/ domingo 17 de febrero de 2019

Niñez tras las rejas, los hijos de reclusas

Las fundaciones Reinserta y Patch Adams trabajan para mejorar las condiciones de vida de menores en penales

Entre bailes, risas y canciones es como tratan de aligerar a los niños la carga de estar dentro de la prisión. “Fuerza, tiempo y esperanza” se lee en uno de los murales del patio donde mujeres privadas de su libertad conviven con sus hijos cuando llegan los payasos.

Fuerza es lo que se necesita para enfrentar la realidad de estar en prisión. El tiempo avanza sin piedad cuando llega el momento de separarse de sus hijos y la esperanza, sin duda, se vuelve el mayor reto para abandonar la prisión.

La cárcel de mujeres de Santa Martha Acatitla es uno de los bastiones principales de la Fundación Reinserta para cambiar el entorno de las mujeres que viven con sus hijos en reclusión.

Así se vive ser madre tras las rejas de la cárcel

Son 64 madres las que purgan una condena. Conviven 66 niños de edades que van desde los 45 días de nacidos hasta los seis años. Los menores no saben qué es jugar en la calle; desconocen tener un juguete o comer ciertas cosas que del otro lado de los muros se obtienen fácilmente.

El ambiente es festivo. La entrada al reclusorio se convirtió en una verbena popular. Treinta y cinco payasos de la Fundación Patch Adams irrumpieron para llevar alegría a los niños y a sus madres.

Globos, maquillaje y juego hicieron olvidar por un momento que algunas mujeres encarceladas tendrán que dejar a sus hijos cuando cumplan seis años, pero en lo que llega el momento de la separación, se tiene que disfrutar cada segundo. Invitados por la Fundación Reinserta, El Sol de México comprobó el trabajo de inclusión que realiza en este reclusorio.

Nancy Alondra Polanco Nájera. 15 años en reclusión. Delito: Secuestro. Su hijo vive con ella en la prisión. Dice: “el hecho de que vengan los niños y vean payasos, es algo importante porque nosotras, como internas, no podemos. Eso es un apoyo que Reinserta traiga a los payasos y jugar con ellos y tener dinámicas con ellos es sacarlos de este entorno”.

“Los niños que en reclusión casi no salen, porque la familia se encuentra en otras condiciones o tienen más hermanos, y muchos gastos familiares”.

Polanco Nájera relata que en un año y siete meses su hijo abandonará la prisión porque así lo establece el reglamento de Santa Martha, aunque ahora con las modificaciones a la Ley de Ejecución Penal, el menor tendrá que salir a los tres años.

“Yo tengo una sentencia de 33 años. Mi hijo parte de este lugar cuando cumpla los seis años. En lo emocional, la partida de un menor con la mamá en reclusión es algo muy fuerte y muy difícil (…) lo más impactante para nosotras como mamás es el desapego del bebé cuando se tiene que ir a tomar su libertad y nosotras seguir pagando una sentencia”, describe Nancy.

-Te faltan dos años para esta separación, ¿cómo te estás preparando?

Cuando pasa un mes pues dice uno ¡chin! Es un mes menos conmigo, con quién se va a ir o con qué fundación puedes ir para que el niño, si no tienes familia, se vaya y no quede en el DIF. Es un conflicto emocional para la mamá y el niño que nació en reclusión y es lo más natural convivir aquí, para ellos no es la cárcel, porque aquí nacieron, no lo ven como tal.

CAMBIAR AL SISTEMA PENITENCIARIO

Saskia Niño de Rivera, presidenta de la organización Reinserta, comentó que esta organización “está comprometida con la seguridad del país y la estrategia que tenemos es entrar al sistema penitenciario y cambiarlo. Estamos convencidos de que cambiar este sistema es un eje clave en materia de seguridad nacional”.

En entrevista con Organización Editorial Mexicana (OEM), Niño de Rivera afirmó que uno de los grandes ejes de Reinserta tienen que ver con mejorar las condiciones de vida de los niños que nacen y viven en prisión con sus mamás y eso implica que tengan experiencias de desarrollo como cualquier otro niño.

Detalló que en alianza con la Fundacion Patch Adams se ha llevado a un equipo de payasos de varias nacionalidades para que haya interacción, desarrollo y bienestar a través de la risa y la diversión.

