/ viernes 25 de marzo de 2022

Café Fausto | Los 100 años de Desiderio Macías Silva

Eran los años finales de la década de los ochenta y comienzos de los noventa. Sabíamos que el punto de reunión natural era la entonces existente cafetería del Excélsior en el Parián, la cita era de las 13:30 horas a las 15:00 horas para conversar y beber café. Ahí nos encontrábamos los amigos del café antes de irnos a comer o a seguir nuestros asuntos.

El grupo de amigos era relativamente constante, aunque a veces cambiaban los rostros dependiendo de las obligaciones cotidianas, pero regularmente ahí asistía el poeta Desiderio Macías Silva a quien recuerdo siempre sonriente y dispuesto a platicar y bromear de los más diversos temas, desde esos años tuve el privilegio de tratarlo, y conversar frecuentemente con el Maestro que en este año cumple el primer centenario de su nacimiento.

Eran los años en que yo estudiaba la licenciatura en Medios Masivos de Comunicación en la Universidad Autónoma de Aguascalientes (UAA) y trabajaba como reportero radiofónico, después de entregar mis notas periodísticas y antes de ir a clases iba a esa mesa en la que nos encontrábamos con Desiderio Macías, amigos como el poeta Juan Pablo de Ávila, el escritor y periodista José Luis Engel, la periodista Leticia López, el maestro Salvador Gallardo Topete, el abogado Jesús Eduardo Martín Jáuregui, entre otros muchos más que hablábamos de literatura, política y de la Universidad. Tal vez me equivoco, pero en más de una ocasión si estaba en la ciudad el Maestro Víctor Sandoval llegó a esa mesa invitado por Desiderio, aunque nunca faltaba a su cita en el Café Fausto o “Café de Andrea” por las tardes en el Hotel Francia.

En esas reuniones, a veces Macías Silva nos compartía sus poemas recientemente publicados, generoso, alguna vez me hizo comentarios sobre un poema inédito que le mostraba. Escucharlo era, en más de una vez, una cátedra de griego y de latín.

Médico cirujano de profesión, Desiderio Macías Silva nació el 31 de marzo de 1922 en el municipio de Asientos, mientras estudiaba medicina participó dentro de la Asociación Cultural Netzahualcóyotl, ahí mismo publicó poemas en la revista Espiral, ya en Aguascalientes fue parte del grupo Paralelo, obtuvo el premio de los Juegos Florales y en 1972 el Premio Nacional de Poesía Aguascalientes por su libro “Ascuario”. Autor del lema "Se lumen proferre" (Proyectarse en luz) de la UAA en donde dirigió la revista “Voz Universitaria”, el Maestro falleció el 10 de febrero de 1995.

Hace unas semanas, mi amigo, el poeta Joaquín Chávez junto con mi amiga la historiadora Dolores García- Pimentel me invitó a participar en el Comité Organizador para el homenaje a Macías Silva en el primer centenario de su natalicio y por supuesto acepté.

Coincido con mi amiga, la poeta Martha Lilia Sandoval a quien afectuosamente le digo que es “mi vecina de al lado” pues compartimos plana con nuestras columnas en este diario, sobre la importancia de homenajear a Macías Silva y lo significativo que este esfuerzo sea a partir de amigos, lectores y admiradores del autor de “Ascuario” pues es un logro de organización gracias a la iniciativa de Joaquín Chávez a quien felicito por encabezar este reto. Tal vez por esta importancia en el tema es que en este día los dos comentemos sobre el merecido homenaje.

De acuerdo al programa del homenaje, las actividades iniciarán el jueves 30 de marzo en el Archivo Histórico del Estado a las 12:00 horas con la apertura de la exposición literario- fotográfica en la que se mostrarán algunos de los ejemplares de la obra publicada por el poeta, su máquina de escribir, una Remington 16 del año 1936, documentos referentes a su trayectoria como catedrático, entre otros. En la exposición que estará abierta al público hasta el 1 de abril también se contará con una muestra fotográfica con la participación de Manuel Aréchiga, Ladislao Juárez Navarro y Guillermo Saucedo, miembros del Colectivo Fotográfico Visor Directo.

El jueves 31 de marzo a las 12:00 horas se llevará a cabo la develación de una placa en la casa en la que vivió sus últimos años, ubicada en la calle Manuel M. Ponce número 506 en el Barrio de San Marcos y a las 18:00 horas en el Archivo Histórico del Estado se llevará a cabo un conversatorio sobre su vida y obra con la participación de Rosa Luz de Luna quien comentará sobre el homenajeado como poeta, Jesús Eduardo Martín Jáuregui como el amigo, Alfonso Pérez Romo respecto a su faceta como médico y catedrático y su hija Miriam Macías como el hombre de familia.

Posteriormente, el viernes 1 de abril a las 18:00 horas se realizará en la sede del CIELA- Fraguas el recital musical a cargo de Ladislao Juárez y Agustín López Velarde y la lectura del poemario “Ascuario” en el cincuenta aniversario de la obtención del Premio de Poesía Aguascalientes.

Por último, el sábado 2 de abril en Asientos, a las 13:00 horas se llevará a cabo la develación de la placa en la casa en la que vivió sus primeros años y a las 13:30 horas en la Casa de la Cultura será el recital musical a cargo de Ladislao Juárez y la lectura pública del poemario “Ascuario”.

Recordar al Maestro Desiderio y a su obra nos da la oportunidad también de reconocer su legado y de alguna manera reconocernos a través de sus poemas, por eso recomiendo e invito a que asistan a estas actividades programadas, pero sobre todo sugiero que leamos sus poemas.

