/ martes 8 de septiembre de 2020

Bielorrusia extiende el acoso a opositores

Arrestan a más de 600; la UE exige saber donde está Maria Kolesnikova

MINSK. Las autoridades bielorrusas, alentadas por el apoyo de Moscú, endurecieron el acoso a la oposición con el secuestro de su dirigente más carismática, María Kolésnikova, en paradero desconocido tras ser asaltada por desconocidos en Minsk.

“Las autoridades practican el terror. Esto no se puede llamar de otra manera”, denunció la líder de la oposición bielorrusa en el exilio, Svetlana Tijanóvskaya, que se considera ganadora de las elecciones presidenciales del pasado 9 agosto.

El objeto de las iras del presidente de Bielorrusia, Alexandr Lukashenko, son los miembros del Consejo Coordinador Opositor para el traspaso pacífico del poder, plataforma de diálogo reconocida por Occidente, pero hostigada por Minsk, que la considera anticonstitucional.

Kolésnikova, de 38 años y representante del encarcelado exbanquero Víctor Babariko, que se perfilaba como el principal rival de Lukashenko en las elecciones antes de su detención, fue interceptada en el centro de Minsk por enmascarados que la subieron a un microbús y fue llevada en dirección desconocida. La Policía de Minsk inmediatamente declaró que no había sido detenida por sus agentes.

Kolésnikova es la única de las tres mujeres que se enfrentaron a Lukashenko que permanece en Bielorrusia. Tijanóvskaya está exiliada en Lituania y también Verónika Tsepkalo, que gestionaba la campaña de su esposo, Valeri Tsepkalo, abandonó el país, como su marido.

El Consejo Coordinador también ha perdido la comunicación con dos otros miembros de su dirección -Antón Rodnenkov e Iván Kravtsov-, a los que sitúa en “paradero desconocido”.

El alto representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Josep Borrell, afirmó en un mensaje de su cuenta de Twitter que “detenciones arbitrarias y secuestros por motivos políticos en Bielorrusia (...) son inaceptables”.

De los siete miembros del presídium únicamente el jurista Maxim Znak no ha sido perseguido aún y ayer dijo a la agencia Interfax que no dejará Bielorrusia.

La escritora Svetlana Alexiévich, premio Nobel de literatura, fue llamada a declarar en el caso criminal abierto contra el consejo, pero las autoridades no se han atrevido a adoptar medidas legales contra la mayor crítica de Lukashenko.

Además, una de las principales colaboradoras de Tijanóvskaya en Minsk, Olga Kovalkova, fue trasladada a Polonia contra su voluntad y Pável Latushko, exministro de Cultura y uno de los líderes del Consejo Coordinador, también ha abandonado el país por las presiones ejercidas contra él por el KGB.

La ciudadanía y la oposición mantienen la presión sobre Lukashenko, cuyas fuerzas de seguridad han vuelto a aumentar las detenciones el fin de semana y a recurrir a la violencia contra manifestantes pacíficos que volvieron a salir en masa a las calles de Minsk y otras ciudades para exigir la renuncia del líder autoritario, en el poder desde hace 26 años.

Sólo el domingo fueron detenidas 633 personas en todo el país, cifra que se suma a 30 arrestos del día anterior, según reconoció ayer el Ministerio del Interior.



Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer

MINSK. Las autoridades bielorrusas, alentadas por el apoyo de Moscú, endurecieron el acoso a la oposición con el secuestro de su dirigente más carismática, María Kolésnikova, en paradero desconocido tras ser asaltada por desconocidos en Minsk.

“Las autoridades practican el terror. Esto no se puede llamar de otra manera”, denunció la líder de la oposición bielorrusa en el exilio, Svetlana Tijanóvskaya, que se considera ganadora de las elecciones presidenciales del pasado 9 agosto.

El objeto de las iras del presidente de Bielorrusia, Alexandr Lukashenko, son los miembros del Consejo Coordinador Opositor para el traspaso pacífico del poder, plataforma de diálogo reconocida por Occidente, pero hostigada por Minsk, que la considera anticonstitucional.

