/ viernes 18 de mayo de 2018

Tres grandes bodas reales de la monarquía británica que marcaron historia

La ciudad inglesa de Windsor ultima preparativos de la boda entre Harry de Inglaterra y Meghan Markle

Es muy emocionante ver cómo una pareja –en este caso real- se enamora y se casa. Se hacen un equipo y forman una familia. Hace 70 años y medio la princesa heredera Isabel Alexandra María, después de estar comprometida en secreto con Felipe Mountbatten, quién renunció a sus derechos al trono de Grecia y a su título de príncipe se casaron.

Isabel y Felipe

Casi 71 años donde Isabel reina desde 1952, y su esposo, el duque de Edimburgo, formaron una gran familia: tres hijos, una hija, 8 nietos, 6 bisnietos y otro que viene en camino.

¿Dónde ver la boda real del príncipe Harry y Meghan Markle?

Su boda fue el 20 de noviembre de 1947. El rey Jorge VI entregó a la novia, su heredera al novio, quien es nieto de reyes y sobrino y primo. El novio, Felipe Mountbatten, fue acompañado al altar por su padrino.

La boda se efectuó dos años después del término de la segunda guerra mundial. Tras eso, Inglaterra se levantó poco a poco y el día de la boda, Reino Unido estaba esperanzado en un mejor futuro con los recién casados.

La novia, fue acompañada por su padre desde el palacio de Buckingham en un landó cubierto hacia la abadía de Wetminster donde años después sería coronada la actual reina, en medio de una enorme multitud que vitoreaba a la novia como a la salida de la ceremonia, ya los novios juntos y quienes se subieron al landó cubierto.

La boda tuvo lugar solo cuatro meses después del compromiso, a las 10.30 de la madrugada del 20 de noviembre de 1947 en la Abadía de Westminster.

El 26 de abril de 1923, los padres de la Reina, el Rey Jorge VI y la Reina Isabel (entonces el Duque y la Duquesa de York) también se casaron en la Abadía.

La Reina (entonces Princesa Isabel) fue el décimo miembro de la Familia Real en casarse en la Abadía de Westminster.

La primera boda real que tuvo lugar en la abadía fue el 11 de noviembre de 1100, cuando el rey Enrique I se casó con la princesa Matilda de Escocia.

Antes de la boda, el Príncipe Felipe fue creado como el Duque de Edimburgo, el Conde de Merioneth y el Barón Greenwich de Greenwich en el Condado de Londres.

Junto con su padre, Jorge VI, la Princesa Isabel llegó a la Abadía en el Coach Estatal de Irlanda.

La princesa Isabel tuvo ocho damas de honor: SAR La princesa Margarita, SAR La princesa Alexandra de Kent, Lady Caroline Montagu-Douglas-Scott, Lady Mary Cambridge, Hon. Pamela Mountbatten, The Hon. Margaret Elpinstone y Diana Bowes-Lyon.

El Príncipe William de Gloucester y el Príncipe Michael de Kent sirvieron como chicos de la página.

El mejor hombre del duque de Edimburgo fue David Mountbatten, el marqués de Milford Haven.

2,000 invitados fueron invitados a la ceremonia.

Varios royals extranjeros asistieron a la boda, incluso; El Rey de Iraq, la Princesa Juliana y el Príncipe Bernhard de los Países Bajos y El Gran Duque heredero de Luxemburgo y la Princesa Isabel de Luxemburgo.

La ceremonia de la boda fue oficiada por el arzobispo de Canterbury, Geoffrey Fisher, y el arzobispo de York, Cyril Garbett.

Fue grabada y transmitida por BBC Radio a 200 millones de personas en todo el mundo. El organista y Maestro de los Coristas en la Abadía, el australiano William Neil McKie, fue el director musical de la boda.

McKie compuso un motete (una composición musical vocal) para la ocasión: "Esperamos tu amorosa bondad, oh Dios".. El salmo 67 ("Dios, sé propicio a nosotros y bendícenos") fue cantado en un escenario por Sir Edward Cuthbert Bairstow, un organista y compositor inglés.

El himno de la boda fue "Bendito sea el Dios y Padre de Nuestro Señor Jesucristo" por Samuel Sebastian Wesley.

