imagotipo

Tigres y Pachuca empatan en la final de ida de la Concachampions

La moneda está en el aire en la Final de la Concacaf Liga de Campeones entre Tigres y Pachuca. El empate, 1-1, de anoche en el estadio Universitario dejó un poco mejor parados a los Tuzos en la serie, aunque el desarrollo de las acciones estuvo cargado hacia el lado de los locales, que pudieron llevarse la victoria de no ser por el penalti fallado por Eduardo Vargas y la falta de contundencia en acciones claras frente al arco de Alfonso Blanco.

Todo se define en la Bella Airosa, felinos y Tuzos prometen emociones.

 

EL JUEGO

Entre sorpresas, errores y jugadas fortuitas se desarrolló el inicio de la serie entre Tigres y Pachuca. Ambos equipos salieron convencidos de lo que estaba en juego; sin embargo, nadie contaba con que apenas transcurridos un par de minutos del encuentro, Pachuca enmudecería al Universitario de Nuevo León.

La fortuna le sonrió al visitante en un cobro de tiro libre de Raúl “Dedos” López. Un desvío de Eduardo Vargas aniquiló al arquero felino, quien no pudo recomponer su recorrido y tuvo que ver como el esférico entró dramáticamente a su meta.

A partir de ese momento, las acciones se pintaron de azul y amarillo. Tigres fue una y otra vez al frente, se adueñó completamente de la pelota para circularla de un lado a otro, aproximándose peligrosamente al área hidalguense, que se cimbró con fuerza cuando Eduardo Vargas se encontró con la pelota y la impactó de derecha, aunque tuvo que ver como se fue apenas desviada.

Tanta presión de Tigres le dio recompensa. No de la forma esperada, el gol del empate fue originado en una jugada en la que Vargas sacó un centro sobre la línea final que pareció que el arquero Blanco controló, pero más sorprendería a todos al soltar la bola. Sosa aprovechó la pifia para igualar los cartones. Paridad para ir al descanso.

El vértigo que imprimieron los dirigidos por el “Tuca” Ferretti se extendió hasta el complemento. Gignac se plantó sin marca frente a Blanco, se relamió los bigotes al verse franco ante el gol. Le metió de llenó el empeine a la pelota y para el desencanto e incredulidad de los hinchas tigres, el tiro se fue desviado. Ni el mismo francés dio crédito.

La voltereta pareció llegar finalmente. Penalti para la Autónoma de Nuevo León. Mano de Gutiérrez que Greiger no dudó en señalar.

Vargas se perfiló desde los once pasos y al cobrar, Blanco lavó su falla del primer tiempo y tapó el cobro del chileno para mantener a los suyos en la pelea.

La falla pareció ser un golpe al ánimo de Tigres, que a raíz de eso dejó de ser peligroso.

Al término de los 90 minutos la ventaja parece que se fue de lado de Pachuca por el gol de visitante, aunque todavía hay mucha historia por escribir en la capital hidalguense.