Eran los años finales de la década de los ochenta y comienzos de los noventa. Sabíamos que el punto de reunión natural era la entonces existente cafetería del Excélsior en el Parián, la cita era de las 13:30 horas a las 15:00 horas para conversar y beber café. Ahí nos encontrábamos los amigos del café antes de irnos a comer o a seguir nuestros asuntos.

El grupo de amigos era relativamente constante, aunque a veces cambiaban los rostros dependiendo de las obligaciones cotidianas, pero regularmente ahí asistía el poeta Desiderio Macías Silva a quien recuerdo siempre sonriente y dispuesto a platicar y bromear de los más diversos temas, desde esos años tuve el privilegio de tratarlo, y conversar frecuentemente con el Maestro que en este año cumple el primer centenario de su nacimiento.

Eran los años en que yo estudiaba la licenciatura en Medios Masivos de Comunicación en la Universidad Autónoma de Aguascalientes (UAA) y trabajaba como reportero radiofónico, después de entregar mis notas periodísticas y antes de ir a clases iba a esa mesa en la que nos encontrábamos con Desiderio Macías, amigos como el poeta Juan Pablo de Ávila, el escritor y periodista José Luis Engel, la periodista Leticia López, el maestro Salvador Gallardo Topete, el abogado Jesús Eduardo Martín Jáuregui, entre otros muchos más que hablábamos de literatura, política y de la Universidad. Tal vez me equivoco, pero en más de una ocasión si estaba en la ciudad el Maestro Víctor Sandoval llegó a esa mesa invitado por Desiderio, aunque nunca faltaba a su cita en el Café Fausto o “Café de Andrea” por las tardes en el Hotel Francia.

En esas reuniones, a veces Macías Silva nos compartía sus poemas recientemente publicados, generoso, alguna vez me hizo comentarios sobre un poema inédito que le mostraba. Escucharlo era, en más de una vez, una cátedra de griego y de latín.

Médico cirujano de profesión, Desiderio Macías Silva nació el 31 de marzo de 1922 en el municipio de Asientos, mientras estudiaba medicina participó dentro de la Asociación Cultural Netzahualcóyotl, ahí mismo publicó poemas en la revista Espiral, ya en Aguascalientes fue parte del grupo Paralelo, obtuvo el premio de los Juegos Florales y en 1972 el Premio Nacional de Poesía Aguascalientes por su libro “Ascuario”. Autor del lema "Se lumen proferre" (Proyectarse en luz) de la UAA en donde dirigió la revista “Voz Universitaria”, el Maestro falleció el 10 de febrero de 1995.

Hace unas semanas, mi amigo, el poeta Joaquín Chávez junto con mi amiga la historiadora Dolores García- Pimentel me invitó a participar en el Comité Organizador para el homenaje a Macías Silva en el primer centenario de su natalicio y por supuesto acepté.

Coincido con mi amiga, la poeta Martha Lilia Sandoval a quien afectuosamente le digo que es “mi vecina de al lado” pues compartimos plana con nuestras columnas en este diario, sobre la importancia de homenajear a Macías Silva y lo significativo que este esfuerzo sea a partir de amigos, lectores y admiradores del autor de “Ascuario” pues es un logro de organización gracias a la iniciativa de Joaquín Chávez a quien felicito por encabezar este reto. Tal vez por esta importancia en el tema es que en este día los dos comentemos sobre el merecido homenaje.

De acuerdo al programa del homenaje, las actividades iniciarán el jueves 30 de marzo en el Archivo Histórico del Estado a las 12:00 horas con la apertura de la exposición literario- fotográfica en la que se mostrarán algunos de los ejemplares de la obra publicada por el poeta, su máquina de escribir, una Remington 16 del año 1936, documentos referentes a su trayectoria como catedrático, entre otros. En la exposición que estará abierta al público hasta el 1 de abril también se contará con una muestra fotográfica con la participación de Manuel Aréchiga, Ladislao Juárez Navarro y Guillermo Saucedo, miembros del Colectivo Fotográfico Visor Directo.

El jueves 31 de marzo a las 12:00 horas se llevará a cabo la develación de una placa en la casa en la que vivió sus últimos años, ubicada en la calle Manuel M. Ponce número 506 en el Barrio de San Marcos y a las 18:00 horas en el Archivo Histórico del Estado se llevará a cabo un conversatorio sobre su vida y obra con la participación de Rosa Luz de Luna quien comentará sobre el homenajeado como poeta, Jesús Eduardo Martín Jáuregui como el amigo, Alfonso Pérez Romo respecto a su faceta como médico y catedrático y su hija Miriam Macías como el hombre de familia.

Posteriormente, el viernes 1 de abril a las 18:00 horas se realizará en la sede del CIELA- Fraguas el recital musical a cargo de Ladislao Juárez y Agustín López Velarde y la lectura del poemario “Ascuario” en el cincuenta aniversario de la obtención del Premio de Poesía Aguascalientes.

Por último, el sábado 2 de abril en Asientos, a las 13:00 horas se llevará a cabo la develación de la placa en la casa en la que vivió sus primeros años y a las 13:30 horas en la Casa de la Cultura será el recital musical a cargo de Ladislao Juárez y la lectura pública del poemario “Ascuario”.

Recordar al Maestro Desiderio y a su obra nos da la oportunidad también de reconocer su legado y de alguna manera reconocernos a través de sus poemas, por eso recomiendo e invito a que asistan a estas actividades programadas, pero sobre todo sugiero que leamos sus poemas.