imagotipo

Las Fuerzas Armadas, leales a toda prueba: Enrique Peña Nieto

 

“… Y es muy justo, muy merecido, muy necesario cuidar la salud de los hombres y mujeres que integran nuestras Fuerzas Armadas. Salud plena de soldados, marineros, aviadores. Salud para sus familias. Prole que es su sostén e impulso. Salud económica. Créditos tan amplios como sea posible. Que crezca su número. Salud intelectual. Becas para que sus descendientes se formen y perfeccionen. Salud. Al protegerla correspondemos a la intensa entrega, al constante sacrificio que las Fuerzas Armadas hacen por todos los mexicanos. Tal es…”

Así decía ayer en un antiguo hospital -recientemente remodelado, modernizado- el presidente de México, Enrique Peña Nieto. Aguantaba un calor de pronóstico. Empero conservaba un magnífico humor. Sentimiento que le permitió devolver con notable agilidad mental la afirmación del gobernador Jaime Heliodoro Rodríguez Calderón, quien sibilinamente lanzó: “…Cada vez que el Presidente viene nos trae cosas buenas”.

Y el Presidente replicó: “Cada vez que vengo me llevo nuevos encargos… Cargo con nuevas tareas. Los mexicanos de Monterrey solicitan, plantean. Y el Gobierno federal debe colaborar; respaldar. Yo procuro…” Llegó aquí para inaugurar el Hospital Militar Regional de Especialidades de Monterrey. Irradiará servicios a estados vecinos. San Luis Potosí. Tamaulipas. Y puntos intermedios. Centro Médico muy bien dotado. Modernamente equipado. Para no tener que viajar ya al distante México. O a Guadalajara. Y conste que San Luis Potosí y la capital de Jalisco cuentan con excelentes hospitales. Y muy bien reputadas escuelas de medicina. En San Luis, su universidad desde los tiempos del rector Leyva. Amigazo de don Carlos Jonguitud. Eficaz catedrático Leyva. Sus muy íntimos le apodaban “Chango” Leyva.

Inevitable recordar al formidable nefrólogo Luis Eugenio Todd. Modernizó esa práctica en esta tierra. Estudioso que alcanzó elevados grados en el extranjero, trabajó duro y tupido por los de Nuevo León.

Por el prójimo. Y lo hizo tan bien que en los críticos días en que Luis Echeverría y don Víctor Bravo Ahúja luchaban por la calidad de la educación en México, los acaudalados -”los conspitadores de Chipinque”, tal los mentó el entonces Presidente de México- se oponían tenazmente.

Luis E. Todd fue -¡dos periodos!- rector de la Universidad. Guió a su equipo de futbol soccer al campeonato. Atrajo atención nacional. Alcanzó la diputación federal. Fue subsecretario de Educación con don Manuel Bartlett Díaz. Aspiró a la gubernatura. No se le hizo. Sócrates Rizzo -amigazo y protegido del doctor Carlos Salinas de Gortari- la ganó… ¡Y la perdió! Y en qué forma. Sócrates Rizzo -cuya madre, doña Jovita- acudió en las dos visitas del papa Juan Pablo II al Puente San Luisito donde en 1979 le construyeron un palio al sucesor de Pedro en la colina Vaticana. Legiones -un hormiguero humano- se arrastraron con su fe por todo el cauce del Río Santa Catarina. Antonio Andrade -reporterazo- y otros más bajo el talento de Manuel Mejido hicieron la gran cobertura de la primera visita de aquel Pontífice Romano a México.

Sí. Sócrates Rizzo. Diputado en la LIII. Como Luis Donaldo Colosio Murrieta. Gobernador que hizo circular la teoría – a su ver muy moderna- de que el Gobierno era una suerte de ventanilla. Algo parecido a un gerente. Que debía atender al solicitante. Vale decir al pueblo. “Eso se practica en Japón. Es una moderna manera de ver el ejercicio gubernamental.

Se precipitó el final de Sócrates Rizzo por su debilidad. En veces era gerente. En otras el solicitante. De todas maneras a sus manos llegaba el dinero . Y en veces -según se dijo- se quedó en su poder.

