/ martes 10 de abril de 2018

Beam, el robot que teletransporta a niños enfermos en Francia

"Podríamos pensar que los robots deshumanizan pero con este es todo lo contrario", afirma Sandrine Chaix, especialista de la discapacidad

Alyssia lleva desde diciembre en una habitación estéril pero, gracias a un robot que le permite mantener un vínculo con el mundo exterior, se siente "un poco" como en casa.

El robot Beam no tiene la apariencia de un aparato futurista, está compuesto simplemente de una base rodante, dos barras de metal que forman su torso y una cabeza en forma de pantalla. Pero su ventaja es su libertad de movimiento.

Alyssia lo maneja a distancia y va a donde quiere a través de él. Puede "cenar" con su familia, estar con su hermana en su habitación o en el salón durante reuniones familiares. Todo eso desde el hospital.

La madre de Alyssia, Annick Plaza, se entusiasma: "No me gusta dejarla sola en el hospital, así que poder verla, incluso a través de este robot, me ayuda muchísimo", cuenta.

Fue esta necesidad la que convenció a la Asociación filantrópica de padres de niños con leucemia (Appel) y al Instituto de Hematología y Oncología Pediátrica de Lyon (IHOPe), en Francia, sobre las virtudes de Beam. Desde hace un año y medio prueban seis de estos robots.

En el centro este de Francia, la región Auvergne-Rhône-Alpes los utiliza en cambio desde hace cuatro años para ayudar a que niños que no pueden ir físicamente a la escuela pueden estar presentes en las aulas a través de estos robots.

Es el caso de Lydie, una adolescente que sufre de asma agudo. Frente a sus repetidas ausencias, el equipo pedagógico de su instituto le propuso una alternativa hecha a su medida. Las mañanas está físicamente presente en el aula y en la tarde asiste a clase, desde su hogar, a través de Beam.

Lo que le permite reducir significativamente sus crisis de asma y mantener buenos resultados escolares. "Era justamente lo que buscábamos, que no decaiga", señala su profesora de historia, Jocelyne Floquet.

60 robots

A distancia, Lydie circula libremente en los pasillos de su colegio. Una cámara le permite ver los eventuales obstáculos en el suelo, otra hablar con sus compañeros.

Foto AFP

El robot Beam es "fácil de usar, no se necesita ser un genio en informática", explica la joven. El único punto negativo es que "amplifica todos los sonidos, escucho demasiado bien todo lo que la gente dice, incluso al fondo de la clase".

Al principio, hubo algunos problemas de conexión wifi. Pero ahora que el robot funciona con la 4G, Jean-Noël Roget, el director del establecimiento está totalmente convencido con el autómata.

"Gracias a él, se mantienen en contacto con sus compañeros y no se quedan solos en casa. Es lo más importante, porque si el estudiante se siente de buen ánimo, irá mejor", estima Roget.

"Podríamos pensar que los robots deshumanizan pero con este es todo lo contrario: atrae la atención sobre jóvenes a veces aislados", agrega Sandrine Chaix, especialista de la discapacidad.

El experimento ha sido tan exitoso que la región decidió financiar la construcción de 60 robots, valorados en 6.000 euros la unidad.

En los colegios de la región se contempla incluso utilizarlos en casos de agorafobia o fobias escolares.

Alyssia lleva desde diciembre en una habitación estéril pero, gracias a un robot que le permite mantener un vínculo con el mundo exterior, se siente "un poco" como en casa.

El robot Beam no tiene la apariencia de un aparato futurista, está compuesto simplemente de una base rodante, dos barras de metal que forman su torso y una cabeza en forma de pantalla. Pero su ventaja es su libertad de movimiento.

Alyssia lo maneja a distancia y va a donde quiere a través de él. Puede "cenar" con su familia, estar con su hermana en su habitación o en el salón durante reuniones familiares. Todo eso desde el hospital.

