/ viernes 18 de octubre de 2019

Aficionados búlgaros podrían pasar hasta cinco años en la cárcel por gritos racistas

Ya hay castigados por los incidentes de racismo en el Bulgaria vs Inglaterra, en las eliminatorias rumbo a la Eurocopa

Sofía, Bulgaria.- Ya hay castigados por los incidentes de racismo en el Bulgaria vs Inglaterra, en las eliminatorias rumbo a la Eurocopa. Un búlgaro fue imputado y otros cuatro aficionados recibieron una multa y una prohibición de acceder a estadios luego de los incidentes racistas del lunes, dijo este jueves una fuente judicial a la AFP. Entre los detenidos, hay un menor de edad.

“Un hombre de 18 años fue imputado por vandalismo agravado y permanecerá 72 horas en prisión preventiva”, dijo la portavoz de la fiscalía de Sofía, Nevena Zartova.

Según el acta de acusación, el joven realizó gestos obscenos y saludos nazis durante el partido de clasificación a la Eurocopa-2020, perdido por Bulgaria (6-0). Además dio la espalda al terreno de juego y se bajó los pantalones en dos ocasiones.

Si es declarado culpable, el joven se arriesga a una pena de hasta cinco años de prisión. Las fuerzas del orden anunciaron su detención junto a otras cinco personas.

Las detenciones fueron posibles gracias a las cámaras de seguridad en el estadio Vasil-Levski, que permitieron la identificación rápida y segura de nueve aficionados por haber proferido gritos de mono y gestos nazis a los jugadores ingleses negros.

“De los otros cinco, cuatro recibieron una multa de 1.000 leva (511 euros) y prohibiciones de dos años de acceso a eventos deportivos. El proceso judicial contra el quinto, menor de edad, sigue en curso”, declaró la portavoz de la policía de Sofía, Svetoslava Kostadinova.

15.000 mil personas asistieron al partido cuyos incidentes desencadenaron una avalancha de reacciones por parte de aficionados y políticos, tanto en Reino Unido como en este país miembro de la Unión Europea.

El martes la UEFA abrió un proceso disciplinario contra Bulgaria, y el primer ministro búlgaro, Boiko Borissov, presionó para que dimitiera el presidente de la Federación Búlgara de Fútbol.

A través de un comunicado, el seleccionador búlgaro, Krasimir Balakov, se disculpó con los jugadores ingleses y con todos los que pudieron sentirse ofendidos.

El estadio Vasil-Levski ya fue sancionado con un cierre parcial para ese partido por los insultos racistas escuchados en junio, durante un partido ante Kosovo.

Sofía, Bulgaria.- Ya hay castigados por los incidentes de racismo en el Bulgaria vs Inglaterra, en las eliminatorias rumbo a la Eurocopa. Un búlgaro fue imputado y otros cuatro aficionados recibieron una multa y una prohibición de acceder a estadios luego de los incidentes racistas del lunes, dijo este jueves una fuente judicial a la AFP. Entre los detenidos, hay un menor de edad.

“Un hombre de 18 años fue imputado por vandalismo agravado y permanecerá 72 horas en prisión preventiva”, dijo la portavoz de la fiscalía de Sofía, Nevena Zartova.

Según el acta de acusación, el joven realizó gestos obscenos y saludos nazis durante el partido de clasificación a la Eurocopa-2020, perdido por Bulgaria (6-0). Además dio la espalda al terreno de juego y se bajó los pantalones en dos ocasiones.

Si es declarado culpable, el joven se arriesga a una pena de hasta cinco años de prisión. Las fuerzas del orden anunciaron su detención junto a otras cinco personas.

Las detenciones fueron posibles gracias a las cámaras de seguridad en el estadio Vasil-Levski, que permitieron la identificación rápida y segura de nueve aficionados por haber proferido gritos de mono y gestos nazis a los jugadores ingleses negros.

“De los otros cinco, cuatro recibieron una multa de 1.000 leva (511 euros) y prohibiciones de dos años de acceso a eventos deportivos. El proceso judicial contra el quinto, menor de edad, sigue en curso”, declaró la portavoz de la policía de Sofía, Svetoslava Kostadinova.

15.000 mil personas asistieron al partido cuyos incidentes desencadenaron una avalancha de reacciones por parte de aficionados y políticos, tanto en Reino Unido como en este país miembro de la Unión Europea.

El martes la UEFA abrió un proceso disciplinario contra Bulgaria, y el primer ministro búlgaro, Boiko Borissov, presionó para que dimitiera el presidente de la Federación Búlgara de Fútbol.

A través de un comunicado, el seleccionador búlgaro, Krasimir Balakov, se disculpó con los jugadores ingleses y con todos los que pudieron sentirse ofendidos.

El estadio Vasil-Levski ya fue sancionado con un cierre parcial para ese partido por los insultos racistas escuchados en junio, durante un partido ante Kosovo.

Policiaca

Elementos estatales frustran extorsión

Los delincuentes argumentaban tener secuestrada a una joven de 17 años de edad

Local

Todo un reto adaptarse a nueva realidad educativa

Egresan más de 16 mil alumnos de nivel medio superior, en un contexto de emergencia sanitaria; se requieren hombres y mujeres comprometidos con su entorno

Local

Rechazo a sindicatos golpeadores: CTM-FTA

Dirigente cetemista local felicita a trabajadores de Unipres por no ceder a presiones de Catem

Mundo

Expertos de OMS llegan a China para investigar origen de pandemia por Covid-19

Buscan conocer si el coronavirus infectó al hombre desde un animal y si usó en el camino un animal intermedio

Doble Vía

Platanomelón promueve cultura sexual con juguetes y libros

La difusión de la sexualidad en México es insuficiente.Platanomelón apuesta a estos productos para difundirla

Sociedad

Hasta 120% crece el dengue en último mes

En cuatro semanas los casos pasaron de 3 mil 674 afectados a 4 mil 969 personas enfermas

Justicia

Si colabora con FGR, Emilio Lozoya alcanzaría la libertad

En cuanto el exdirector de Pemex baje del avión procedente de España, quedará formalmente detenido

Sociedad

Agota la 4T a las Fuerzas Armadas

Los marinos y soldados del país están agotados por la sobrecarga de trabajo que el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador

Finanzas

Mexicanos tienen fiebre de Bitcoin

El país ocupa el sexto lugar en frecuencia de uso las critptomonedas. Supera a EU, Reino Unido y Japón