manera la solicitud de su aliado Estados Unidos de abandonar dicho pacto.


“No nos queda otra opción, dadas las medidas adoptadas por Irán”, anunciaron los jefes de la diplomacia de los tres países, Jean-Yves Le Drian, Dominic Raab y Heiko Maas, en un comunicado conjunto.

El 5 de enero, Irán anunció la “quinta y última fase” de reducción de sus compromisos nucleares como reacción a la salida unilateral en 2018 de Estados Unidos del acuerdo firmado en 2015, que dio paso a sanciones de Washington contra la República islámica.

“Al hacer esto, nuestros tres países no se suman a la campaña que tiende a ejercer una presión máxima contra Irán”, agregaron, dejando entender que no querían unirse a la política de sanciones de Estados Unidos.

La activación de este mecanismo de resolución de disputas implica limitar a 35 días para que la parte denunciada cumpla el acuerdo, en caso contrario será notificado al Consejo de Seguridad de la ONU, quién votaría en reimplementar las sanciones internacionales autorizadas por Naciones Unidas.

Los países europeos no quieren sin embargo “precipitar” esta hipótesis, sino presionar a Irán para salvar el acuerdo. Más tarde, Estados Unidos dijo que “apoya plenamente” el mecanismo iniciado por los tres países europeos.

“Apoyamos plenamente la decisión del E3 por iniciar el mecanismo de disputa de resolución”, dijo en un comunicado un vocero del Departamento de Estado. “Creemos que una mayor presión económica y diplomática está justificada”.

ACEPTAR LAS CONSECUENCIAS

Irán advirtió sin embargo a Francia, Reino Unido y Alemania de las “consecuencias” de esta iniciativa.

“Por supuesto, si los europeos (...) buscan abusar (de este procedimiento), tienen también que estar preparados a aceptar las consecuencias, que ya les han sido notificadas”, declaró el ministerio de Relaciones Exteriores iraní en un comunicado poco después del anuncio de la medida.

Por su parte Rusia denunció estas “acciones irreflexivas” de los europeos, que podrían conducir a “nueva escalada” en torno al acuerdo.

Con esta iniciativa, los tres países europeos llevan la contraria a Donald Trump, quien los instó a abandonar el pacto y decretar nuevas sanciones el 8 de enero. París, Londres y Berlín confían que la diplomacia y las negociaciones con Irán se retomen. Se trata no obstante de una apuesta arriesgada, que podría verse empañada con las nuevas manifestaciones contra el régimen de Teherán.

“Lo que quieren poner encima de la mesa a cambio de la marcha atrás iraní no está claro. Esto podría seguir haciendo mella en el marco del JCPOA”, advirtió Ellie Geranmayeh, experta en el European Council on Foreign Relations, en un tuit.

El primer ministro británico, Boris Johnson, no tardó en manifestarse y decir que estaba dispuesto a reemplazar el acuerdo de 2015.

PARÍS. Los países europeos optaron por una estrategia diplomática compleja para obligar a Irán a respetar sus compromisos nucleares sin activar nuevas sanciones, que terminarían con el acuerdo de Viena de 2015.

Francia, Reino Unido y Alemania, firmantes del acuerdo sobre el programa nuclear iraní, activaron el mecanismo de resolución de disputas previsto en el pacto en caso de violación de los compromisos, rechazando de esta manera la solicitud de su aliado Estados Unidos de abandonar dicho pacto.


“No nos queda otra opción, dadas las medidas adoptadas por Irán”, anunciaron los jefes de la diplomacia de los tres países, Jean-Yves Le Drian, Dominic Raab y Heiko Maas, en un comunicado conjunto.

El 5 de enero, Irán anunció la “quinta y última fase” de reducción de sus compromisos nucleares como reacción a la salida unilateral en 2018 de Estados Unidos del acuerdo firmado en 2015, que dio paso a sanciones de Washington contra la República islámica.