Carlos y Diana

El nerviosismo del día de la boda puede sucederle a cualquiera, incluso a la futura Princesa de Gales. De pie frente al altar en la Catedral de San Pablo frente a todas esas personas parece una razón más que suficiente para que Diana confundiera el nombre del Príncipe Carlos, refiriéndose a él como "Philip Charles" en lugar de "Charles Philip".

Fueron necesarios 15 ajustes para que el vestido de Diana encajara para el gran día. Al final, sus diseñadores, Elizabeth y David Emanuel, dijeron que tuvieron que coserla en el vestido debido a su drástica pérdida de peso desde su ajuste inicial. Diana había dejado de tener una cintura de 29 pulgadas a una pequeña de 23.5 pulgadas. "Cada vez que acudía a una prueba, había perdido más peso", señaló Elizabeth Emmanuel a Express.co.uk. "Nos pusimos los nervios de punta, pero nos hizo increíblemente difícil seguir con la fabricación del vestido. Tuvimos que seguir tomando el corpiño y cambiar el patrón. Lo último que queríamos era hacerlo con seda , entonces tienes que jugar con eso ".

De cuento de hadas: conoce las invitaciones para la boda del príncipe Enrique y Meghan Markle

El encaje en el vestido de Diana no era solo viejo, era realmente muy viejo. Procedente de restos de antigüedades comprados en una subasta por sus diseñadores de vestuario, Doyouremember.com dice que los expertos en tejidos lo identificaron como encaje de Carrickmacross en el corpiño de un vestido de antaño, desde el día de la reina María. A pesar de que el encaje antiguo podría no ser tu estilo, consulta estos consejos de moda de la Princesa Di.

Hubo 27 pasteles de boda para celebrar las nupcias de Carlos y Diana, pero fue la tarta de 5 pies de altura creada por las Fuerzas Armadas Navales que Carlos cortó con una espada ceremonial. Además del glaseado habitual, Brides.com informa que el pastel estaba decorado con el escudo de armas del Príncipe heredero, el emblema de la familia Spencer, las iniciales "C" y "D", y coronado con flores que incluyen rosas, lirios del valle y orquídeas.

Cuando Diana rompió la tradición al no incluir "obedecer" en sus votos matrimoniales, ella y Carlos se convirtieron en la primera pareja real británica en deshacerse de las instrucciones anticuadas, según History.com. Sin embargo, Diana no varió mucho de la tradición prometiendo "amarlo, consolarlo, honrarlo y mantenerlo enfermo y saludable", dice Brides.com. Pero aquí hay otra tradición que puede romperse cuando el príncipe Harry y su futura esposa caminan por el pasillo.

Antes de que Diana y Carlos se casaron en 1981, un ciudadano británico no se había casado con un heredero al trono desde 1660, dice History.com. Esta novia de 1660 era una verdadera plebeya, aunque una con un secreto escandaloso. Una ex dama de honor, Anne Hyde, terminó casándose con el futuro rey Jaime II porque estaba embarazada de siete meses de su hijo.

Tristemente, Anne nunca se convertiría en reina, muriendo a los 30 años. Sin embargo, ella no debía ser la última plebeya, ni mucho menos. La novia del Príncipe William, la ahora duquesa de Cambridge, Kate Middleton, también era una plebeya.

Es tradición. Recitas tus votos matrimoniales y sellas tu amor con un beso. Tal vez, prefigurando la angustia futura, History.com nos recuerda que el príncipe Carlos se olvidó del beso trascendental para sellar el trato con su nueva novia. Para compensarlo, la novia y el novio se besuquearon en un balcón en las afueras del Palacio de Buckingham para que todos lo vean, comenzando una nueva tradición que el Duque y la Duquesa de Cambridge emularon el día de su boda, señala ABC News.

Guillermo y Kate

La boda del Príncipe Guillermo y Kate Middleton tuvo lugar el 29 de abril de 2011 en la Abadía de Westminster en Londres, Reino Unido. El novio, el príncipe Guillermo, es el segundo en la línea de sucesión al trono británico. La novia, Kate Middleton, había sido su novia desde 2003 con una interrupción de 6 meses.

