imagotipo

Atalaya 10 de febrero de 2018

  • Redacción

VORACIDAD.– Con verdadera voracidad, elementos de la Dirección de Tránsito municipal se dedican todos los días a levantar infracciones a diestra y siniestra a todos los automovilistas que deben dejar sus vehículos frente al Hospital de la Mujer y al Hospital Tercer Milenio. Comerciantes de la zona son testigos de cómo un día sí y otro también, los cumplidos jenízaros viales agotan su block entre quienes llegan de urgencia a llevar un enfermo a una parturienta, sin tomar conciencia del drama personal que vive cada persona en ese momento. (MLRR).

ENTRAMPADOS.- Los que ya se metieron en un berenjenal son los integrantes de la Comisión de Gobernación y Prácticas Parlamentarias del Congreso del Estado, toda vez que tienen una fila de solicitudes de licencia que tendrán que autorizar durante el próximo período ordinario de sesiones. El problema es que no son pocos los legisladores que quieren irse y si no son designados por su partido como candidatos, regresarán a su curul antes de que su suplente alcance a cobrar una sola quincena. Y es esta miseria humana la que ha puesto a los representantes populares a buscar mil y un formas de que sus suplentes sigan siendo figuras meramente decorativas. (MLRR).

VIGILADOS.- El gobernador Martín Orozco Sandoval instruyó a la contralora estatal, Martha Márquez, a vigilar de cerca a los funcionarios estatales para que no se distraigan de sus labores ni recursos públicos en las campañas electorales que están por iniciar, y en caso de detectar a alguno infringiendo la norma, se fincará responsabilidad. Ese es el discurso, habrá que esperar al paso del tiempo en los hechos quienes violan la instrucción y si acaso se les sanciona. (LERM).

MORENA.- A unas horas de la visita del aspirante presidencial Andrés Manuel López Obrador a esta entidad, militantes de Morena han dejado de manifiesto que al igual que otros institutos partidistas “andan de la greña”, pues unos a otros se acusan de falta de transparencia o bien querer imponer candidatos. Ayer la maestra María Félix Aguilera y Sebastián Martínez, exigieron al dirigente estatal del Movimiento de Regeneración Nacional, Aldo Ruiz, que transparente el manejo del partido hacia la militancia. Ellos se hicieron acompañar de un reducido grupo de personas de la tercera edad, que dijeron desconocer los términos y resultados de las asambleas que se han realizado por las noches o madrugadas, de ahí que se ha limitado la participación de sus seguidores. Consideraron que hay opacidad en cuanto al manejo de las riendas de este partido. (LERM).

VIGENCIA CONSTITUCIONAL EN MÉXICO.- La Constitución es el documento fundamental de un Estado, en el cual se determina el régimen básico de derechos y libertades de los ciudadanos y los poderes e instituciones de la organización política. En ella se plasman los derechos y obligaciones de ciudadanos y gobernantes. Aun con defectos, como toda acción humana, la Constitución no es la excepción, como bien lo señaló un tratadista alemán, “la característica quizá más relevante de una buena Ley Fundamental no es precisamente su perfección sino su brevedad; pero ha de contener lo mínimo y a la vez lo verdaderamente sustantivo en relación con la organización y funcionamiento de un Estado moderno”. Por otra parte, el jurista Miguel Carbonell señala que “el fin de toda Constitución es crear el soporte jurídico de la nación y sostener la concepción que el pueblo de sí mismo, de su sociedad, de su cultura así como su forma de gobierno, régimen e instituciones”. En la historia de nuestro país hemos tenido varias constituciones, las dos últimas fueron aceptadas y promulgadas, un 5 de febrero, la primera en 1857 y la última en 1917, por lo cual fue declarado como el Día de la Constitución Mexicana, a la fecha nos rige la de 1917, la cual fue el resultado de las reformas realizadas a la de 1857; que incorporó artículos de los ideales de la Revolución Mexicana. Durante su vigencia de 101 años, nuestra Carta Magna ha tenido diversas modificaciones, México al ser un país federal, cada entidad federativa tiene una constitución propia. Como ejemplo, señalo algunas propuestas que hace tres años se presentaron por todos los grupos parlamentarios en el Congreso de la Unión, determinando reformas y adiciones a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en materia político electoral, que hoy cobran vigencia, entre las cuales destacan: “El Instituto Federal Electoral (IFE) se transforma en Instituto Nacional Electoral (INE). Los Senadores podrán ser electos hasta por dos periodos consecutivos y los Diputados al Congreso de la Unión hasta por cuatro periodos consecutivos. Esto es hasta un máximo de 12 años en ambos casos de manera consecutiva. Se faculta al Presidente de la República para que, en cualquier momento, pueda optar por un gobierno de coalición con uno o varios de los partidos políticos representados en el Congreso de la Unión. Se crea una Fiscalía General de la República (en sustitución de la Procuraduría General de la República) como órgano público autónomo, dotado de personalidad jurídica y de patrimonio propio; Se aumenta del 2 al 3 % el porcentaje mínimo requerido para conservar el registro como partido político nacional y deberán garantizar la paridad entre géneros en candidaturas a legisladores federales y locales. Se adelanta del 1º de septiembre al 1º de agosto la fecha de inicio del primer periodo ordinario de sesiones cuando el Presidente de la República inicie su cargo; Se adelanta del 1º de diciembre al 1º de octubre la toma de protesta del Presidente de la República”. A pesar de estos avances constitucionales, estas líneas definitorias son difíciles de percibir, pues no hay claridad en el pensamiento político ideológico; sino que, se torna una situación pantanosa, en la cual intereses del pasado y el presente se entretejen para frenar el cambio y poder conservar los privilegios. Puedo concluir que una constitución es fruto de una coyuntura histórica y, que su conformación es el resultado de una continua lucha ideológica, en otras de la lucha armada que su finalidad es romper con el régimen anterior y proporcionar una mejor opción, para el desarrollo social armónico. (RFL).