Kolésnikova, de 38 años y representante del encarcelado exbanquero Víctor Babariko, que se perfilaba como el principal rival de Lukashenko en las elecciones antes de su detención, fue interceptada en el centro de Minsk por enmascarados que la subieron a un microbús y fue llevada en dirección desconocida. La Policía de Minsk inmediatamente declaró que no había sido detenida por sus agentes.

Kolésnikova es la única de las tres mujeres que se enfrentaron a Lukashenko que permanece en Bielorrusia. Tijanóvskaya está exiliada en Lituania y también Verónika Tsepkalo, que gestionaba la campaña de su esposo, Valeri Tsepkalo, abandonó el país, como su marido.

El Consejo Coordinador también ha perdido la comunicación con dos otros miembros de su dirección -Antón Rodnenkov e Iván Kravtsov-, a los que sitúa en “paradero desconocido”.

El alto representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Josep Borrell, afirmó en un mensaje de su cuenta de Twitter que “detenciones arbitrarias y secuestros por motivos políticos en Bielorrusia (...) son inaceptables”.

De los siete miembros del presídium únicamente el jurista Maxim Znak no ha sido perseguido aún y ayer dijo a la agencia Interfax que no dejará Bielorrusia.

La escritora Svetlana Alexiévich, premio Nobel de literatura, fue llamada a declarar en el caso criminal abierto contra el consejo, pero las autoridades no se han atrevido a adoptar medidas legales contra la mayor crítica de Lukashenko.

Además, una de las principales colaboradoras de Tijanóvskaya en Minsk, Olga Kovalkova, fue trasladada a Polonia contra su voluntad y Pável Latushko, exministro de Cultura y uno de los líderes del Consejo Coordinador, también ha abandonado el país por las presiones ejercidas contra él por el KGB.

La ciudadanía y la oposición mantienen la presión sobre Lukashenko, cuyas fuerzas de seguridad han vuelto a aumentar las detenciones el fin de semana y a recurrir a la violencia contra manifestantes pacíficos que volvieron a salir en masa a las calles de Minsk y otras ciudades para exigir la renuncia del líder autoritario, en el poder desde hace 26 años.

Sólo el domingo fueron detenidas 633 personas en todo el país, cifra que se suma a 30 arrestos del día anterior, según reconoció ayer el Ministerio del Interior.



Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer

Local

Exigen que ‘Evodio’ sea operado en el IMSS

De acuerdo a la esposa del internado, la cita en el IMSS para la operación fue el 29 de junio, sin embargo no se logró por falta de una válvula

Finanzas

Construirán otros ocho Bancos del Bienestar en Aguascalientes

Actualmente la entidad ya cuenta con ocho de estos establecimientos distribuidos en la capital y los municipios de la entidad

Policiaca

Ataque a balazos deja un muerto y un lesionado en Aguascalientes

Una pareja que viajaba en una moto disparó en contra de dos personas que se encontraban en un edificio de Pilar Blanco

Mundo

Tribunal de EU avala suprimir el programa de Trump Quédate en México

La máxima instancia judicial estadounidense no evaluó la política migratoria de Trump, sino la legalidad de la decisión de Biden de acabar con el programa

Política

AMLO llama a no sembrar el caos ante fallas del AICM

El presidente acusó qué hay varios factores que provocan mal servicio, pero de fondo está la molestia de sus opositores por la construcción del AIFA

Política

Sin indicios de que periodista Antonio de la Cruz haya sido amenazado: SSPC

Ricardo Mejía Berdeja, subsecretario de SSPC, informó que no hay información de los presuntos atacantes

Justicia

Hay 11 detenidos relacionados con El Chueco, presunto asesino de los sacerdotes jesuitas

El subsecretario de Seguridad y Protección Ciudadana señaló que tres de los detenidos son familiares de El Chueco

Finanzas

Aguascalientes, segundo lugar en inversión de obras públicas

De acuerdo a un estudio de la agrupación Política Colectiva, 7.5 % del presupuesto estatal fue para destinado a este rubro

Sociedad

Refinería Dos Bocas "descompuso" a Paraíso: ya es primer lugar en delitos

El municipio donde se construye la refinería prometida por López Obrador pasó de una tasa de 55.3 delitos por 100 mil habitantes en 2019 a una de 66.3 en 2021