El Decano de Westminster, John Hall, presidió el servicio; el arzobispo de Canterbury, Rowan Williams, dirigió el matrimonio; Richard Chartres, el obispo de Londres, predicó el sermón; y una lectura fue dada por el hermano de la novia, James. El mejor hombre de William era su hermano, el Príncipe Harry, mientras que la hermana de la novia, Pippa, era la dama de honor

Según Vogue.es “La novia llegaba puntual a Westminster con un impresionante vestido de Sarah Burton, directora creativa de Alexander McQueen, de inspiración clásica, con mangas de encaje de la escuela de encaje de Londres y una larga cola. La tiara fue un regalo de Jorge VI a la Reina Madre, bisabuela del novio.

Su hermana Pippa también llevaba un vestido de la diseñadora británica, en blanco, y de estilo Belle Époque. El novio, por su parte, llegaba acompañado de su hermano Harry luciendo un impecable uniforme de gala.

Desde primera hora de la mañana, la abadía se ha convertido en punto de encuentro de familia, amigos, jefes de Estado y de Gobierno, miembros de la realeza de todo el mundo -como Alberto de Mónaco y su prometida, Charlene Wittstock, de Armani Privé; o Victoria de Suecia, de naranja energy- y personalidades como David y Victoria Beckham -espectacular con un diseño azul noche de su propia firma y unos Louboutin de impacto-, Guy Ritchie y Elthon John.”

Es muy emocionante ver cómo una pareja –en este caso real- se enamora y se casa. Se hacen un equipo y forman una familia. Hace 70 años y medio la princesa heredera Isabel Alexandra María, después de estar comprometida en secreto con Felipe Mountbatten, quién renunció a sus derechos al trono de Grecia y a su título de príncipe se casaron.

Isabel y Felipe

Casi 71 años donde Isabel reina desde 1952, y su esposo, el duque de Edimburgo, formaron una gran familia: tres hijos, una hija, 8 nietos, 6 bisnietos y otro que viene en camino.

¿Dónde ver la boda real del príncipe Harry y Meghan Markle?

Su boda fue el 20 de noviembre de 1947. El rey Jorge VI entregó a la novia, su heredera al novio, quien es nieto de reyes y sobrino y primo. El novio, Felipe Mountbatten, fue acompañado al altar por su padrino.

La boda se efectuó dos años después del término de la segunda guerra mundial. Tras eso, Inglaterra se levantó poco a poco y el día de la boda, Reino Unido estaba esperanzado en un mejor futuro con los recién casados.

La novia, fue acompañada por su padre desde el palacio de Buckingham en un landó cubierto hacia la abadía de Wetminster donde años después sería coronada la actual reina, en medio de una enorme multitud que vitoreaba a la novia como a la salida de la ceremonia, ya los novios juntos y quienes se subieron al landó cubierto.

La boda tuvo lugar solo cuatro meses después del compromiso, a las 10.30 de la madrugada del 20 de noviembre de 1947 en la Abadía de Westminster.

El 26 de abril de 1923, los padres de la Reina, el Rey Jorge VI y la Reina Isabel (entonces el Duque y la Duquesa de York) también se casaron en la Abadía.

La Reina (entonces Princesa Isabel) fue el décimo miembro de la Familia Real en casarse en la Abadía de Westminster.

La primera boda real que tuvo lugar en la abadía fue el 11 de noviembre de 1100, cuando el rey Enrique I se casó con la princesa Matilda de Escocia.

Antes de la boda, el Príncipe Felipe fue creado como el Duque de Edimburgo, el Conde de Merioneth y el Barón Greenwich de Greenwich en el Condado de Londres.

Junto con su padre, Jorge VI, la Princesa Isabel llegó a la Abadía en el Coach Estatal de Irlanda.

La princesa Isabel tuvo ocho damas de honor: SAR La princesa Margarita, SAR La princesa Alexandra de Kent, Lady Caroline Montagu-Douglas-Scott, Lady Mary Cambridge, Hon. Pamela Mountbatten, The Hon. Margaret Elpinstone y Diana Bowes-Lyon.

El Príncipe William de Gloucester y el Príncipe Michael de Kent sirvieron como chicos de la página.

