/ martes 24 de diciembre de 2019

Teatro kabuki: Arte milenario japonés

El maestro Kyozo Nakamura ofrece magia y metamorfosis en el escenario

Paz, armonía y magia. El teatro lo proporciona. Permite soñar. Es el lazo que une a culturas, a pueblos. Las artes escénicas no tienen nacionalidad, pero sí rescatan tradiciones, usos y costumbres. Son el hilo más sensible de la humanidad. Y esto lo personifica el maestro Kyozo Nakamura, heredero de la dramaturgia del país del Sol Naciente que se remonta al siglo XIV, con claros aires e influencia chinas.

Es el kabuki, teatro que nace en la plaza pública y que solo se actuaba por mujeres, comenta este artista, quien ataviado con un elegante kimono para hombre –propio para grandes ocasiones-, se desdobla en sus actuaciones como mujer, con la exquisitez de los modales y cultura nipona. Adopta las posturas de un actor ‘onnagata’, esto es, el rol femenino.

Y es que desde el inicio del teatro kabuki que quiere decir canto, baile y expresión, sólo actuaban mujeres; pero en el 1629 se restringió al pasarse la línea entre actuación y prostitución. Desde entonces y hasta la Segunda Guerra Mundial, eran solamente hombres quienes interpretan papeles masculinos y femeninos.

En entrevista, orgulloso de ser invitado por segunda vez a México por la embajada de Japón en nuestro país y el Gobierno de México, Nakamura dice: “Vengo a presentar todos mis conocimientos en el rol femenino que es mi especialidad”.

Con 37 años de experiencia en el Teatro Nacional de Japón, el doctor Nakamura (es su nombre de actor), refiere que en sus interpretaciones, trata de mostrar los sentimientos de la mujer; “pero como hombre, no puedo ser nunca una mujer”. Comenta a través de una traductora, la señorita Irene Ida, que como actor “he ido a muchos países del mundo, para buscar mayor comprensión, interés y atracción por el mundo del kabuki”.

¿Qué experiencia le han dejado sus viajes alrededor del mundo?

He recorrido 30 países y 53 estados. Hay mucha sensibilidad en Occidente por el teatro kabuki. En Estados Unidos, México y los países latinoamericanos al público le gusta más la parte esplendorosa del teatro kabuki. En Europa, prefieren la parte íntima, emocional.

¿Qué es lo que busca?

El estilo más aceptado para cada país. De trato afable, tranquilo, discreto, su metamorfosis es casi de magia. En la conferencia magistral que dictó en el Teatro Salvador Novo del Centro Nacional de las Artes (Cenart), ante alumnos de este Centro, comentó entre otros secretos de esta dramaturgia milenaria, que: En el teatro kabuki, el maquillaje es fundamental para mostrar el carácter de las personas. Los ademanes y posturas, únicos. Los gestos, fundamentales.

La delicadeza en el movimiento de las manos es clave en los actores ‘onnagata’, es decir los hombres que interpretan los roles, los personajes de las mujeres. Todo sigue una liturgia, una tradición, un estilo muy oriental, para mostrar con expresión histriónica, la vida cotidiana japonesa. Los gestos de risa y llanto, deben llevarse a cabo con las manos cubiertas por el kimono, explicó el doctor Nakamura en dicha presentación.

Los colores también tienen significado en el teatro kabuki: el rosa, por supuesto, representa la feminidad. El azul, la maldad. El café los monstruos. El rojo, es poder.

Paz, armonía y magia. El teatro lo proporciona. Permite soñar. Es el lazo que une a culturas, a pueblos. Las artes escénicas no tienen nacionalidad, pero sí rescatan tradiciones, usos y costumbres. Son el hilo más sensible de la humanidad. Y esto lo personifica el maestro Kyozo Nakamura, heredero de la dramaturgia del país del Sol Naciente que se remonta al siglo XIV, con claros aires e influencia chinas.

Es el kabuki, teatro que nace en la plaza pública y que solo se actuaba por mujeres, comenta este artista, quien ataviado con un elegante kimono para hombre –propio para grandes ocasiones-, se desdobla en sus actuaciones como mujer, con la exquisitez de los modales y cultura nipona. Adopta las posturas de un actor ‘onnagata’, esto es, el rol femenino.

