/ lunes 13 de agosto de 2018

Se enfila Trump a su Afganistán económico

Analistas consideran que sería un remake del error estratégico cometido

PARÍS, Francia.- ¿La guerra comercial con China puede convertirse en el Afganistán económico de Donald Trump?

La pregunta, formulada por Adam Posen, director del Peterson Institute, es provocativa en apariencia, pero en realidad plantea una hipótesis muy verosímil: el presidente norteamericano corre el riesgo de sumergirse en una guerra comercial “costosa, incierta y sin resultado”. En la práctica, sería un remake económico del error cometido por George W. Bush con sus intervenciones militares en Afganistán e Irak.

La interrogante es más pertinente porque Trump estimó hace unos meses que “las guerras comerciales (son) fáciles de ganar”. Pero la experiencia histórica muestra que desatan demonios que luego resultan imposibles de controlar.

El martes de la semana pasada EU anunció que, a partir del 23 de agosto, aplicará un aumento de aranceles de 25% sobre una nueva lista de productos de China por 16 mil millones de dólares. La medida marcó una escalada respecto a la ofensiva lanzada el 6 de julio por 34 mil millones. En total, el abanico de sanciones abarca 279 productos por valor de 50 mil millones de dólares.

Menos de 24 horas después, Pekín replicó con una batería de derechos aduaneros a productos estadounidenses -automóviles, petróleo crudo, gas natural y carbón- por 16 mil mdd. Esas represalias, equivalentes a las nuevas medidas de Washington, también entrarán en vigor el 23 de agosto.

Con esa actitud, el gobierno del presidente Xi Jinping demostró que no pestañea frente a Trump y que además está dispuesto, llegado el caso, a responder ojo por ojo y diente por diente.

"Con cada fase sucesiva de aranceles, Trump obliga a China a replicar de la misma manera", explica James Zimmerman, miembro de la firma de abogados internacionales Perkins Coie con sede en Pekín.

Los expertos coinciden en que, al persistir en una dinámica de sanciones, Trump deja poco margen a China para que pueda salvar la cara y acepte privilegiar el diálogo en lugar de la confrontación. Al subir permanentemente la apuesta le está pidiendo a Pekín una rendición incondicional. Es inaceptable para un país asiático -muy celosos de su honorabilidad- que, además, es una potencia planetaria. Es difícil pensar que Xi Jinping negociará bajo presión.

Trump se lanzó en esta aventura insensata por considerar que el déficit comercial con China estaba “fuera de control” y que los esfuerzos desplegados por los presidentes Georges W. Bush y Barack Obama habían fracasado.

El ocupante de la Casa Blanca olvidó que, como ocurre en todo conflicto, si el golpe no es demoledor, fortalece al adversario. “El impacto de las tasas anunciadas por EU será apenas perceptible por la economía china, pues los daños apenas pueden llegar a 0.1% PIB”, según el cálculo de Mark Williams, del gabinete de análisis Capital Economics.

La experiencia acumulada en más de medio de siglo -gracias a los conflictos de Vietnam, Afganistán e Irak- le enseñó a Estados Unidos los riesgos los riesgos que implica toda escalada. El mismo principio aplica en el caso de una guerra comercial.


PARÍS, Francia.- ¿La guerra comercial con China puede convertirse en el Afganistán económico de Donald Trump?

La pregunta, formulada por Adam Posen, director del Peterson Institute, es provocativa en apariencia, pero en realidad plantea una hipótesis muy verosímil: el presidente norteamericano corre el riesgo de sumergirse en una guerra comercial “costosa, incierta y sin resultado”. En la práctica, sería un remake económico del error cometido por George W. Bush con sus intervenciones militares en Afganistán e Irak.

La interrogante es más pertinente porque Trump estimó hace unos meses que “las guerras comerciales (son) fáciles de ganar”. Pero la experiencia histórica muestra que desatan demonios que luego resultan imposibles de controlar.

