/ viernes 5 de agosto de 2022

Café Fausto | Teresa Leal: Ensueño y belleza en la pintura

Su pasión es sin duda la pintura, es su vida y su manera de mostrar la realidad a través de la belleza de las imágenes y es su personal manera de interpretarla. A Teresa Leal la conocí hace un par de años gracias a una amiga común, su trato es amable, ella es generosa y discreta. Tuve la oportunidad de conocer su casa que toda ella es una galería en la que está expuesta su obra para ser mostrada y para que, quien se encuentre interesado, pueda adquirir alguna de las piezas.

En una breve conversación en su hogar me comentó que “no puede dejar de pintar”, es su vocación y eso mismo me lo han dicho amigos que la conocen y saben de su constancia en el complicado camino de la creación artística.

Originaria de Monterrey, reside desde hace varios años en Aguascalientes donde se ha dedicado a impartir clases de pintura en diferentes instituciones, especialmente en la Universidad Politécnica de Aguascalientes (UPA).

En su camino de preparación como artista plástica ha realizado estudios de dibujo y pintura en el Centro Cultural “Los Arquitos”, como también de grabado en el Museo José Guadalupe Posada y en el Centro de Investigación Gráfica “El Obraje”. Teresa Leal aborda su obra a través de la acuarela y el óleo cómo técnicas el grabado y el dibujo.

Sin embargo, al ver su obra, podemos observar cómo su crecimiento constante ha sido a través del aprendizaje autodidacta, el reconocimiento y exploración en la obra de los pintores clásicos para comprender su estilo y técnica, así como en la experimentación para consolidar su estilo, su discurso propio como también en pintar no solamente en lienzos, sino sobre los más variados objetos en los que sea posible recrear la realidad, logrando así una manera propia, una estética, una atmósfera propia en la que sus personajes están plenos de movimiento, color y una sensación de vitalidad, verosimilitud en la fantasía que literalmente invade el marco de sus cuadros.

En su obra resaltan las mujeres robustas, las líneas curvas, la belleza desde lo onírico que anda a través de espacios aparentemente cotidianos, es la fantasía verosímil desde un mundo propio en el que todo es posible, siempre procurando dar testimonio de la belleza y el agrado a la vista como un canto positivo a nuestras vidas.

Mi amiga Teresa Leal navega a través de su pincel sobre lienzos, jarrones, sillas, mesas, abanicos, todo es posible volver color y formas en un estilo en el que siempre ha buscado el arte figurativo, como una manera de compartir historias y emociones.

Luego de conversar brevemente con ella en la estancia de su casa caminamos observando su obra plena de magia, por su capacidad de resolver mundos propios, personajes y formas bien logradas en esas ventanas a través de las que miramos indiscretos.

En la obra de Teresa Leal los marcos también son parte de la obra como un elemento que permite desbordar ese mundo al exterior y contagiar en el espectador de la atmósfera que transmite en cada pieza.

Al andar por su casa- galería disfrutamos de piezas como “El jardín de la ausencia” en la que una sirena a la orilla de un río mira a un ave navegando sobre una balsa, en la pieza “Cuando te invade la noche”, la nocturnidad convertida en mujer rompe las rejas de una celda y ata a un cautivo de aspecto felino que tiene un corazón entre las manos. Es un deleite admirar “En busca de un amor” en el que una sirena con una diana en el pecho permite que un cupido le dirija una flecha.

Dentro de la misma galería está “Entrando el día” que en colores guindas y celestes, enmarcado con rosales una mujer recibe a la mañana sentada en una luna.

A lo largo de su extensa trayectoria de la que podemos ver una artista madura en su formación ha expuesto de manera individual y colectiva en los más diversos espacios como el Teatro de los Héroes y Museo del Chamizal en Chihuahua, Casa de la Cultura de Lagos de Moreno, Embajada de México en Hong Kong, Galería “Charles Hewitt” de Sídney, Australia, Centro Cultural “Los Arquitos”, Casa Jesús Terán, Universidad Panamericana, Museo “José Guadalupe Posada”, en Aguascalientes, Casa de la Cultura del Valle de Zamora, Michoacán y Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo en Michoacán, entre otros sitios.

Incansable en su trabajo artístico cotidiano, Teresa Leal acaba de culminar una serie de casi treinta piezas en las que hace una interpretación propia de cada uno de los arcanos mayores del tarot a los que tal vez sumará otras obras más sobre el tema relacionado y poemas de algunos de los escritores de la región. Será un goce verlos en los muros de alguna sala de exposición.

La obra de Teresa Leal puede ser conocida y obtener mayor información sobre ella a través de su página en la internet www.tereleal.com en la que están sus datos de contacto para todos los interesados en acercarse a su trabajo o adquirir alguno de sus cuadros.

Recomiendo visiten, conozcan y exploren la obra de Teresa Leal que nos da la oportunidad de andar por su propuesta artística que es sin duda un mundo diferente, bello y propio, que en el fondo y aunque nos sorprenda, es la realidad misma.