El mejor hombre del duque de Edimburgo fue David Mountbatten, el marqués de Milford Haven.

2,000 invitados fueron invitados a la ceremonia.

Varios royals extranjeros asistieron a la boda, incluso; El Rey de Iraq, la Princesa Juliana y el Príncipe Bernhard de los Países Bajos y El Gran Duque heredero de Luxemburgo y la Princesa Isabel de Luxemburgo.

La ceremonia de la boda fue oficiada por el arzobispo de Canterbury, Geoffrey Fisher, y el arzobispo de York, Cyril Garbett.

Fue grabada y transmitida por BBC Radio a 200 millones de personas en todo el mundo. El organista y Maestro de los Coristas en la Abadía, el australiano William Neil McKie, fue el director musical de la boda.

McKie compuso un motete (una composición musical vocal) para la ocasión: "Esperamos tu amorosa bondad, oh Dios".. El salmo 67 ("Dios, sé propicio a nosotros y bendícenos") fue cantado en un escenario por Sir Edward Cuthbert Bairstow, un organista y compositor inglés.

El himno de la boda fue "Bendito sea el Dios y Padre de Nuestro Señor Jesucristo" por Samuel Sebastian Wesley.

Carlos y Diana

El nerviosismo del día de la boda puede sucederle a cualquiera, incluso a la futura Princesa de Gales. De pie frente al altar en la Catedral de San Pablo frente a todas esas personas parece una razón más que suficiente para que Diana confundiera el nombre del Príncipe Carlos, refiriéndose a él como "Philip Charles" en lugar de "Charles Philip".

Fueron necesarios 15 ajustes para que el vestido de Diana encajara para el gran día. Al final, sus diseñadores, Elizabeth y David Emanuel, dijeron que tuvieron que coserla en el vestido debido a su drástica pérdida de peso desde su ajuste inicial. Diana había dejado de tener una cintura de 29 pulgadas a una pequeña de 23.5 pulgadas. "Cada vez que acudía a una prueba, había perdido más peso", señaló Elizabeth Emmanuel a Express.co.uk. "Nos pusimos los nervios de punta, pero nos hizo increíblemente difícil seguir con la fabricación del vestido. Tuvimos que seguir tomando el corpiño y cambiar el patrón. Lo último que queríamos era hacerlo con seda , entonces tienes que jugar con eso ".

De cuento de hadas: conoce las invitaciones para la boda del príncipe Enrique y Meghan Markle

El encaje en el vestido de Diana no era solo viejo, era realmente muy viejo. Procedente de restos de antigüedades comprados en una subasta por sus diseñadores de vestuario, Doyouremember.com dice que los expertos en tejidos lo identificaron como encaje de Carrickmacross en el corpiño de un vestido de antaño, desde el día de la reina María. A pesar de que el encaje antiguo podría no ser tu estilo, consulta estos consejos de moda de la Princesa Di.

Hubo 27 pasteles de boda para celebrar las nupcias de Carlos y Diana, pero fue la tarta de 5 pies de altura creada por las Fuerzas Armadas Navales que Carlos cortó con una espada ceremonial. Además del glaseado habitual, Brides.com informa que el pastel estaba decorado con el escudo de armas del Príncipe heredero, el emblema de la familia Spencer, las iniciales "C" y "D", y coronado con flores que incluyen rosas, lirios del valle y orquídeas.

Cuando Diana rompió la tradición al no incluir "obedecer" en sus votos matrimoniales, ella y Carlos se convirtieron en la primera pareja real británica en deshacerse de las instrucciones anticuadas, según History.com. Sin embargo, Diana no varió mucho de la tradición prometiendo "amarlo, consolarlo, honrarlo y mantenerlo enfermo y saludable", dice Brides.com. Pero aquí hay otra tradición que puede romperse cuando el príncipe Harry y su futura esposa caminan por el pasillo.

Antes de que Diana y Carlos se casaron en 1981, un ciudadano británico no se había casado con un heredero al trono desde 1660, dice History.com. Esta novia de 1660 era una verdadera plebeya, aunque una con un secreto escandaloso. Una ex dama de honor, Anne Hyde, terminó casándose con el futuro rey Jaime II porque estaba embarazada de siete meses de su hijo.