La madre de Alyssia, Annick Plaza, se entusiasma: "No me gusta dejarla sola en el hospital, así que poder verla, incluso a través de este robot, me ayuda muchísimo", cuenta.

Fue esta necesidad la que convenció a la Asociación filantrópica de padres de niños con leucemia (Appel) y al Instituto de Hematología y Oncología Pediátrica de Lyon (IHOPe), en Francia, sobre las virtudes de Beam. Desde hace un año y medio prueban seis de estos robots.

En el centro este de Francia, la región Auvergne-Rhône-Alpes los utiliza en cambio desde hace cuatro años para ayudar a que niños que no pueden ir físicamente a la escuela pueden estar presentes en las aulas a través de estos robots.

Es el caso de Lydie, una adolescente que sufre de asma agudo. Frente a sus repetidas ausencias, el equipo pedagógico de su instituto le propuso una alternativa hecha a su medida. Las mañanas está físicamente presente en el aula y en la tarde asiste a clase, desde su hogar, a través de Beam.

Lo que le permite reducir significativamente sus crisis de asma y mantener buenos resultados escolares. "Era justamente lo que buscábamos, que no decaiga", señala su profesora de historia, Jocelyne Floquet.

60 robots

A distancia, Lydie circula libremente en los pasillos de su colegio. Una cámara le permite ver los eventuales obstáculos en el suelo, otra hablar con sus compañeros.

Foto AFP

El robot Beam es "fácil de usar, no se necesita ser un genio en informática", explica la joven. El único punto negativo es que "amplifica todos los sonidos, escucho demasiado bien todo lo que la gente dice, incluso al fondo de la clase".

Al principio, hubo algunos problemas de conexión wifi. Pero ahora que el robot funciona con la 4G, Jean-Noël Roget, el director del establecimiento está totalmente convencido con el autómata.

"Gracias a él, se mantienen en contacto con sus compañeros y no se quedan solos en casa. Es lo más importante, porque si el estudiante se siente de buen ánimo, irá mejor", estima Roget.

"Podríamos pensar que los robots deshumanizan pero con este es todo lo contrario: atrae la atención sobre jóvenes a veces aislados", agrega Sandrine Chaix, especialista de la discapacidad.

El experimento ha sido tan exitoso que la región decidió financiar la construcción de 60 robots, valorados en 6.000 euros la unidad.

En los colegios de la región se contempla incluso utilizarlos en casos de agorafobia o fobias escolares.

Policiaca

Comienza juicio contra menor por feminicidio

El presunto asesino de la niña de 14 años de edad permanecerá internado en el Tutelar para Menores en tanto se desahogue el proceso penal

Futbol

Tenemos claro que hay que competir

El técnico de los Rayos habló con los medios de comunicación respecto a la situación del equipo en el Clausura 2020

Cine

[Video] La colaboración inconclusa entre Salvador Dalí y Walt Disney

Dos grandes artistas del siglo XX alguna vez conjuntaron su ingenio para una animación que vio la luz hasta 2003

Mundo

Descartan que juicio político afecte reelección de Trump

"El juicio político no es la fuerza motriz para los votantes", indicó John Zogby

Futbol

Tenemos claro que hay que competir

El técnico de los Rayos habló con los medios de comunicación respecto a la situación del equipo en el Clausura 2020

Sociedad

CNDH solicita medidas cautelares para Caminata por la Paz

El organismo nacional refiere que las medidas fueron solicitadas a las Secretarías de Seguridad y Protección Ciudadana federal y a los gobiernos de Morelos y CDMX

Política

Vivimos ya un gobierno fallido: Fernando Herrera

Federación ha fracasado en su principal obligación de dar seguridad a sus gobernados

Sociedad

No dar solo lo que nos sobra

Hay empresarios que se conforman con juntar lo que otros donan para ellos repartirlo, pero nunca ponen un peso de su bolsa para los pobres: obispo