/ lunes 13 de julio de 2020

Anécdotas de los adultos mayores en el Taller de Literatura del IMAC

A través de sus textos, algunos abuelitos comparten historias de su infancia

Aunque debido a la contingencia sanitaria, los participantes de los Talleres de Literatura en las Unidades de Exploración Artística (UEA’s) no han podido asistir a tomar las clases impartidas por la maestra Bárbara Morales, ellos siguen trabajando desde casa.

RECIBE LAS NOTICIAS DIRECTO EN TU CUENTA DE TELEGRAM, SUSCRÍBETE GRATIS AQUÍ

Algunos de esos talleres atienden a adultos mayores, quienes a través de esta disciplina, aprender a expresar sus emociones, ideas y recuerdos. En esta ocasión, son ellos quienes nos comparten anécdotas de su infancia, similares a las que muchos de nosotros escuchamos en voces de nuestros abuelos.

(Catalina, 92 años)

Yo nací hace muchos años en un pueblo de Guanajuato.

Mi familia era muy pobre, no teníamos juguetes; así que nos divertíamos con lo que encontrábamos a nuestro paso.

Recuerdo que nos gustaba correr entre las milpas y jugar escondidillas. Un día salí con mis hermanos, éramos 8, andábamos correteando y de repente siento algo que me quemaba la mano, y que me veo, era un azotador; me asusté y grité mucho, todos corrieron a ayudarme. Yo gritaba ¡El gusano! ¡El gusano! ¡Quíntenmelo!

Me llevaron a la casa, mi mamá me lo quito, pero me quedó la mano muy fea, porque esos animales queman. Desde ese día, mi peor miedo son los gusanos.

(Martha, 75 años)

De niña visitaba a mis abuelitos. En ese tiempo se acostumbraba tener puercos en casa, y también hacer carnitas y chicharrón, para la familia y para vender.

Un día mi mamá me dijo que íbamos a ir a visitar a mis abuelos, y me puse feliz porque me consentían mucho, pero no me imaginé lo que pasaría.

Al llegar comimos, y cuando terminamos me dijeron que me encerrara en uno de los cuartos, y de repente escuché mucho ruido en el patio, me asomé y traían a un puerco amarrado de una pata y queriéndolo matar. ¡Pobrecito!

Vi que le cortaban el hocico, me tapé los ojos y escuché un chillido muy fuerte. Resulta que a los puercos lo amarraban, les cortaban el hocico para que se cayeran del dolor y después les enterraban un cuchillo en el corazón. Yo no sabía que esos puercos eran las carnitas y el chicharrón que nos comíamos, y que mis abuelos vendían.

El recuerdo de ese chillido me duró mucho tiempo en mis oídos.


¡Escucha más noticias aquí!


Más noticias:

Aunque debido a la contingencia sanitaria, los participantes de los Talleres de Literatura en las Unidades de Exploración Artística (UEA’s) no han podido asistir a tomar las clases impartidas por la maestra Bárbara Morales, ellos siguen trabajando desde casa.

RECIBE LAS NOTICIAS DIRECTO EN TU CUENTA DE TELEGRAM, SUSCRÍBETE GRATIS AQUÍ

Algunos de esos talleres atienden a adultos mayores, quienes a través de esta disciplina, aprender a expresar sus emociones, ideas y recuerdos. En esta ocasión, son ellos quienes nos comparten anécdotas de su infancia, similares a las que muchos de nosotros escuchamos en voces de nuestros abuelos.

(Catalina, 92 años)

Yo nací hace muchos años en un pueblo de Guanajuato.

Mi familia era muy pobre, no teníamos juguetes; así que nos divertíamos con lo que encontrábamos a nuestro paso.

Recuerdo que nos gustaba correr entre las milpas y jugar escondidillas. Un día salí con mis hermanos, éramos 8, andábamos correteando y de repente siento algo que me quemaba la mano, y que me veo, era un azotador; me asusté y grité mucho, todos corrieron a ayudarme. Yo gritaba ¡El gusano! ¡El gusano! ¡Quíntenmelo!

Me llevaron a la casa, mi mamá me lo quito, pero me quedó la mano muy fea, porque esos animales queman. Desde ese día, mi peor miedo son los gusanos.

(Martha, 75 años)

De niña visitaba a mis abuelitos. En ese tiempo se acostumbraba tener puercos en casa, y también hacer carnitas y chicharrón, para la familia y para vender.

Un día mi mamá me dijo que íbamos a ir a visitar a mis abuelos, y me puse feliz porque me consentían mucho, pero no me imaginé lo que pasaría.

Al llegar comimos, y cuando terminamos me dijeron que me encerrara en uno de los cuartos, y de repente escuché mucho ruido en el patio, me asomé y traían a un puerco amarrado de una pata y queriéndolo matar. ¡Pobrecito!

Vi que le cortaban el hocico, me tapé los ojos y escuché un chillido muy fuerte. Resulta que a los puercos lo amarraban, les cortaban el hocico para que se cayeran del dolor y después les enterraban un cuchillo en el corazón. Yo no sabía que esos puercos eran las carnitas y el chicharrón que nos comíamos, y que mis abuelos vendían.

El recuerdo de ese chillido me duró mucho tiempo en mis oídos.


¡Escucha más noticias aquí!


Más noticias:

Local

Ruta del Vino beneficiará a Pabellón de Arteaga

En el municipio hay seis principales vinícolas que buscan implementar hoteles dentro de la propia vinícola

Local

En el Congreso de Aguascalientes piden a Alejandro Moreno no politizar su situación legal

El diputado Enrique García López hizo un llamado a que separe las instituciones y que enfrente las acusaciones en su contra como un tema de interés personal

Policiaca

Vinculan a asaltantes de restaurante en Aguascalientes

Ambos al parecer han consumado robos en varios estados de la república, según lo confirman las autoridades estatales

Sociedad

Congreso recibe iniciativa de AMLO para abolir horario de verano

Autoridades señalan que el cambio de horario no genera ahorros y además provoca problemas de salud

Sociedad

Tras operativos de seguridad en Urique, vinculan a siete detenidos

Portaban dos armas largas, un arma corta y marihuana en la camioneta donde viajaban

Virales

Compra un boleto 2x1 para el cine y sistema le cobra más de 2 mil pesos

“No es posible y es ilógico”, compartió en redes el inconveniente que sufrió con la cadena de cine

Finanzas

¿Buscas llevar a tu empresa al sureste de México? Hacienda podría financiarlo

Gabriel Yorio González, subsecretario de Hacienda, explicó que las compañías interesadas podrán solicitar estos créditos con apoyo de la Secretaría de Economía (SE)

Local

Congelada iniciativa para reformar Ley de Movilidad en Aguascalientes

Diputados buscaron modificarla a fin de incrementar sanciones a conductores en estado de ebriedad que provoquen mortales accidentes

Local

A mano con el predial más del 90% de aguascalentenses

A pesar de la buena participación, aún se tiene el registro de morosos, cuya deuda data desde hace más de 10 años