Tristemente, Anne nunca se convertiría en reina, muriendo a los 30 años. Sin embargo, ella no debía ser la última plebeya, ni mucho menos. La novia del Príncipe William, la ahora duquesa de Cambridge, Kate Middleton, también era una plebeya.

Es tradición. Recitas tus votos matrimoniales y sellas tu amor con un beso. Tal vez, prefigurando la angustia futura, History.com nos recuerda que el príncipe Carlos se olvidó del beso trascendental para sellar el trato con su nueva novia. Para compensarlo, la novia y el novio se besuquearon en un balcón en las afueras del Palacio de Buckingham para que todos lo vean, comenzando una nueva tradición que el Duque y la Duquesa de Cambridge emularon el día de su boda, señala ABC News.

Guillermo y Kate

La boda del Príncipe Guillermo y Kate Middleton tuvo lugar el 29 de abril de 2011 en la Abadía de Westminster en Londres, Reino Unido. El novio, el príncipe Guillermo, es el segundo en la línea de sucesión al trono británico. La novia, Kate Middleton, había sido su novia desde 2003 con una interrupción de 6 meses.

El Decano de Westminster, John Hall, presidió el servicio; el arzobispo de Canterbury, Rowan Williams, dirigió el matrimonio; Richard Chartres, el obispo de Londres, predicó el sermón; y una lectura fue dada por el hermano de la novia, James. El mejor hombre de William era su hermano, el Príncipe Harry, mientras que la hermana de la novia, Pippa, era la dama de honor

Según Vogue.es “La novia llegaba puntual a Westminster con un impresionante vestido de Sarah Burton, directora creativa de Alexander McQueen, de inspiración clásica, con mangas de encaje de la escuela de encaje de Londres y una larga cola. La tiara fue un regalo de Jorge VI a la Reina Madre, bisabuela del novio.

Su hermana Pippa también llevaba un vestido de la diseñadora británica, en blanco, y de estilo Belle Époque. El novio, por su parte, llegaba acompañado de su hermano Harry luciendo un impecable uniforme de gala.

Desde primera hora de la mañana, la abadía se ha convertido en punto de encuentro de familia, amigos, jefes de Estado y de Gobierno, miembros de la realeza de todo el mundo -como Alberto de Mónaco y su prometida, Charlene Wittstock, de Armani Privé; o Victoria de Suecia, de naranja energy- y personalidades como David y Victoria Beckham -espectacular con un diseño azul noche de su propia firma y unos Louboutin de impacto-, Guy Ritchie y Elthon John.”

Policiaca

Va a juicio la que robó en un templo

Fue detenida el pasado 9 de julio al interior de la iglesia del Señor de los Rayos, ubicada en el barrio de Guadalupe, donde encerró en un closet a la encargada

Local

Urge definir nueva política económica

Se tienen graves consecuencias como resultado de los lineamientos marcados por el nuevo Gobierno federal, señala el diputado Antonio Ortega

Local

Piden serenidad; no hay divisionismo

Panistas deben comprender que el adversario está en Morena

Local

Sí regula SCT a los charters

El problema son propietarios de camiones viejos que los rentan por su cuenta

Deportes

Esta tarde en Jesús María: Macías, Lorite y Nicolás

La tercia torera iberomexicana habrá de lidiar un bien puesto encierro de la dehesa de Corlomé

Deportes

Listo el cartel para Tetepango

En el cartel están entonces los espadas, el neoleonés Juan Antonio Adame, el potosino Fermín Rivera y el portugués Joaquim Ribeiro “Cuqui”

Deportes

Alcaldesa Iris Martínez, inauguró Nacional

13 equipos participan, representando a nueve estados

Local

Pronto volverá el Hombre a la Luna

Por cada dólar que se invierte en la NASA, el Gobierno federal recibe en impuestos más de siete dólares por comercialización de tecnologías

Sociedad

En reunión con Pompeo, Ebrard pedirá a EU cumpla con acuerdos

Ebrard Casaubón comentó que el mejor ejemplo de cómo se combate la migración es generando empleo y desarrollo