/ lunes 15 de junio de 2020

El fantasma de la expropiación acecha de nuevo en Argentina

El presidente defiende el “rescate” del gigante agroexportador Vicentín; “mañana irán por nuestra casa”, afirman algunos

BUENOS AIRES. La decisión del gobierno argentino de expropiar Vicentín, una de las grandes empresas agroexportadoras del país, revive temores entre empresarios e inversionistas, justo cuando el Ejecutivo de Alberto Fernández intenta reestructurar 66 mil millones de deuda con acreedores del exterior.

Cuarto mayor vendedor de cereales y aceites de Argentina, con un volumen anual de negocios de unos 3 mil millones de dólares, la casi centenaria Vicentín está en bancarrota y se declaró en cese de pagos y convocatoria de acreedores.

Su deuda asciende a unos mil 300 millones de dólares. Tiene 2 mil 638 acreedores, muchos de ellos productores. El mayor acreedor es el estatal Banco Nación, con una deuda de unos 255 millones de dólares por créditos que están bajo investigación judicial.

Fernández sorprendió la semana pasada al anunciar su decisión de intervenir la firma y enviar al Parlamento un proyecto de ley para expropiarla y que sus activos conformen un fondo fiduciario administrado por YPF Agro, la división de negocios agropecuarios de YPF, la mayor productora de hidrocarburos del país.

Y el pasado jueves el gobierno concretó la intervención con el ingreso a la planta localizada en la provincia de Santa Fe (centro-este) del subinterventor designado por el gobierno Luciano Zarich.

El mandatario de centro-izquierda asegura que se trata de rescatar a una compañía con más de 2 mil empleados y 2 mil 600 productores “varados”. Su idea es convertirla en una empresa mixta, con 51% de capital estatal y 49% privado, así como evitar que sea adquirida por alguna compañía extranjera.

Para el analista político Carlos Fara, la decisión de expropiar “dispara todo tipo de sospechas ideológicas y también del punto de vista de la transparencia”.

Gustavo Sutter, de las Confederaciones Rurales Argentinas, opinó que “esto hace perder seguridad en las inversiones” con “la bandera del bien común”.

Hubo protestas contra la expropiación en Santa Fe, la provincia donde está asentada la agroexportadora, y un cacerolazo se oyó fuerte en barrios acomodados de Buenos Aires, convocado bajo la consigna “hoy van por una empresa, mañana por nuestra casa”.


Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

BUENOS AIRES. La decisión del gobierno argentino de expropiar Vicentín, una de las grandes empresas agroexportadoras del país, revive temores entre empresarios e inversionistas, justo cuando el Ejecutivo de Alberto Fernández intenta reestructurar 66 mil millones de deuda con acreedores del exterior.

Cuarto mayor vendedor de cereales y aceites de Argentina, con un volumen anual de negocios de unos 3 mil millones de dólares, la casi centenaria Vicentín está en bancarrota y se declaró en cese de pagos y convocatoria de acreedores.

Su deuda asciende a unos mil 300 millones de dólares. Tiene 2 mil 638 acreedores, muchos de ellos productores. El mayor acreedor es el estatal Banco Nación, con una deuda de unos 255 millones de dólares por créditos que están bajo investigación judicial.

Fernández sorprendió la semana pasada al anunciar su decisión de intervenir la firma y enviar al Parlamento un proyecto de ley para expropiarla y que sus activos conformen un fondo fiduciario administrado por YPF Agro, la división de negocios agropecuarios de YPF, la mayor productora de hidrocarburos del país.

Y el pasado jueves el gobierno concretó la intervención con el ingreso a la planta localizada en la provincia de Santa Fe (centro-este) del subinterventor designado por el gobierno Luciano Zarich.

El mandatario de centro-izquierda asegura que se trata de rescatar a una compañía con más de 2 mil empleados y 2 mil 600 productores “varados”. Su idea es convertirla en una empresa mixta, con 51% de capital estatal y 49% privado, así como evitar que sea adquirida por alguna compañía extranjera.

Para el analista político Carlos Fara, la decisión de expropiar “dispara todo tipo de sospechas ideológicas y también del punto de vista de la transparencia”.

Gustavo Sutter, de las Confederaciones Rurales Argentinas, opinó que “esto hace perder seguridad en las inversiones” con “la bandera del bien común”.

Hubo protestas contra la expropiación en Santa Fe, la provincia donde está asentada la agroexportadora, y un cacerolazo se oyó fuerte en barrios acomodados de Buenos Aires, convocado bajo la consigna “hoy van por una empresa, mañana por nuestra casa”.


Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Policiaca

Motociclista resulta gravemente herido

El accidente ocurrió en la carretera estatal número 13

Finanzas

Apertura a IP para inversión en obras

Contracción del presupuesto federal frena proyectos prioritarios para Aguascalientes

Local

Locales vacíos van para largo

La mayoría no se ocuparán en el corto plazo porque muchos proyectos de negocios están detenidos

Local

Toño Martín realiza gira por municipios

En congruencia con su compromiso de legislar para todos, el senador por Aguascalientes, Toño Martín del Campo se ha dedicado a recorrer nuestro estado para conocer de viva voz las principales necesidades

Local

Aguascalientes será ciudad de luz blanca

Las modificaciones es para que los nuevos sistemas de alumbrado público sean de tecnología led, señala alcaldesa

Local

Gobernador convoca a formar pacto educativo

Este pacto consistirá que el regreso a clases en modalidad mixta de educación media y superior sea en función de indicadores sanitarios estatales

Local

Locales vacíos van para largo

La mayoría no se ocuparán en el corto plazo porque muchos proyectos de negocios están detenidos

Local

Pocos hogares con acceso a internet

Complicada la educación a distancia en numerosas familias de Aguascalientes; pero la mayoría sí tienen televisión

Sociedad

Comida chatarra, responsable de matar a mitad de mexicanos: Gatell

El funcionario indicó que la mitad de la mortandad en México a lo largo de la última década y media se asocia a la mala nutrición