/ viernes 29 de mayo de 2020

Salvador Sobrino señalo a la corrupción como el principal freno para el desarrollo en México

El entrenador mexicano de clavados consideró que la diferencia con México es que cuentan con todo lo necesario para desarrollar el deporte

No existe ninguna diferencia en la estructura deportiva entre Australia y México, la estructura se rige por una Comisión Nacional del Deporte, un Comité Olímpico Nacional e Institutos Estatales del Deporte que funcionan de manera independiente. La diferencia que hace a un país de primer mundo con el nuestro es que allá no existe corrupción.

El entrenador mexicano de clavados Salvador Sobrino, quien tiene a su cargo siete entrenadores y 52 clavadistas que van desde los nueve años hasta Melissa Wood, consideró que la diferencia con México es que cuentan con todo lo necesario para desarrollar el deporte.

“A través de la Comisión fluye el dinero, los servicios, los apoyos, y se van a los diferentes Institutos; el dinero también va a las diferentes Federaciones Deportivas, ellos vigilan que los recursos lleguen directamente a los atletas de alguna u otra forma. Es una situación buena porque aquí no hay corrupción, yo me imagino que es la principal diferencia”, dijo.

La relación entre gobierno y Comité Olímpico funciona por medio de acuerdos, y a veces también tienen sus desacuerdos, como en todo, pero “creo que la principal diferencia es que no hay corrupción, todo el dinero que se da a los atletas es para ellos y los entrenadores”, enfatizó.

Australia cuenta con todos los servicios de primer nivel, como son atención médica, ciencia del deporte, nutrición y todo lo que tenga que ver con entrenamiento deportivo e instalaciones deportivas muy bien manejadas, así como también se les da becas deportivas y académicas a los atletas en los tres órdenes de gobierno.

Las condiciones de trabajo las calificó de muy buenas, ya que en ocasión de la pandemia mantuvieron el salario, aunque en algunos casos si los bajaron.

“El salario es muy justo y llega cada 15 días; recuerdo en México que de repente no llegaban los pagos, esto te estresa porque de todos modos tienes que darle de comer a tu familia y si no llega el salario qué haces, aquí son muy serios en ese aspecto”.

Además, un entrenador tiene los apoyos para echar mano de todo lo que quieran para la obtención de resultados: “Sí, primer mundo y es eso lo que marca la diferencia”.

FORTALECER LA CAAD

Érik Isaac Morales Elvira, secretario de la Comisión del Deporte de la Cámara de Diputados, considera que la mala situación de nuestro país en esa materia es “por una desunión en diferentes épocas” y explicó que “cuando no coinciden las conveniencias, empieza a haber fracturas, cada quien tiene sus intereses, todos intentan sacar la mejor parte”.

Considera que “uno de los mayores problemas es que no tenemos justicia deportiva, no hay herramientas para defendernos como atletas o para dictaminar quién está bien, quién está mal. Existen los tribunales civiles o de otra índole, pero tardan mucho en resolver. En la justicia deportiva, está la CAAD (Comisión de Apelación y Arbitraje del Deporte), pero no tiene la fuerza necesaria ni la facultad para sancionar y asegurar que se acaten los fallos que se den”.

Morales estima que “eso nos ha llevado a que siempre el más fuerte, como son federativos o directivos, tengan la razón, y esto le ha robado la oportunidad y el sueño a muchos deportistas”.

No existe ninguna diferencia en la estructura deportiva entre Australia y México, la estructura se rige por una Comisión Nacional del Deporte, un Comité Olímpico Nacional e Institutos Estatales del Deporte que funcionan de manera independiente. La diferencia que hace a un país de primer mundo con el nuestro es que allá no existe corrupción.

El entrenador mexicano de clavados Salvador Sobrino, quien tiene a su cargo siete entrenadores y 52 clavadistas que van desde los nueve años hasta Melissa Wood, consideró que la diferencia con México es que cuentan con todo lo necesario para desarrollar el deporte.