El martes de la semana pasada EU anunció que, a partir del 23 de agosto, aplicará un aumento de aranceles de 25% sobre una nueva lista de productos de China por 16 mil millones de dólares. La medida marcó una escalada respecto a la ofensiva lanzada el 6 de julio por 34 mil millones. En total, el abanico de sanciones abarca 279 productos por valor de 50 mil millones de dólares.

Menos de 24 horas después, Pekín replicó con una batería de derechos aduaneros a productos estadounidenses -automóviles, petróleo crudo, gas natural y carbón- por 16 mil mdd. Esas represalias, equivalentes a las nuevas medidas de Washington, también entrarán en vigor el 23 de agosto.

Con esa actitud, el gobierno del presidente Xi Jinping demostró que no pestañea frente a Trump y que además está dispuesto, llegado el caso, a responder ojo por ojo y diente por diente.

"Con cada fase sucesiva de aranceles, Trump obliga a China a replicar de la misma manera", explica James Zimmerman, miembro de la firma de abogados internacionales Perkins Coie con sede en Pekín.

Los expertos coinciden en que, al persistir en una dinámica de sanciones, Trump deja poco margen a China para que pueda salvar la cara y acepte privilegiar el diálogo en lugar de la confrontación. Al subir permanentemente la apuesta le está pidiendo a Pekín una rendición incondicional. Es inaceptable para un país asiático -muy celosos de su honorabilidad- que, además, es una potencia planetaria. Es difícil pensar que Xi Jinping negociará bajo presión.

Trump se lanzó en esta aventura insensata por considerar que el déficit comercial con China estaba “fuera de control” y que los esfuerzos desplegados por los presidentes Georges W. Bush y Barack Obama habían fracasado.

El ocupante de la Casa Blanca olvidó que, como ocurre en todo conflicto, si el golpe no es demoledor, fortalece al adversario. “El impacto de las tasas anunciadas por EU será apenas perceptible por la economía china, pues los daños apenas pueden llegar a 0.1% PIB”, según el cálculo de Mark Williams, del gabinete de análisis Capital Economics.

La experiencia acumulada en más de medio de siglo -gracias a los conflictos de Vietnam, Afganistán e Irak- le enseñó a Estados Unidos los riesgos los riesgos que implica toda escalada. El mismo principio aplica en el caso de una guerra comercial.


Policiaca

Chofer se impacta con un muro de contención

Aparentemente el accidente se debió a un mal calcula de dimensiones de la pesada unidad

Cultura

Museo Espacio despide el mes con charlas y talleres

En la última semana de septiembre, habrá recorridos virtuales y cápsulas informativas

Justicia

Rechaza Suprema Corte de Justicia de la Nación derogar Osfags

Se considera notoriamente improcedente controversia constitucional interpuesta por el gobernador del estado

Turismo

Senado avala reforma que prohíbe "playas privadas"

Son más de 11 mil 122 kilómetros de litoral distribuidos en 17 estados costeros en los que se pondrá en marcha la reforma

Mundo

Biden revela sus impuestos previo a primer debate con Trump

Biden pagó 300 mil dólares en impuestos federales, una cifra que contrasta con los 750 que pagó el presidente

Toros

Ya se ve una luz en el ambiente taurino

La constante actividad en el campo, en cortijos y plazas de toros, además de los elencos que ya incluyen extranjeros, hace albergar buenas esperanzas

Toros

Inauguran otro rincón taurino en la ciudad de Puebla

Es la “Casona Yuste”, que fue puesta en marcha por el matador de toros tlaxcalteca Angelino de Arriaga en compañía del joven Gerardo Yuste

Cultura

Museo Espacio despide el mes con charlas y talleres

En la última semana de septiembre, habrá recorridos virtuales y cápsulas informativas

Turismo

Tendencias que transformarán la industria turística

Viajar ya no será igual y un experto explica por qué a seis meses del inicio de la pandemia