Y es que desde el inicio del teatro kabuki que quiere decir canto, baile y expresión, sólo actuaban mujeres; pero en el 1629 se restringió al pasarse la línea entre actuación y prostitución. Desde entonces y hasta la Segunda Guerra Mundial, eran solamente hombres quienes interpretan papeles masculinos y femeninos.

En entrevista, orgulloso de ser invitado por segunda vez a México por la embajada de Japón en nuestro país y el Gobierno de México, Nakamura dice: “Vengo a presentar todos mis conocimientos en el rol femenino que es mi especialidad”.

Con 37 años de experiencia en el Teatro Nacional de Japón, el doctor Nakamura (es su nombre de actor), refiere que en sus interpretaciones, trata de mostrar los sentimientos de la mujer; “pero como hombre, no puedo ser nunca una mujer”. Comenta a través de una traductora, la señorita Irene Ida, que como actor “he ido a muchos países del mundo, para buscar mayor comprensión, interés y atracción por el mundo del kabuki”.

¿Qué experiencia le han dejado sus viajes alrededor del mundo?

He recorrido 30 países y 53 estados. Hay mucha sensibilidad en Occidente por el teatro kabuki. En Estados Unidos, México y los países latinoamericanos al público le gusta más la parte esplendorosa del teatro kabuki. En Europa, prefieren la parte íntima, emocional.

¿Qué es lo que busca?

El estilo más aceptado para cada país. De trato afable, tranquilo, discreto, su metamorfosis es casi de magia. En la conferencia magistral que dictó en el Teatro Salvador Novo del Centro Nacional de las Artes (Cenart), ante alumnos de este Centro, comentó entre otros secretos de esta dramaturgia milenaria, que: En el teatro kabuki, el maquillaje es fundamental para mostrar el carácter de las personas. Los ademanes y posturas, únicos. Los gestos, fundamentales.

La delicadeza en el movimiento de las manos es clave en los actores ‘onnagata’, es decir los hombres que interpretan los roles, los personajes de las mujeres. Todo sigue una liturgia, una tradición, un estilo muy oriental, para mostrar con expresión histriónica, la vida cotidiana japonesa. Los gestos de risa y llanto, deben llevarse a cabo con las manos cubiertas por el kimono, explicó el doctor Nakamura en dicha presentación.

Los colores también tienen significado en el teatro kabuki: el rosa, por supuesto, representa la feminidad. El azul, la maldad. El café los monstruos. El rojo, es poder.

Policiaca

Aparatoso incendio de una casa habitación

Vecinos del inmueble reportaron el siniestro luego de escuchar que las ventanas tronaban debido a las altas temperaturas

Local

Hay compromiso por eliminar violencia contra las mujeres

Tere Jiménez Esquivel exhorta a trabajar unidos en favor de un Aguascalientes más seguro e igualitario

Local

Aprueban gestión del gobernador Orozco Sandoval

Según resultados de la Encuesta de Aprobación de Gobernadores de Caudae Estrategias, el mandatario local es el séptimo mejor evaluado

Salud

AstraZeneca afirma que dosis completa de su vacuna alcanza 90% de efectividad

En un comunicado, la Universidad de Oxford pretende despejar las crecientes dudas surgidas en los últimos días sobre la efectividad

Mundo

Covid-19 ya existía antes de detectarse en Wuhan, afirma China

Medios estatales chinos han citado la presencia del coronavirus en empaques de comida congelada importada

Salud

Con los fríos llegan más enfermedades, asegura epidemiólogo

El aislamiento, el cubrebocas y el lavado frecuente de manos es la principal defensa contra los catarros y la Influenza

Policiaca

Aparatoso incendio de una casa habitación

Vecinos del inmueble reportaron el siniestro luego de escuchar que las ventanas tronaban debido a las altas temperaturas

Mundo

Aumentan feminicidios en AL; México, el segundo país con más casos

Brasil contabilizó la cifra de asesinatos machistas más alta, con 1,941 casos, seguido de México, con 983 feminicidios reportados el año pasado

Finanzas

Apoyan a pequeños negocios para impulsar la economía en el país

De acuerdo con datos recientes de la Canacope, las ventas han caído entre 50 y 70 por ciento en comparación con los niveles previo a la pandemia