imagotipo

Enfatiza Macron lucha contra el yihadismo

En su primer viaje internacional fuera de Europa, el presidente Emmanuel Macron reiteró ayer la “determinación de Francia” de continuar luchando contra el yihadismo en Malí y en los otros países del Sahel.

Ese aumento del esfuerzo se realizará en cooperación con Alemania y otros países europeos, anunció durante una breve visita a Gao, principal ciudad del norte de Malí, para visitar a las tropas francesas del dispositivo “Barkhane”. También explicó que “la acción militar debe ser completada con una estrategia de desarrollo”. La Agencia Francesa de Desarrollo (AFD), anunció, dispone de un presupuesto de 470 millones de euros para financiar proyectos en la zona durante los próximos cinco años. Para demostrar la amplitud de sus intenciones, viajó acompañado por los ministros Jean-Yves Le Drian (Europa y Relaciones Exteriores) y Sylvie Goulard (Fuerzas Armadas), así como del director general de la AFD, Rémy Rioux.

Apenas cinco días después de asumir el poder, su gira al epicentro del conflicto con el yihadismo en el Continente Africano traduce su voluntad de no abandonar el Sahel a la rebelión islamista y eliminar las raíces de la rebelión en esa región que se extiende sobre cinco países (Malí, Burkina Faso, Mauritania, Níger y Chad). Francia mantiene cuatro mil efectivos en el centro de África.

Al mismo tiempo, apeló al presidente de Malí, Ibrahim Keita, a acelerar el proceso de paz con los grupos rebeldes que operan en el desierto.

Zonas enteras de la región escapan al control de las fuerzas francesas, malíes y de la ONU (Minusma), a pesar del acuerdo de paz firmado en junio de 2015 que debía aislar definitivamente a los yihadistas.

Macron se declaró dispuesto a participar en las “próximas semanas” en una cumbre del G-5 Sahel, organizada por iniciativa del presidente Keita para crear una fuerza conjunta integrada por cinco mil militares y policías para combatir a los rebeldes islamistas y controlar las fronteras comunes de los cinco países.