Rodean al presidente de la República, Enrique Peña Nieto, hombres de bien. De carácter. Templados. El secretario de la Defensa Nacional, general Salvador Cienfuegos Zepeda. Se preocupa por la salud de todos. Hasta de la de algún reportero. Indaga dolencias. Pero exhibe el peso de su presencia cuando exige a un puñado de soldados que saluden con brío, con fuerza, ¡Con ganas! al Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas. Al Presidente de México. Y a sus órdenes mi general: “¡Buenas tardes, señor Presidente!, produjo aquel puñado de soldados con tan sonora voz que estremeció la fronda y golpeó los tímpanos.

“Buenas tardes, señor
Presidente!

Y el señor general Salvador Cienfuegos Zepeda hizo un gesto de: “¿No que no gritaban fuerte? ¿Verdad que sí se puede? Pa que se lo sepan, señores…
“ADMIRÉ AL ESCRITOR LUIS SPOTA. ME SEDUJO SU FORMA DE ESCRIBIR. COLECCIONO SUS NOVELAS. “CASI EL PARAÍSO”. Y TODAS LAS DEL PODER: GENERAL DAVID CÓRDOBA.

Escena que arrancó la amable sonrisa del presidente Enrique Peña Nieto quien no pierde ocasión ni lugar para poner delante de toda la ciudadanía las virtudes que dan lustre -desde hace mucho tiempo- a la sacrificada labor de las Fuerzas Armadas de México. Junto al Presidente y el general Cienfuegos Zepeda, el almirante Soberón Sanz resplandecía en su impecable uniforme blanco y en su bien intencionada sonrisa.

A esa hora el doctor José Narro Robles charlaba con el general David Córdoba Campos. “Veo -decía el doctor Narro Robles- que estas instalaciones permiten que, si los militares deben cumplir misiones nocturnas, sus hijos pueden permanecer aquí. Con plena seguridad y abrigo. ¡Hummm!
Magnífico…

Y el señor general de Brigada, Córdoba Campos, anima la conversación. “Tengo a orgullo pertenecer a la última generación de cadetes que se formó en el Colegio Militar de Popotla. Es que nos alojó en Calzada México-Tacuba, Carrillo Puerto y Ferrocarril de Cuernavaca. ¡Colegio Militar! Frente a la Secundaría 15. La Albert Einstein. Tan cerca del Plan Sexenal.

El calorón que hace aura no diluye memorias. Ahí está el general de Brigada, David Córdoba. Todavía reveló más: “Me encantan las novelas de Luis Spota. Las colecciono ¿eh?

Y el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, inaugura salas, equipos, quirófanos, salas de exploración. Transforma al antiguo centro de salud. Lo amplía. Lo pone al día. A nuevos saberes. A novísimos laboratorios.

“E importa -determina- la buena salud financiera. Dotamos de más recursos a Banjercito. Y sucursales. Vuela varias veces en helicóptero. Con sus colaboradores. Ahoga el calor a la maestra Arely Gómez. Pero no pierde el buen humor. La sonrisa cálida. El interés por el prójimo. Secretaria de la Función Pública.

Estudiosa, amable, atenta. Elogia el presidente Enrique Peña Nieto la exposición que las Fuerzas Armadas de México compusieron en el Parque Fundidora. En lo que constituyó orgullo de otras generaciones de nuevoleoneses. O regiomontanos. O codomontanos como los rebautizó Arturo Manrique. El genial Panzón Panseco. Aquel que en pareja con Ramiro Gamboa se lanzaron a una carrera de automóviles México-Acapulco… ¡Y la ganaron! De chiste. De guasa. De pura broma.

“Pues esa exposición -explica el presidente Peña Nieto- ya recibió la visita de un millón de personas. Y me grabé su lema. Este: “Cuando unimos fuerzas… Nada nos detiene. Nuestra pasión es servir a México. Nuestra satisfacción: El deber cumplido…

Y el Presidente convoca al aplauso.

