/ martes 12 de febrero de 2019

El Chapo y el juicio del siglo, mejor que una narcoserie

Los propios socios dieron la estocada final a Guzmán Loera

El juicio de Joaquín El Chapo Guzmán fue un fascinante viaje a uno de los mayores y más despiadados carteles de la droga y a la vida cotidiana del capo en la clandestinidad de las sierras de Sinaloa, su estado natal, un drama con un casting impresionante: sus propios protagonistas.

La fiscalía convocó al proceso a 56 testigos, desde exsocios del Chapo a agentes del FBI, la DEA y otras agencias del gobierno, así como a funcionarios de varios países latinoamericanos.

El jurado escuchó conversaciones de El Chapo con sus socios grabadas por soplones a escondidas y otras interceptadas por el gobierno, y leyó decenas de sus mensajes de texto encriptados, así como cartas que le envió a su mano derecha desde la cárcel. También vio ladrillos de cocaína, granadas, lanzagranadas y rifles de asalto incautados o destinados al capo.

Pero, sobre todo, escuchó innumerables relatos de la vida y obra del capo contados por 14 de sus exsocios: secretarios, pilotos, un sicario, un gerente, un contador, sus mayores proveedores de cocaína en Colombia, su mayor traficante en Estados Unidos, su jefe de comunicaciones y hasta una ex amante que se escapó con él desnudo por un túnel.

Estos testigos relataron cómo el capo compraba toneladas de cocaína en Colombia a tres mil dólares el kilo y las transportaba hasta México en submarinos semisumergibles, aviones, barcos pesqueros o contenedores comerciales, a veces con escalas en Ecuador, Guatemala, Belice, República Dominicana y Honduras.

Y cómo la droga llegaba finalmente a Estados Unidos por túneles, escondida en latas de jalapeños en trenes, en camiones de gasolina o en compartimentos secretos en automóviles, y era revendida aquí en hasta por 35.000 dólares el kilo.

Todo gracias a la complicidad de corruptos funcionarios de México que recibieron millones en sobornos, incluidos hasta supuestamente expresidentes.

El juicio de Joaquín El Chapo Guzmán fue un fascinante viaje a uno de los mayores y más despiadados carteles de la droga y a la vida cotidiana del capo en la clandestinidad de las sierras de Sinaloa, su estado natal, un drama con un casting impresionante: sus propios protagonistas.

La fiscalía convocó al proceso a 56 testigos, desde exsocios del Chapo a agentes del FBI, la DEA y otras agencias del gobierno, así como a funcionarios de varios países latinoamericanos.

El jurado escuchó conversaciones de El Chapo con sus socios grabadas por soplones a escondidas y otras interceptadas por el gobierno, y leyó decenas de sus mensajes de texto encriptados, así como cartas que le envió a su mano derecha desde la cárcel. También vio ladrillos de cocaína, granadas, lanzagranadas y rifles de asalto incautados o destinados al capo.

Pero, sobre todo, escuchó innumerables relatos de la vida y obra del capo contados por 14 de sus exsocios: secretarios, pilotos, un sicario, un gerente, un contador, sus mayores proveedores de cocaína en Colombia, su mayor traficante en Estados Unidos, su jefe de comunicaciones y hasta una ex amante que se escapó con él desnudo por un túnel.

Estos testigos relataron cómo el capo compraba toneladas de cocaína en Colombia a tres mil dólares el kilo y las transportaba hasta México en submarinos semisumergibles, aviones, barcos pesqueros o contenedores comerciales, a veces con escalas en Ecuador, Guatemala, Belice, República Dominicana y Honduras.

Y cómo la droga llegaba finalmente a Estados Unidos por túneles, escondida en latas de jalapeños en trenes, en camiones de gasolina o en compartimentos secretos en automóviles, y era revendida aquí en hasta por 35.000 dólares el kilo.

Todo gracias a la complicidad de corruptos funcionarios de México que recibieron millones en sobornos, incluidos hasta supuestamente expresidentes.

Policiaca

Ebrio choca contra fachada de tienda y provoca serios daños

El presunto responsable se metió con todo y camioneta a una tienda de conveniencia ubicada en la avenida Aguascalientes poniente

Local

El gobernador supervisa avances de los proyectos

Martín Orozco Sandoval recorre la rehabilitación del Centro Deportivo Ferrocarrilero, el puente peatonal del Hospital Hidalgo, el paso a desnivel de Mariano Hidalgo y otros trabajos en proceso

Local

Nuevas luminarias al oriente de la capital

Contribuirán de manera importante a la seguridad de peatones y conductores

Finanzas

Habrá en economía ‘nueva normalidad’

Comercios deberán ampliar catálogo de productos e impulsar las ventas en línea: Memac

Local

El gobernador supervisa avances de los proyectos

Martín Orozco Sandoval recorre la rehabilitación del Centro Deportivo Ferrocarrilero, el puente peatonal del Hospital Hidalgo, el paso a desnivel de Mariano Hidalgo y otros trabajos en proceso

Local

Nuevas luminarias al oriente de la capital

Contribuirán de manera importante a la seguridad de peatones y conductores

Local

Paciente de 81 años supera el Covid-19 y el IMSS la da de alta

Por su propio pie, la señora Hilde salió del hospital y subió a la ambulancia que la trasladó a su casa para continuar su recuperación

Política

Debemos evitar una crisis en las pensiones: Antonio Ortega Martínez

Las actuales condiciones de crisis económica han orillado a más de un millón de desempleados, o trabajadores que sufrieron recortes en sus ingresos, a solicitar parte de sus Afores

Local

Crece curva de muertes a horas de reapertura

Covid-19 cobra su víctima número 28 en el estado de Aguascalientes; se reportan además 896 pacientes contagiados