“A través de la Comisión fluye el dinero, los servicios, los apoyos, y se van a los diferentes Institutos; el dinero también va a las diferentes Federaciones Deportivas, ellos vigilan que los recursos lleguen directamente a los atletas de alguna u otra forma. Es una situación buena porque aquí no hay corrupción, yo me imagino que es la principal diferencia”, dijo.

La relación entre gobierno y Comité Olímpico funciona por medio de acuerdos, y a veces también tienen sus desacuerdos, como en todo, pero “creo que la principal diferencia es que no hay corrupción, todo el dinero que se da a los atletas es para ellos y los entrenadores”, enfatizó.

Australia cuenta con todos los servicios de primer nivel, como son atención médica, ciencia del deporte, nutrición y todo lo que tenga que ver con entrenamiento deportivo e instalaciones deportivas muy bien manejadas, así como también se les da becas deportivas y académicas a los atletas en los tres órdenes de gobierno.

Las condiciones de trabajo las calificó de muy buenas, ya que en ocasión de la pandemia mantuvieron el salario, aunque en algunos casos si los bajaron.

“El salario es muy justo y llega cada 15 días; recuerdo en México que de repente no llegaban los pagos, esto te estresa porque de todos modos tienes que darle de comer a tu familia y si no llega el salario qué haces, aquí son muy serios en ese aspecto”.

Además, un entrenador tiene los apoyos para echar mano de todo lo que quieran para la obtención de resultados: “Sí, primer mundo y es eso lo que marca la diferencia”.

FORTALECER LA CAAD

Érik Isaac Morales Elvira, secretario de la Comisión del Deporte de la Cámara de Diputados, considera que la mala situación de nuestro país en esa materia es “por una desunión en diferentes épocas” y explicó que “cuando no coinciden las conveniencias, empieza a haber fracturas, cada quien tiene sus intereses, todos intentan sacar la mejor parte”.

Considera que “uno de los mayores problemas es que no tenemos justicia deportiva, no hay herramientas para defendernos como atletas o para dictaminar quién está bien, quién está mal. Existen los tribunales civiles o de otra índole, pero tardan mucho en resolver. En la justicia deportiva, está la CAAD (Comisión de Apelación y Arbitraje del Deporte), pero no tiene la fuerza necesaria ni la facultad para sancionar y asegurar que se acaten los fallos que se den”.

Morales estima que “eso nos ha llevado a que siempre el más fuerte, como son federativos o directivos, tengan la razón, y esto le ha robado la oportunidad y el sueño a muchos deportistas”.

Policiaca

Capturan a personas en posesión de droga en distintos puntos de la ciudad

Los implicados fueron trasladados junto con la droga, con las autoridades correspondientes

Local

[Video] Acelerado aumento aquí de la pandemia; suman 205 muertes

Solo durante el presente mes, el número de casos positivos se ha incrementado 25.74%; hay tres mil 835 casos acumulados

Local

Habrá Romería virtual este año

Comité Organizador de las fiestas patronales no hará a un lado a la patrona de los aguascalentenses

Justicia

García Luna dice ya no tener dinero, en EU no le creen

Cuentas bancarias han sido bloqueadas y no puede disponer de ellas, alegó abogado ante el juez

Finanzas

Valora la SCT monetizar carreteras concesionadas al Fonadin

La dependencia contratará a una empresa para que analice el estado de cuatro concesiones del Fonadin

Sociedad

SRE contrata más abogados para defender a migrantes en EU

Tras la llegada de Trump, aumentaron las solicitudes de asistencia legal de mexicanos en Estados Unidos

Sociedad

Armadoras de San Luis Potosí afirman no habrá despidos

Empresas automotrices realizan ajustes en plantillas laborales, dijo la Unión de Usuarios de la Zona Industrial

Mundo

Acuerdo nuclear pende de un hilo un lustro después de su firma

De celebración al aumento de las tensiones de Irán con EU, Europa y la OIEA

Celebridades

En México puedes decir lo que quieras, menos la verdad: Ausencio Cruz

Este comediante es de los que hace reír arriba y abajo del escenario. Su charla no escapa a los problemas por los que todos pasamos