La sentencia anterior hace recordar algún fragmento de “El Ingenioso Hidalgo, Don Quijote de la Mancha”.
“GUSTAVO DÍAZ ORDAZ Y YO INTERCAMBIABAMOS FRASES FUERTES, MUY FUERTES. ÉRAMOS MUY LLEVADOS… HASTA QUE ÉL DECÍA: “YA ME VOY A PONER LA BANDA PRESIDENCIAL, ALFONSO”.: ALFONSO MARTÍNEZ DOMÍNGUEZ

Y más tarde el Presidente convoca, se une, se funde, se “junta” con los niños. Chiquitines que danzan, giran, brincan a su alrededor. Juguetean. Muestran habilidades. Quieren una foto. ¿Nada más una? ¡Cientos! ¡Miles!

Y los pequeñuelos escapan de las manos de sus padres. Burlan su vigilancia. Se quedan boquiabiertos, juguetones, espontáneos junto al presidente de México, Enrique Peña Nieto.

En Monterrey. La tierra que transformó el formidable gobernador Alfonso Martínez Domínguez. Ese político que llevó adelante la histórica XLVII Legislatura. Vicente Lombardo Toledano, del Partido Popular. Adolfo Christielb Ibarrola, de Acción Nacional. Politicazo.

“A mí me hizo político, político de verdad Gustavo Díaz Ordaz, contó un día a este reportero. “Y con el presidente Díaz Ordaz me llevé muy fuerte. Lo que se dice muy fuerte. Hasta que él me decía: “Ya me voy a poner la Banda Presidencial, Alfonso”. “Como usted diga, señor Presidente”, le respondía yo.

Lejos de la ciudad. Muy distantes de la Macroplaza -que creó don Alfonso- ahí estuvo ayer el presidente de México Enrique Peña Nieto. Con miles de militares. Con sus mujeres. Con sus hijos.

La política social es máxima prioridad para este gobierno

La política social es máxima prioridad para este gobierno

MOS HACE UN BALANCE DE SUS PRIMEROS 10 MESES DE GESTIÓN

El Sol del Centro

local

Apoyo papal a damnificados se repartirá a través de las diócesis

Apoyo papal a damnificados se repartirá a través de las diócesis

La fortaleza de su pueblo levantará a México

Alcaldesa recibe a rescatistas que auxiliaron en la Ciudad de México

Alcaldesa recibe a rescatistas que auxiliaron en la Ciudad de México

Destacaron por su heroísmo y gran labor humanitaria

Necesario poner orden en las áreas de urgencias médicas

Necesario poner orden en las áreas de urgencias médicas

Mucha negligencia en la atención a pacientes en hospitales

El fin de semana aumentaron los accidentes viales en un 60%

El fin de semana aumentaron los accidentes viales en un 60%

Debido a las lluvias y a la falta de precaución de los automovilistas

Acciones de la Liga Formativa de Boxeo Municipal

Acciones de la Liga Formativa de Boxeo Municipal

Se llevó a cabo el inicio de la Liga Formativa de Boxeo Municipal

destacados

Frente frío 3 y zona de inestabilidad propiciarán lluvias en el país

Frente frío 3 y zona de inestabilidad propiciarán lluvias en el país

En el Pacífico Norte se registrará cielo nublado

Sin sentencia los 120 procesados por desaparición de 43 normalistas

Este martes se cumplen tres años de la desaparición de los jóvenes

Familiares de víctimas en Álvaro Obregón niegan sepultar sus esperanzas entre los escombros

Familiares de víctimas en Álvaro Obregón niegan sepultar sus esperanzas entre los escombros

Dos familias de dos jóvenes aún sin recuperar sus cuerpos se mantienen a la espera de vivir un milagro

Ofrece CDMX 3 mil pesos a damnificados para rentar

Ofrece CDMX 3 mil pesos a damnificados para rentar

La condición para recibir esta ayuda gubernamental es haber perdido total o parcialmente el inmueble donde vivía el solicitante

[Video] “Amigos en la adversidad, cuates de verdad”, así se despidieron los brigadistas japoneses

[Video] “Amigos en la adversidad, cuates de verdad”, así se despidieron los brigadistas japoneses

Los brigadistas japoneses trabajaron en el derrumbe de Tlalpan