Dijo que no sólo es en el Centro Femenil de Santa Martha, sino que el año pasado lograron sacar a las mujeres con sus hijos del penal de Topo Chico, en Monterrey, Nuevo León y “ahora estamos con el Estado de México trabajando muy duro”.

En prisión más de 7 mil indígenas por homicidio

“Estamos trabajando con ellos en la creación de áreas de maternidad como tal. Estamos trabajando mucho con Sinaloa, Guerrero, ya que son estados prioritarios y urgentes. Además, nos estamos acercando con las autoridades de Oaxaca y Reinserta tiene 15 estados prioritarios”, explicó.

ESPERO SALIR ANTES Y ESTAR CON MIS HIJOS

Su delito fue el de fraude en el mercado de divisas. Rita, como la presentaremos. Expuso que ha sido muy difícil estar 14 años en Santa Martha. “Tuve dos hijos, tengo una niña de siete y un niño de dos años. La niña de siete salió el año pasado porque sólo pueden estar hasta los seis años y este ha sido un proceso muy difícil para mí y para ella”.

“Mi hija está en una fundación, pero mi mamá es una persona que esta grande, es de la tercera edad y tiene diabetes y se ha caído dos veces y no podría mandar a mi hija con ella. Preferí que se fuera a la fundación para bienestar de las dos”, expresó.

Entre bailes, risas y canciones es como tratan de aligerar a los niños la carga de estar dentro de la prisión. “Fuerza, tiempo y esperanza” se lee en uno de los murales del patio donde mujeres privadas de su libertad conviven con sus hijos cuando llegan los payasos.

Fuerza es lo que se necesita para enfrentar la realidad de estar en prisión. El tiempo avanza sin piedad cuando llega el momento de separarse de sus hijos y la esperanza, sin duda, se vuelve el mayor reto para abandonar la prisión.

La cárcel de mujeres de Santa Martha Acatitla es uno de los bastiones principales de la Fundación Reinserta para cambiar el entorno de las mujeres que viven con sus hijos en reclusión.

Así se vive ser madre tras las rejas de la cárcel

Son 64 madres las que purgan una condena. Conviven 66 niños de edades que van desde los 45 días de nacidos hasta los seis años. Los menores no saben qué es jugar en la calle; desconocen tener un juguete o comer ciertas cosas que del otro lado de los muros se obtienen fácilmente.

El ambiente es festivo. La entrada al reclusorio se convirtió en una verbena popular. Treinta y cinco payasos de la Fundación Patch Adams irrumpieron para llevar alegría a los niños y a sus madres.

Globos, maquillaje y juego hicieron olvidar por un momento que algunas mujeres encarceladas tendrán que dejar a sus hijos cuando cumplan seis años, pero en lo que llega el momento de la separación, se tiene que disfrutar cada segundo. Invitados por la Fundación Reinserta, El Sol de México comprobó el trabajo de inclusión que realiza en este reclusorio.

Nancy Alondra Polanco Nájera. 15 años en reclusión. Delito: Secuestro. Su hijo vive con ella en la prisión. Dice: “el hecho de que vengan los niños y vean payasos, es algo importante porque nosotras, como internas, no podemos. Eso es un apoyo que Reinserta traiga a los payasos y jugar con ellos y tener dinámicas con ellos es sacarlos de este entorno”.

“Los niños que en reclusión casi no salen, porque la familia se encuentra en otras condiciones o tienen más hermanos, y muchos gastos familiares”.

Polanco Nájera relata que en un año y siete meses su hijo abandonará la prisión porque así lo establece el reglamento de Santa Martha, aunque ahora con las modificaciones a la Ley de Ejecución Penal, el menor tendrá que salir a los tres años.

“Yo tengo una sentencia de 33 años. Mi hijo parte de este lugar cuando cumpla los seis años. En lo emocional, la partida de un menor con la mamá en reclusión es algo muy fuerte y muy difícil (…) lo más impactante para nosotras como mamás es el desapego del bebé cuando se tiene que ir a tomar su libertad y nosotras seguir pagando una sentencia”, describe Nancy.

-Te faltan dos años para esta separación, ¿cómo te estás preparando?

