/ lunes 13 de julio de 2020

Anécdotas de los adultos mayores en el Taller de Literatura del IMAC

A través de sus textos, algunos abuelitos comparten historias de su infancia

Aunque debido a la contingencia sanitaria, los participantes de los Talleres de Literatura en las Unidades de Exploración Artística (UEA’s) no han podido asistir a tomar las clases impartidas por la maestra Bárbara Morales, ellos siguen trabajando desde casa.

RECIBE LAS NOTICIAS DIRECTO EN TU CUENTA DE TELEGRAM, SUSCRÍBETE GRATIS AQUÍ

Algunos de esos talleres atienden a adultos mayores, quienes a través de esta disciplina, aprender a expresar sus emociones, ideas y recuerdos. En esta ocasión, son ellos quienes nos comparten anécdotas de su infancia, similares a las que muchos de nosotros escuchamos en voces de nuestros abuelos.

(Catalina, 92 años)

Yo nací hace muchos años en un pueblo de Guanajuato.

Mi familia era muy pobre, no teníamos juguetes; así que nos divertíamos con lo que encontrábamos a nuestro paso.

Recuerdo que nos gustaba correr entre las milpas y jugar escondidillas. Un día salí con mis hermanos, éramos 8, andábamos correteando y de repente siento algo que me quemaba la mano, y que me veo, era un azotador; me asusté y grité mucho, todos corrieron a ayudarme. Yo gritaba ¡El gusano! ¡El gusano! ¡Quíntenmelo!

Me llevaron a la casa, mi mamá me lo quito, pero me quedó la mano muy fea, porque esos animales queman. Desde ese día, mi peor miedo son los gusanos.

(Martha, 75 años)

De niña visitaba a mis abuelitos. En ese tiempo se acostumbraba tener puercos en casa, y también hacer carnitas y chicharrón, para la familia y para vender.

Un día mi mamá me dijo que íbamos a ir a visitar a mis abuelos, y me puse feliz porque me consentían mucho, pero no me imaginé lo que pasaría.

Al llegar comimos, y cuando terminamos me dijeron que me encerrara en uno de los cuartos, y de repente escuché mucho ruido en el patio, me asomé y traían a un puerco amarrado de una pata y queriéndolo matar. ¡Pobrecito!

Vi que le cortaban el hocico, me tapé los ojos y escuché un chillido muy fuerte. Resulta que a los puercos lo amarraban, les cortaban el hocico para que se cayeran del dolor y después les enterraban un cuchillo en el corazón. Yo no sabía que esos puercos eran las carnitas y el chicharrón que nos comíamos, y que mis abuelos vendían.

El recuerdo de ese chillido me duró mucho tiempo en mis oídos.


¡Escucha más noticias aquí!


Más noticias:

Aunque debido a la contingencia sanitaria, los participantes de los Talleres de Literatura en las Unidades de Exploración Artística (UEA’s) no han podido asistir a tomar las clases impartidas por la maestra Bárbara Morales, ellos siguen trabajando desde casa.

RECIBE LAS NOTICIAS DIRECTO EN TU CUENTA DE TELEGRAM, SUSCRÍBETE GRATIS AQUÍ

Algunos de esos talleres atienden a adultos mayores, quienes a través de esta disciplina, aprender a expresar sus emociones, ideas y recuerdos. En esta ocasión, son ellos quienes nos comparten anécdotas de su infancia, similares a las que muchos de nosotros escuchamos en voces de nuestros abuelos.

(Catalina, 92 años)

Yo nací hace muchos años en un pueblo de Guanajuato.

Mi familia era muy pobre, no teníamos juguetes; así que nos divertíamos con lo que encontrábamos a nuestro paso.

Recuerdo que nos gustaba correr entre las milpas y jugar escondidillas. Un día salí con mis hermanos, éramos 8, andábamos correteando y de repente siento algo que me quemaba la mano, y que me veo, era un azotador; me asusté y grité mucho, todos corrieron a ayudarme. Yo gritaba ¡El gusano! ¡El gusano! ¡Quíntenmelo!

Me llevaron a la casa, mi mamá me lo quito, pero me quedó la mano muy fea, porque esos animales queman. Desde ese día, mi peor miedo son los gusanos.

(Martha, 75 años)

De niña visitaba a mis abuelitos. En ese tiempo se acostumbraba tener puercos en casa, y también hacer carnitas y chicharrón, para la familia y para vender.

Un día mi mamá me dijo que íbamos a ir a visitar a mis abuelos, y me puse feliz porque me consentían mucho, pero no me imaginé lo que pasaría.

Al llegar comimos, y cuando terminamos me dijeron que me encerrara en uno de los cuartos, y de repente escuché mucho ruido en el patio, me asomé y traían a un puerco amarrado de una pata y queriéndolo matar. ¡Pobrecito!

Vi que le cortaban el hocico, me tapé los ojos y escuché un chillido muy fuerte. Resulta que a los puercos lo amarraban, les cortaban el hocico para que se cayeran del dolor y después les enterraban un cuchillo en el corazón. Yo no sabía que esos puercos eran las carnitas y el chicharrón que nos comíamos, y que mis abuelos vendían.

El recuerdo de ese chillido me duró mucho tiempo en mis oídos.


¡Escucha más noticias aquí!


Más noticias:

Salud

Segundas dosis anticovid llegan a Pabellón de Arteaga

La inmunización del día de mañana miércoles 21 de abril será exclusivamente para quienes recibieron el biológico el pasado 16 de marzo

Salud

Repuntan contagios de Covid-19

Reportan siete decesos durante la última jornada

Local

Imparable violencia contra la mujer en la entidad

En dos casos distintos, familiares abusan de menores de edad

Local

Aumenta la percepción de inseguridad

A nivel nacional, el 66.4% de la población adulta considera que vivir en su ciudad no es seguro

Local

Imparable violencia contra la mujer en la entidad

En dos casos distintos, familiares abusan de menores de edad

Policiaca

Sofocan incendio en Pabellón de Arteaga

Se desconocen las causas del fuerte incendio

Salud

Repuntan contagios de Covid-19

Reportan siete decesos durante la última jornada

Local

Pide IEE voto razonado a la ciudadanía

Además anuncian los puntos de instalación de casillas especiales para votantes

Ecología

DiCaprio, Kate Perry y Caetano Veloso piden a Biden evitar acuerdo ambiental con Brasil

"Se deben tomar acciones urgentes para enfrentar las amenazas de la Amazonía, pero un acuerdo con Bolsonaro no es la solución", señalan