/ viernes 20 de mayo de 2022

Café Fausto | Gabo en Aguascalientes por Rafael Darío Jiménez

Mi amigo, el poeta colombiano Rafael Darío Jiménez, vendrá este martes 24 de mayo a las 18:30 horas en la Librería de Los Escritores con domicilio en Madero 349 de esta ciudad a dictar la conferencia “La Casa Museo Gabriel García Márquez. Infancia y juventud del Nobel” con entrada libre para todo público. Vale la pena compartirles que esto no comenzó aquí, con los días previos a la realización del evento, sino que es de hace doce años en una estropeada carretera de la costa de Colombia sumidos en un bochorno primaveral endemoniado.

Lo que más recuerdo de esos días era que había un calor que derretía los sesos. En marzo de 2010 el Caribe colombiano era un enorme horno, y ahí estaba yo, montado en un taxi colectivo totalmente lleno de pasajeros en camino desde Barranquilla hasta Aracataca, pasando por los legendarios paisajes de casas sobre el agua de la Ciénega, escuchando vallenatos de amores contrariados en un estéreo más ruidoso que nuevo.

Llegué a Aracataca y me interné en sus calles, mi amiga la poeta samaria Angélica Hoyos Guzmán me había contactado con el escritor Rafael Darío Jiménez, especialista en la vida y obra de Gabriel García Márquez y que después de mil batallas había logrado la creación de la Casa Museo, aunque años atrás la estancia de su hogar ya era un pequeño museo con dos vitrinas dedicadas al Nobel.

Nos presentamos y generoso me dio un recorrido por las calles del lugar, en ese año iba a la mitad de mi Residencia Artística en Colombia, escribía un libro de poemas que ahora se llama “Caribe”, también una antología que ahora se titula “Rostro del mar. 60 poetas del Caribe colombiano” en el que incluí textos de Rafael Darío y recorría la costa en sus pueblos más representativos.

Desde aquella estancia en que Jiménez me mostró los lugares en que nació y creció el Nobel en Aracataca, me orientó para conocer Fundición y Finca Macondo, inició entre ambos una amistad que todavía perdura.

Nacido en Aracataca, Rafael Darío es poeta, narrador, comunicólogo y promotor cultural. Estudió Periodismo en la Universidad Autónoma del Caribe y una especialidad en Gerencia y Gestión Cultural, autor de varios libros abordando la historieta, narrativa, poesía e incursionando en el video documental. Entre sus obras publicadas destacan la novela biográfica “La nostalgia del coronel” sobre la vida del abuelo de García Márquez quien personalmente le autorizó escribir la historia de su ancestro.

También destacan “La Marcha de Hambre”, “La Chula, reina del chandé”, el poemario “La antigua costumbre del amante” de la que me pidió escribir un prólogo, entre otros. Fue precisamente en el año 2016 cuando le entregué mi prólogo cuando Rafael Darío ganó una beca del Ministerio de Cultura de su país para acceder a los archivos personales del Nobel de Aracataca ubicados en la Biblioteca Harry Ransom Center de la Universidad de Texas, para desarrollar el proyecto de investigación “Periodismo y literatura de García Márquez entre Caracas, la revolución cubana y México, 1957-1967”.

En su labor como promotor cultural se destaca haber sido director de la Casa Museo Gabriel García Márquez y la realización de proyectos como la publicación de la antología que realizó bajo el título “Puentes de agua. Colectivo Internacional de Poesía” en el que me invitó a participar con algunos poemas.

En estos años de amistad recuerdo la coincidencia de presentarle a distancia a mi amigo Jorge del Bosque, actor y mimo de origen regiomontano que por muchos años se presentó en las escalinatas del Teatro Juárez en Guanajuato y que en sus última etapa de vida, estando enfermo tuvo una breve estancia en Barranquilla donde pudo conocer y convivir con Rafael Darío.

Ahora Rafael Darío Jiménez vendrá a Aguascalientes a dictar una conferencia luego de que lo invité en su paso por México invitado a asistir en un evento internacional de Escritores y Periodistas en San Gabriel, Jalisco donde se planea crear la Casa Museo Juan Rulfo.

Como lo he expresado Rafael Darío es un conocedor de la vida y obra de Gabriel García Márquez, un promotor cultural que gracias a su tenacidad como la de muchos colombianos logró que se hiciera la Casa Museo del Nobel en su tierra natal. Por eso pienso que vale la pena asistir a la conferencia y escucharlo, conocer su historia, y la de Gabo, intercambiar ideas, opiniones y dudas que es el inicio para romper cualquier cantidad de años, incluso de cien de soledades.