Cuando pasa un mes pues dice uno ¡chin! Es un mes menos conmigo, con quién se va a ir o con qué fundación puedes ir para que el niño, si no tienes familia, se vaya y no quede en el DIF. Es un conflicto emocional para la mamá y el niño que nació en reclusión y es lo más natural convivir aquí, para ellos no es la cárcel, porque aquí nacieron, no lo ven como tal.

CAMBIAR AL SISTEMA PENITENCIARIO

Saskia Niño de Rivera, presidenta de la organización Reinserta, comentó que esta organización “está comprometida con la seguridad del país y la estrategia que tenemos es entrar al sistema penitenciario y cambiarlo. Estamos convencidos de que cambiar este sistema es un eje clave en materia de seguridad nacional”.

En entrevista con Organización Editorial Mexicana (OEM), Niño de Rivera afirmó que uno de los grandes ejes de Reinserta tienen que ver con mejorar las condiciones de vida de los niños que nacen y viven en prisión con sus mamás y eso implica que tengan experiencias de desarrollo como cualquier otro niño.

Detalló que en alianza con la Fundacion Patch Adams se ha llevado a un equipo de payasos de varias nacionalidades para que haya interacción, desarrollo y bienestar a través de la risa y la diversión.

Dijo que no sólo es en el Centro Femenil de Santa Martha, sino que el año pasado lograron sacar a las mujeres con sus hijos del penal de Topo Chico, en Monterrey, Nuevo León y “ahora estamos con el Estado de México trabajando muy duro”.

En prisión más de 7 mil indígenas por homicidio

“Estamos trabajando con ellos en la creación de áreas de maternidad como tal. Estamos trabajando mucho con Sinaloa, Guerrero, ya que son estados prioritarios y urgentes. Además, nos estamos acercando con las autoridades de Oaxaca y Reinserta tiene 15 estados prioritarios”, explicó.

ESPERO SALIR ANTES Y ESTAR CON MIS HIJOS

Su delito fue el de fraude en el mercado de divisas. Rita, como la presentaremos. Expuso que ha sido muy difícil estar 14 años en Santa Martha. “Tuve dos hijos, tengo una niña de siete y un niño de dos años. La niña de siete salió el año pasado porque sólo pueden estar hasta los seis años y este ha sido un proceso muy difícil para mí y para ella”.

“Mi hija está en una fundación, pero mi mamá es una persona que esta grande, es de la tercera edad y tiene diabetes y se ha caído dos veces y no podría mandar a mi hija con ella. Preferí que se fuera a la fundación para bienestar de las dos”, expresó.

Policiaca

Casi mueren en cisterna

Dos trabajadores le daban mantenimiento a un depósito de agua en un domicilio y quedaron inconscientes por efectos de un solvente

Local

Justifica Morán el operativo violento

Advierte que la actual administración no dará muestras de debilidad

Local

Manifestación transportista; reprochan favoritismos

Señalan anomalías en créditos para la compra de unidades y en permisos temporales

Policiaca

Hallan casi 10 kilos de crystal

El aseguramiento se efectuó en la puesto militar de seguridad ubicado sobre la carretera federal 45 sur, a la altura de la comunidad San Antonio de Peñuelas

Local

MOS pone en marcha proyecto de movilidad

Incluye cinco ejes torales: modernización del transporte público urbano, corredor Tres Centurias, red ciclista, flujo continuo del Segundo Anillo y libramiento carretero poniente

Local

Disminuye población lectora en este país

De cada 100 personas consideradas como lectoras, al menos 42 leyeron al meos un libro

Local

Inicia nuevo proyecto de movilidad integral

Concesionarios y operadores de ATUSA bloquean el primer cuadro en señal de protesta; diversos sectores apoyan la iniciativa gubernamental y piden no dar marcha atrás

Sociedad

Gobierno aplaza respuesta a demandas de la CNTE

El secretario general de la Sección 9 de la CNTE, Enrique Enriquez, afirmó que están satisfechos con el primer diálogo con López Obrador

Automotriz

Él era Niki Lauda, la leyenda de la Fórmula 1

Nikolaus Andreas Lauda, empresario, tres veces campeón de F-1 y subcampeón en 1976, murió a los 70 años