Su pasión es sin duda la pintura, es su vida y su manera de mostrar la realidad a través de la belleza de las imágenes y es su personal manera de interpretarla. A Teresa Leal la conocí hace un par de años gracias a una amiga común, su trato es amable, ella es generosa y discreta. Tuve la oportunidad de conocer su casa que toda ella es una galería en la que está expuesta su obra para ser mostrada y para que, quien se encuentre interesado, pueda adquirir alguna de las piezas.

En una breve conversación en su hogar me comentó que “no puede dejar de pintar”, es su vocación y eso mismo me lo han dicho amigos que la conocen y saben de su constancia en el complicado camino de la creación artística.

Originaria de Monterrey, reside desde hace varios años en Aguascalientes donde se ha dedicado a impartir clases de pintura en diferentes instituciones, especialmente en la Universidad Politécnica de Aguascalientes (UPA).

En su camino de preparación como artista plástica ha realizado estudios de dibujo y pintura en el Centro Cultural “Los Arquitos”, como también de grabado en el Museo José Guadalupe Posada y en el Centro de Investigación Gráfica “El Obraje”. Teresa Leal aborda su obra a través de la acuarela y el óleo cómo técnicas el grabado y el dibujo.

Sin embargo, al ver su obra, podemos observar cómo su crecimiento constante ha sido a través del aprendizaje autodidacta, el reconocimiento y exploración en la obra de los pintores clásicos para comprender su estilo y técnica, así como en la experimentación para consolidar su estilo, su discurso propio como también en pintar no solamente en lienzos, sino sobre los más variados objetos en los que sea posible recrear la realidad, logrando así una manera propia, una estética, una atmósfera propia en la que sus personajes están plenos de movimiento, color y una sensación de vitalidad, verosimilitud en la fantasía que literalmente invade el marco de sus cuadros.

En su obra resaltan las mujeres robustas, las líneas curvas, la belleza desde lo onírico que anda a través de espacios aparentemente cotidianos, es la fantasía verosímil desde un mundo propio en el que todo es posible, siempre procurando dar testimonio de la belleza y el agrado a la vista como un canto positivo a nuestras vidas.

Mi amiga Teresa Leal navega a través de su pincel sobre lienzos, jarrones, sillas, mesas, abanicos, todo es posible volver color y formas en un estilo en el que siempre ha buscado el arte figurativo, como una manera de compartir historias y emociones.

Luego de conversar brevemente con ella en la estancia de su casa caminamos observando su obra plena de magia, por su capacidad de resolver mundos propios, personajes y formas bien logradas en esas ventanas a través de las que miramos indiscretos.

En la obra de Teresa Leal los marcos también son parte de la obra como un elemento que permite desbordar ese mundo al exterior y contagiar en el espectador de la atmósfera que transmite en cada pieza.

Al andar por su casa- galería disfrutamos de piezas como “El jardín de la ausencia” en la que una sirena a la orilla de un río mira a un ave navegando sobre una balsa, en la pieza “Cuando te invade la noche”, la nocturnidad convertida en mujer rompe las rejas de una celda y ata a un cautivo de aspecto felino que tiene un corazón entre las manos. Es un deleite admirar “En busca de un amor” en el que una sirena con una diana en el pecho permite que un cupido le dirija una flecha.

Dentro de la misma galería está “Entrando el día” que en colores guindas y celestes, enmarcado con rosales una mujer recibe a la mañana sentada en una luna.

A lo largo de su extensa trayectoria de la que podemos ver una artista madura en su formación ha expuesto de manera individual y colectiva en los más diversos espacios como el Teatro de los Héroes y Museo del Chamizal en Chihuahua, Casa de la Cultura de Lagos de Moreno, Embajada de México en Hong Kong, Galería “Charles Hewitt” de Sídney, Australia, Centro Cultural “Los Arquitos”, Casa Jesús Terán, Universidad Panamericana, Museo “José Guadalupe Posada”, en Aguascalientes, Casa de la Cultura del Valle de Zamora, Michoacán y Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo en Michoacán, entre otros sitios.

Incansable en su trabajo artístico cotidiano, Teresa Leal acaba de culminar una serie de casi treinta piezas en las que hace una interpretación propia de cada uno de los arcanos mayores del tarot a los que tal vez sumará otras obras más sobre el tema relacionado y poemas de algunos de los escritores de la región. Será un goce verlos en los muros de alguna sala de exposición.

La obra de Teresa Leal puede ser conocida y obtener mayor información sobre ella a través de su página en la internet www.tereleal.com en la que están sus datos de contacto para todos los interesados en acercarse a su trabajo o adquirir alguno de sus cuadros.

Recomiendo visiten, conozcan y exploren la obra de Teresa Leal que nos da la oportunidad de andar por su propuesta artística que es sin duda un mundo diferente, bello y propio, que en el fondo y aunque nos sorprenda, es la realidad misma.