imagotipo

La Iglesia se siente discriminada por el propio gobierno: Obispo

  • El Sol del Centro
  • en Local

Laura Elena Rivera Manzanares

AGUASCALIENTES, Ags., (OEM-Informex).-La persecución en contra de la Iglesia católica no terminó con el reconocimiento de los derechos como ciudadanos a quienes son parte de esta comunidad, y es notorio en hechos tan sencillos como la adquisición de predios para construir templos.

El obispo de la Diócesis de Aguascalientes, José María de la Torre Martín, comentó que hasta para recibir en donación terrenos para construir templos se requiere de la autorización de la Secretaría de Gobernación, menos se brinda la facilidad para adquirir mediante la compra bienes inmuebles.

Refirió que hay particulares con posibilidades económicas o bien con terrenos que desean donar a la Iglesia para la construcción de espacios para que la gente acuda a ser parte de las ceremonias y construir capillas, sin embargo los trámites de autorización ante la Secretaría de Gobernación se complican y retrasan.

Lamentó que al paso de los años y del restablecimiento de los derechos de quienes son ministros de la Iglesia persiste a través de distintas formas, y si bien se les ha reconocido como ciudadanos los derechos no son iguales.

En este tenor expresó: “díganme entonces, ¿somos ciudadanos de primera?, para luego referir que los sacerdotes no pueden adquirir una casa de Infonavit, ni ser sujetos de créditos bancarios.

Destacó además que los bienes inmuebles más valiosos no son de la Diócesis sino del gobierno, pues si bien hay terrenos que han sido donados por la autoridad e inclusive por particulares, pero siguen pendientes los trámites para ser incorporados a los bienes diocesanos.

Ejemplo de esto en Aguascalientes son algunos inmuebles donde están construidos nuevos templos del año dos mil a la fecha, como el que se ubica en la colonia Cumbres, “pero sucede que estamos en trámite, la gente va a misa y ya se consagró el templo, pero seguimos en trámite, esperando que en gobernación indiquen si ya se puede incorporar como propiedad nacional o bienes diocesanos”.

De la Torre Martín cuestionó si acaso los partidos políticos necesitan de algún permiso de la Secretaría de Gobernación para adquirir un edificio o un terreno donde pretendan construir sus oficinas, “¿por qué nosotros sí?”, y sostuvo que esto es una injusticia hacia la Iglesia católica y su feligresía.

Hizo referencia a que en el pasado los gobiernos “se carranceaban los bienes, es un término popular para decir que se quedaron con bienes de la Iglesia y de particulares”, -entonces intervino el vocero de la Diócesis, Carlos Alberto Alvarado Quezada, para referir que en esta entidad ocurrió con los espacios que ocupó el Seminario, como fueron el Museo de Aguascalientes, Casa de la Cultura, Los Arquitos, “habrá que ver de quien son ahora esas fincas y aquí no hubo indemnización”.