Mi amigo, el poeta colombiano Rafael Darío Jiménez, vendrá este martes 24 de mayo a las 18:30 horas en la Librería de Los Escritores con domicilio en Madero 349 de esta ciudad a dictar la conferencia “La Casa Museo Gabriel García Márquez. Infancia y juventud del Nobel” con entrada libre para todo público. Vale la pena compartirles que esto no comenzó aquí, con los días previos a la realización del evento, sino que es de hace doce años en una estropeada carretera de la costa de Colombia sumidos en un bochorno primaveral endemoniado.

Lo que más recuerdo de esos días era que había un calor que derretía los sesos. En marzo de 2010 el Caribe colombiano era un enorme horno, y ahí estaba yo, montado en un taxi colectivo totalmente lleno de pasajeros en camino desde Barranquilla hasta Aracataca, pasando por los legendarios paisajes de casas sobre el agua de la Ciénega, escuchando vallenatos de amores contrariados en un estéreo más ruidoso que nuevo.

Llegué a Aracataca y me interné en sus calles, mi amiga la poeta samaria Angélica Hoyos Guzmán me había contactado con el escritor Rafael Darío Jiménez, especialista en la vida y obra de Gabriel García Márquez y que después de mil batallas había logrado la creación de la Casa Museo, aunque años atrás la estancia de su hogar ya era un pequeño museo con dos vitrinas dedicadas al Nobel.

Nos presentamos y generoso me dio un recorrido por las calles del lugar, en ese año iba a la mitad de mi Residencia Artística en Colombia, escribía un libro de poemas que ahora se llama “Caribe”, también una antología que ahora se titula “Rostro del mar. 60 poetas del Caribe colombiano” en el que incluí textos de Rafael Darío y recorría la costa en sus pueblos más representativos.

Desde aquella estancia en que Jiménez me mostró los lugares en que nació y creció el Nobel en Aracataca, me orientó para conocer Fundición y Finca Macondo, inició entre ambos una amistad que todavía perdura.

Nacido en Aracataca, Rafael Darío es poeta, narrador, comunicólogo y promotor cultural. Estudió Periodismo en la Universidad Autónoma del Caribe y una especialidad en Gerencia y Gestión Cultural, autor de varios libros abordando la historieta, narrativa, poesía e incursionando en el video documental. Entre sus obras publicadas destacan la novela biográfica “La nostalgia del coronel” sobre la vida del abuelo de García Márquez quien personalmente le autorizó escribir la historia de su ancestro.

También destacan “La Marcha de Hambre”, “La Chula, reina del chandé”, el poemario “La antigua costumbre del amante” de la que me pidió escribir un prólogo, entre otros. Fue precisamente en el año 2016 cuando le entregué mi prólogo cuando Rafael Darío ganó una beca del Ministerio de Cultura de su país para acceder a los archivos personales del Nobel de Aracataca ubicados en la Biblioteca Harry Ransom Center de la Universidad de Texas, para desarrollar el proyecto de investigación “Periodismo y literatura de García Márquez entre Caracas, la revolución cubana y México, 1957-1967”.

En su labor como promotor cultural se destaca haber sido director de la Casa Museo Gabriel García Márquez y la realización de proyectos como la publicación de la antología que realizó bajo el título “Puentes de agua. Colectivo Internacional de Poesía” en el que me invitó a participar con algunos poemas.

En estos años de amistad recuerdo la coincidencia de presentarle a distancia a mi amigo Jorge del Bosque, actor y mimo de origen regiomontano que por muchos años se presentó en las escalinatas del Teatro Juárez en Guanajuato y que en sus última etapa de vida, estando enfermo tuvo una breve estancia en Barranquilla donde pudo conocer y convivir con Rafael Darío.

Ahora Rafael Darío Jiménez vendrá a Aguascalientes a dictar una conferencia luego de que lo invité en su paso por México invitado a asistir en un evento internacional de Escritores y Periodistas en San Gabriel, Jalisco donde se planea crear la Casa Museo Juan Rulfo.

Como lo he expresado Rafael Darío es un conocedor de la vida y obra de Gabriel García Márquez, un promotor cultural que gracias a su tenacidad como la de muchos colombianos logró que se hiciera la Casa Museo del Nobel en su tierra natal. Por eso pienso que vale la pena asistir a la conferencia y escucharlo, conocer su historia, y la de Gabo, intercambiar ideas, opiniones y dudas que es el inicio para romper cualquier cantidad de años, incluso de cien de soledades.