imagotipo

Vehículos pesados son una amenaza para la seguridad

  • El Sol del Centro
  • en Local

Mario Mora Legaspi

AGUASCALIENTES, Ags., (OEM-Informex).-El libre desplazamiento de vehículos pesados por calles y avenidas de Aguascalientes, sobre todo por los circuitos periféricos como es el caso de avenida Aguascalientes o Tercer Anillo, representan un serio peligro para la seguridad de la población en general.

Aparte de causar daños al pavimento, se ven involucrados en accidentes de tráfico, varios de los cuales resultan fatídicos con pérdida de vidas humanas, personas lesionadas y daños materiales cuantiosos, además de pérdidas en materia de productividad, señaló el ingeniero Benito Tapia Romo.

La circulación de tráilers y camiones pesados constituyen una serie amenaza a la seguridad de los aguascalentenses, toda vez que prácticamente lo hacen a cualquier hora del día, incluso en avenidas de mucho tráfico y por las cuales no tienen permitido hacerlo.

Aunque la norma vial prohíbe circular por determinadas rúas, las unidades pesadas lo hacen sin problema alguno, por lo que además de entorpecer la vialidad, son un riesgo para la seguridad de las personas que en ese momento también utilizan esas vías sean en calidad de automovilistas, peatones, ciclistas, motociclistas o de pasajeros.

Cada vez se hace más notoria la necesidad de contar con un libramiento carretero, puesto que el Tercer Anillo de Circunvalación, escenario de constantes accidentes mortales, se encuentra rodeado de numerosas unidades habitacionales y conjuntos comerciales, por lo que el riesgo es todavía mucho mayor.

Los casos de accidentes protagonizados por vehículos pesados o unidades de carga han dejado una estela de luto y de dolor en muchas familias, dado que han cobrado la vida de conductores inocentes que tuvieron la mala fortuna de estar en ese sitio, así como de personas que viajaban en calidad de pasajeros.

Tapia Romo apuntó que es necesario restringir de una vez por todas el libre tránsito de unidades pesadas por ciertos sectores de la ciudad y permitir que lo hagan pero durante las últimas horas de la noche o en la madrugada cuando es menor el tráfico vehicular.

El reciente accidente registrado es un nuevo llamado de atención a las autoridades, además de que no es la primera vez que sucede un percance de este tipo. Se dijo que fue una falla mecánica, pero también hay que observar el estado en que se encontraba el operador de la unidad de transporte pesado, pues muchas de las veces andan en malas condiciones físicas o bajo el influjo de las bebidas embriagantes o de alguna sustancia tóxica.

Incluso en el interior de colonias, fraccionamientos y unidades habitacionales es posible observar vehículos pesados que entran y salen, por lo que el peligro es latente para sus habitantes.

Es tiempo propicio para que las autoridades tomen cartas en el asunto y pongan un hasta aquí al libre tránsito de unidades pesadas, porque de lo contrario se registrarán más accidentes mortales que luego todos lamentamos.