IMPULSO A LOS VALORES.- La violencia y la inseguridad son los temas prioritarios en los cuales la sociedad demanda solución, son temas históricos, los cuales han sido abordados por diversas corrientes de pensamiento y por especialistas a lo largo de nuestra historia. La violencia que hoy padecemos no podemos asumirla como una realidad que deba seguir, pues amenaza la cohesión social, la cual no sólo se encuentra en las acciones de la delincuencia organizada, sino predominantemente en la violencia intrafamiliar, la escolar y la criminalidad, la cual, lamentablemente, se ha venido incrementado. Ante el incremento de la inseguridad, el cambio en nuestro país debe seguir, impulsado y sostenido por la sociedad, mediante el involucramiento en los asuntos públicos y no sólo por la burocracia o por los actores políticos. Pues en la actual administración se logró colocar en la sociedad el concepto de cambiar a nuestro país y  dejar  atrás la corrupción, la inseguridad y los graves problemas económicos. Sin embargo, los cambios que se han impulsado no fueron suficientes para la sociedad en general. Diversos errores gubernamentales diluyeron los avances alcanzados; la inseguridad siguió dominando, al igual que los problemas económicos a los que nos enfrentamos día a día los mexicanos. “La ineficacia no es un mal que puede atribuirse solo al gobierno, sino que anida en un segmento del poder ¿Cuánto tiempo vamos a seguir perdiendo el futuro de nuestro país, viviendo y discutiendo la coyuntura de los problemas inmediatos?”. Es necesario que con el producto del esfuerzo de cada uno de nosotros, logremos satisfacer las necesidades, a partir de los valores y la dignidad de la persona, más allá del bienestar material. Ante ello, debemos buscar mecanismos que permitan que con acciones sociales, culturales y educativas se reduzca  la violencia; lo urgente se encuentra en el trabajo cotidiano en las escuelas, en los hogares de la mano con las familias y en las comunidades. La formación de valores ha sido una de las finalidades de la educación en México; pero también es una responsabilidad compartida con la sociedad en su conjunto, la familia y la escuela; no es tarea exclusiva de la institución, es necesario reconocer que la influencia de la escuela en este campo es muy importante y que es posible mejorarla, si los profesores cuentan con las herramientas para intervenir en la formación cívica y ética de sus estudiantes. Por ello para trabajar con valores será más relevante vivenciarlos, no como una imposición, sino como una forma de vida, la cual permita a la sociedad  conducirse de acuerdo a ellos, durante su vida cotidiana. Consecuentemente la pregunta surge, ¿es posible?; la respuesta es sí, siempre y cuando se construya con cimientos culturales de rechazo vital a la violencia y cuando el modelo educativo se oriente a la promoción de los mejores valores y principios éticos sustentados en la modernidad. Por ello, lograr que hombres y mujeres podamos tratarnos con respeto y reconocimiento de las diferencias; la opción de vida posible dependerá de la capacidad para promover una nueva cultura de convivencia, de inclusión y armonía. Pues, ante el crecimiento poblacional y la creciente urbanización, se deben contemplar acciones que permitan ayudar a mejorar la calidad de vida, con lo cual permita proteger los recursos naturales. He ahí el inmenso desafío al que tenemos que hacer frente cada uno de nosotros. (RFL).