“Al hacer esto, nuestros tres países no se suman a la campaña que tiende a ejercer una presión máxima contra Irán”, agregaron, dejando entender que no querían unirse a la política de sanciones de Estados Unidos.

La activación de este mecanismo de resolución de disputas implica limitar a 35 días para que la parte denunciada cumpla el acuerdo, en caso contrario será notificado al Consejo de Seguridad de la ONU, quién votaría en reimplementar las sanciones internacionales autorizadas por Naciones Unidas.

Los países europeos no quieren sin embargo “precipitar” esta hipótesis, sino presionar a Irán para salvar el acuerdo. Más tarde, Estados Unidos dijo que “apoya plenamente” el mecanismo iniciado por los tres países europeos.

“Apoyamos plenamente la decisión del E3 por iniciar el mecanismo de disputa de resolución”, dijo en un comunicado un vocero del Departamento de Estado. “Creemos que una mayor presión económica y diplomática está justificada”.

ACEPTAR LAS CONSECUENCIAS

Irán advirtió sin embargo a Francia, Reino Unido y Alemania de las “consecuencias” de esta iniciativa.

“Por supuesto, si los europeos (...) buscan abusar (de este procedimiento), tienen también que estar preparados a aceptar las consecuencias, que ya les han sido notificadas”, declaró el ministerio de Relaciones Exteriores iraní en un comunicado poco después del anuncio de la medida.

Por su parte Rusia denunció estas “acciones irreflexivas” de los europeos, que podrían conducir a “nueva escalada” en torno al acuerdo.

Con esta iniciativa, los tres países europeos llevan la contraria a Donald Trump, quien los instó a abandonar el pacto y decretar nuevas sanciones el 8 de enero. París, Londres y Berlín confían que la diplomacia y las negociaciones con Irán se retomen. Se trata no obstante de una apuesta arriesgada, que podría verse empañada con las nuevas manifestaciones contra el régimen de Teherán.

“Lo que quieren poner encima de la mesa a cambio de la marcha atrás iraní no está claro. Esto podría seguir haciendo mella en el marco del JCPOA”, advirtió Ellie Geranmayeh, experta en el European Council on Foreign Relations, en un tuit.

El primer ministro británico, Boris Johnson, no tardó en manifestarse y decir que estaba dispuesto a reemplazar el acuerdo de 2015.

Policiaca

Cae de un carro en movimiento frente a Altaria

La afectada fue trasladada por uno de sus hijos a recibir atención médica especializada

Local

Anuncian más apoyos para microempresarios

El gobernador Martín Orozco Sandoval anuncia que se otorgarán financiamientos de hasta 11 mil 250 pesos para respaldar a emprendedores ya pequeños negocios en crisis

Local

Cuidado con las ofertas laborales en el exterior

La Oficina de Atención al Migrante exhorta a la población a no ser víctima de engaños disfrazados de promociones para trabajar en el extranjero

Mundo

Partidos opositores boicotearán comicios en Venezuela

Grupo de los 27 partidos más importantes en el Parlamento acuerdan no participar en las legislativas por considerarlas “un fraude”

Mundo

América Latina duplica muertes por Covid-19 en un mes

Toque de queda en ciudad de Australia ante rebrote; en el mundo, 18 millones de contagios

Sociedad

Buscan que termoeléctrica de Tuxpan amplié la generación de energía

Rocío Nahle anunció inversiones del sector para la entidad en el 2021

Política

En Puebla, hacemos las cosas a nuestra manera: Miguel Barbosa

Admira a López Obrador desde hace 20 años y agradece su apoyo, pero asegura saber que no pertenece a su círculo cercano

México

A un año de la masacre en El Paso, flujo de armas sigue sin freno

Defensores de las víctimas expresaron su frustración porque autoridades prometieron leyes de control de armas para reducir la probabilidad de que más tiroteos masivos se presenten

Finanzas

Pierde la CNBV al 19% de su personal

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores perdió en menos de un año a 327 colaboradores